Sin categoría

Cuatro miradas distintas desde la danza sobre Estaciones porteñas, de Astor Piazzolla



El Ballet Folklórico Nacional cierra su temporada 2022 con dos estrenos importantes; nos dedicaremos ahora exclusivamente al primero, que ocupará el escenario del Teatro Cervantes desde este viernes 2 de diciembre hasta el domingo 4 (el segundo estreno es el fin de semana siguiente), y que tiene que ver con la obra de Astor Piazzolla. Será con entrada gratuita.

Entre tiempos con Piazzolla es una obra creada conjuntamente por cuatro coreógrafos: Mariano Balois, Leonardo Cuello, Laura Roatta y Julio Zurita. En realidad, cada uno concibió separadamente una de las cuatro secciones de las Estaciones porteñas de Astor Piazzolla, recurriendo al lenguaje que traen consigo.
Y de la yuxtaposición de estas piezas, unidas por el relato de la música de Piazzolla, nació una obra total.
Vamos por partes: Mariano Balois tiene una formación amplia en tango y folclore y un gran recorrido profesional aquí, y especialmente en el exterior. Formó parte, como intérprete, del Ballet Folklórico Nacional para el que también creó, en 2019, una obra en homenaje a Mariano Mores.

El Otoño de Piazzolla, en la versión del coreógrafo Leonardo Cuello. Foto gentileza Mariano Longo

Leonardo Cuello es un coreógrafo relevante en el paisaje del tango contemporáneo. Dirige su propia compañía, pero también trabajó en otros ámbitos, incluido el Ballet Contemporáneo del San Martín. Creó hace pocos años para el Ballet Folklórico Nacional una obra inspirada en los carnavales de antaño.
Laura Roatta tiene una gran trayectoria en el lenguaje del jazz, la danza contemporánea y el tango escénico. Está al frente de su propia compañía, pero ha trabajado mucho en otros espacios; entre ellos, también con el Ballet Contemporáneo del San Martín.
Julio Zurita es coreógrafo y músico. Inmerso a lo largo del tiempo en muchos proyectos diferentes, se mueve en el mundo del tango; para mencionar un hito, colaboró con Gustavo Santaolalla en el espectáculo Arrabal, premiado por la Asociación de Críticos de la ciudad de Boston.
Primavera
Comencemos por Mariano Balois porque fue con él, de algún modo, que nació Entre tiempos…

El corógrafo Mariano Balois. Foto gentileza Mariano Longo.

Cuenta: “en 2021 Mariano Luraschi, que estaba a cargo del Ballet Folklórico Nacional, me propuso que creara yo solo un homenaje a Piazzolla, o que compartiera con otros tres coreógrafos una obra sobre las Estaciones porteñas”.
La idea no lo convencía del todo. “No me atraía, tengo que ser sincero, trabajar con esta composición. Ya está demasiado transitada, es casi un cliché. Hubiera elegido otras partituras menos conocidas de Piazzolla. Pero después encontré que era muy bueno para el Ballet la experiencia de trabajar con estéticas tan distintas; y para mí, compartir con estos colegas”, define.
Y sigue: «Mi pieza se corresponde con la primavera. No hay un argumento concreto, pero el disparador fue una historia personal que atravesé hace muchos años: me enamoré al mismo tiempo de un hombre y de una mujer. Es lo que traté de llevar a escena: tres facetas de una relación. Hay tres protagonistas y un grupo de bailarines que encarnan los prejuicios que sabemos que tiene una parte de la sociedad».

Primavera, la creación de Mariano Balois para «Entre tiempos con Piazzolla». Foto gentileza Mariano Longo

Y finaliza: «Para los roles principales elegí bailarines que tuvieran entre ellos una cercanía emocional y por lo tanto, física. Me parecía importante para lo que tenían que interpretar”.
Otoño
Leonardo Cuello refleja así su trabajo: “Primero querría decir que desde el inicio supimos que contábamos con la máxima libertad para crear. Es cierto que hubo que acordar cuestiones estratégicas; por ejemplo, con cuántos bailarines trabajaríamos».
«Por lo demás -indica-, cada uno volcó su propia estética. Se logró, sin embargo, una amalgama gracias a que Laura Roatta propuso desde el principio unas estructuras metálicas que finalmente utilizamos todos”.

Leonardo Cuello eligió el «Otoño», de Piazzolla, su estación favorita. Foto gentileza Mariano Longo.

“La distribución de las estaciones se dio de una manera muy natural; en mi caso, pregunté cuál no se había elegido aún y resultó que era el otoño, mi época favorita del año; adoro sus colores y su transformación, los días que se acortan, el aire que se vuelve más frío», cuenta Cuello.
«Esas fueron mis imágenes, que también me inspiraron el vestuario que diseñó Francisco Ayala: nada de tajos en las faldas ni breteles finitos, sino vestidos más otoñales, de terciopelo, bastante cerrados; y todo el vestuario, de hombres y mujeres, en distintas tonalidades de lo que Ayala llama “una sinfonía otoñal”.
Invierno

Laura Roatta, la coreógafa de «Invierno», la estación de Piazzolla. Foto gentileza Mariano Longo

Este es el relato de Laura Roatta: “Elegí el invierno en principio porque es mi sección preferida de las Estaciones porteñas y me decidí también por una versión del quinteto en vivo, porque tiene toda la frescura y potencia del ‘vivo’, pero a la vez la sensibilidad y el clima íntimo que requería la obra».
Y cuenta: «Me inspiré en un poema de Roberto Juarroz, que habla de seres encerrados en el laberinto del recuerdo: ‘Las vidas que has ido abandonando te sobreviven en tu propia sombra’”.
Continúa Roatta: Los bailarines del BFN tienen hoy herramientas para abordar distintos lenguajes, así que fue interesante y fluido cruzar la danza contemporánea con el tango. Por otra parte, vengo realizando esa fusión desde hace mucho tiempo, una tarea a la que aportan toda su riqueza y su experiencia mis asistentes Soledad Buss y César Peral».
«El proyecto Piazzolla se gestó hace un año y medio en plena pandemia como una versión cinematográfica y hoy se concreta con una puesta teatral-coreográfica”, cierra.
Verano

Julio Zurita armó su coreografía sobre el «Verano», de Astor Piazzolla. Foto gentileza Mariano Longo

Y para concluir, siguiendo con el orden alfabético, he aquí lo que cuenta Julio Zurita: “Mi sección de la obra está construida a partir de un concepto que viene de la propia composición musical. Esta va creciendo y avanzando hasta lograr un momento de intensa tensión armónica que determina un clima sofocante, tal y como cualquier verano en Buenos Aires”.
“Desde allí me propuse crear esta pieza que sucede en un instante de un tórrido día de verano en una calle de la ciudad. Decidí trabajar con veinticuatro bailarines, prácticamente toda la compañía, y elaboré la coreografía pensando en, de alguna manera, saturar el espacio, utilizando cierta acumulación de movimientos», cuenta.
«También trabajé con el personal técnico de la compañía, que armó artefactos lumínicos para utilizarlos con la idea de duplicar el espacio y enriquecer los contrastes. Es una pieza coreográfica puramente formal y la compuse especialmente para el Ballet Folklórico Nacional, aprovechando el gran peso escénico de cada uno de sus integrantes”, finaliza.

Julio Zurita, el creador de Verano, sobre la composición de Astor Piazzolla. Foto gentileza Mariano Longo

Información
Entre tiempos con Piazzolla puede verse del viernes 2 de diciembre al domingo 4, a las 20. En el Teatro Cervantes, Libertad 815. Entrada gratuita reservando en Alternativa Teatral.
WD

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!