Sin categoría

Leiva, el rockero español que hizo «feminismo implícito» y ahora compone con Sabina



En un momento de la charla con el español Leiva, previa a su show del sábado 3 de diciembre en el Teatro Gran Rex, se cuela la palabra “vintage”. Pero ese término no tiene la acepción snob que muchos le dan: en su voz suena genuino y sincero. “Cero postureo”, como dirían en la Madre patria.

La excusa del diálogo con el nacido como José Miguel Conejo Torres en un coqueto hotel boutique palermitano es la presentación formal de Cuando te muerdes el labio, su quinto disco de estudio como solista, tras la disolución de Pereza, el grupo que lo hizo conocido por estos pagos.
Es un álbum de catorce canciones cantadas a dúo con catorce mujeres. Zoe Gotusso, Ximena Sariñana, Natalia Lafourcade, Ely Guerra y Silvana Estrada, entre otras.

Leiva . Foto: Luciano Thieberger

Leiva viene de ser invitado en el show que David Lebón hizo en el Luna Park. Juntos hicieron Tu llegada, canción incluida en el primer volumen de Lebón & Co. Y con esa mención se dio inicio a la conversación.
“Hay mucha amistad con David. Y poder haber visto a Palito Ortega, a mí que de toda la vida me gusta el rock argentino, me pareció una página muy importante. Fue una noche muy cargada de rock en la ciudad, ya que también tocaba Andrés (Calamaro). Son muy buenos amigos los dos”, dice Leiva.
«Quise hacer el disco con amigas»
-¿Cómo surge la idea de «Cuando te muerdes el labio»? ¿Cómo y cuándo lo grabaste, y cómo influyó la pandemia en ese proceso?
-El disco surge de una manera muy orgánica. En mis últimos viajes por Latinoamérica me encontré con un montón de amigas, la mayor parte muy jóvenes, y me di cuenta al volver a España que quería hacer música con ellas. Me divertía la idea de escribir un disco donde hubiese una réplica de otra voz en el texto, generar ese diálogo y hacerlo con amigas a las que admiro mucho.

La tapa del último disco de Leiva, «Cuando te muerdes el labio».

El motor del disco era estar en el estudio con ellas, y la pandemia me pilló de pleno, ya que cuando íbamos a empezar a grabar empezaron a morir mil personas por día en España. Hablamos de mediados de marzo de 2020, tras el Vive Latino en la Ciudad de México, donde toqué. Volví a España, con la decisión de no grabar el disco o grabarlo a distancia, que es el modo como suceden ahora las colaboraciones.
Pero pertenezco a otra generación, y necesito grabar de manera presencial, que sucedan las cosas en un estudio junto a las otras personas. No lo puedo hacer de otra manera porque yo no busco el resultado sino el proceso.
Así que en plena pandemia me fui a vivir a Ciudad de México, y conseguí grabar presencialmente de un modo muy acrobático: de las catorce canciones, grabé doce así.
-¿Y grababan con los protocolos de Covid correspondientes?
-Sí, hicimos una burbuja en el estudio, y así surfeábamos las distintas olas del virus. Fue un riesgo haber vivido en México esos meses, porque si alguien hubiese enfermado hubiera tenido que parar todo el proceso, y hubiera perdido mucha plata.
Tuve la oportunidad de ver como se gestionan las urgencias en otro lugar. En mi país, por ejemplo, se decretó una orden de que no se puede salir a la calle y se cumplía. En México es imposible, porque no se le puede decir a los vendedores callejeros que no hagan su trabajo porque no tienen qué comer. Tuve la oportunidad de ver como se vivió ese tiempo en un lado y en el otro.
Y es inspirador a la hora de ver la gestión que tienen otras personas. La conclusión es que el disco tenía que ser y salió, y en definitiva fue mucho más sencillo de lo imaginado. Porque, como te decía, sigo sin concebir una colaboración a distancia.
«Tuve licencia y libertad para probar»

Leiva . Foto: Luciano Thieberger

-El disco tiene un sonido por momentos soulero dentro de lo orgánico que decís. ¿Tiene que ver con eso la producción de Adán Jodorowsky?
-Con Adán somos amigos desde hace años, de una pandilla de amigos del rock. El y yo tenemos el mismo archivo musical de referencias, como una suerte de hermandad, con el Harvest de Neil Young como faro. Creo que si nos hubiésemos conocido de niños en el mismo barrio hubiésemos tenido una banda juntos.
Los dos sabíamos cómo debía sonar el disco, por lo que el trabajo fue bastante fácil. En cuanto al soul hay una canción llamada Flecha que si me apuras, y con todo el respeto y la distancia, suena como Sly & The Family Stone mezclada con el sonido de Filadelfia. Me permití jugar con eso al tener a las invitadas: tener una cierta licencia propia para probar, cierta libertad.
Hay pasajes estilísticos dentro de un mundo un poco vintage, pero todo sujetado por canciones. El atractivo del disco no sólo son mis compañeras sino que las canciones, que poseen un alto grado de compromiso. Yo soy un contador de historias más que un cantante.
«No es un alegato feminista explícito»
-Al ser un disco de colaboraciones con mujeres, ¿cómo te ha pegado el tema del empoderamiento femenino a nivel local, con la promulgación de la ley que legaliza el aborto y los pañuelos verdes, y cómo se viven estas situaciones en México y en España?
-Si echas la vista atrás, en los últimos años hay mucho para luchar y para conseguir, pero el cambio existe y hay un foco que se puso en lugares muy importantes. El avance es muy grande. Es una generación de mujeres que empiezan a estar en el poder para cambiar cosas. Veo un lugar mayor en la industria, y estoy muy feliz con lo que sucede.

Leiva . Foto: Luciano Thieberger

Mi disco no es un alegato feminista explícito, pero sí implícito. Al final me di cuenta que está hecho con amigas, que los clips fueron dirigidos por mujeres, y no por estrategia: fue algo que sucedió. Al darse de ese modo natural, no hay especulación posible. En España y en México el movimiento es muy fuerte e inspirador, y están cambiando las cosas. Pienso en Silvana Estrada, que es muy joven y sirve de altavoz para mostrar la procedencia de su folklore. Eso me gusta mucho.
Lo mismo ocurre con el hip hop y el trap, que tienen de entrada una impronta masculina, y en donde hoy las mujeres se plantan de igual a igual. Hay un talento muy especial en la escena urbana argentina. En estos días trataré de encontrarme con Wos, a quien admiro mucho, y lo mismo me pasa con Ca7riel y Paco Amoroso, que son muy bestiales.
-Presentar un disco que tiene catorce invitadas es imposible. ¿Cómo es la gira de «Cuando te muerdes el labio»?
-El show tiene que ser construido desde el lugar del espectador. Y a mí como espectador no me gusta cuando hay idas y venidas constantes de invitados: creo que se fractura el ritmo.
Entonces era importante aunar una voz que tuviese unas características extraordinarias. Y di con una argentina llamada Esmeralda Escalante, que tiene un dúo que se llama Ainda. Se vino de gira, ahora vive en España y es la cantante de la banda.
«Estoy componiendo con Sabina»

Leiva junto a Joaquín Sabina.

-¿Cómo viene tu faceta de productor?
-Tras el show en el Uruguay vuelvo directo para trabajar en el nuevo disco de Joaquín Sabina. Estamos terminando de componerlo juntos. El sale de gira y toca aquí en marzo, por lo que trabajaremos para editar alguna canción antes de que empiece esa gira.
Y también tengo otra producción con los Zigarros, por lo que el año que viene tengo un pequeño excedente que debo gobernar (risas).
-Este año se cumplen diez años de la separación de Pereza. ¿Aún te preguntan por la banda o por una posible reunión?

Leiva cuando integraba el dúo Pereza.

-Cuando nos separamos sucedió algo natural, que me llevó un tiempo comprender: el público se enfada. Entonces los primeros años fue más duro, y me preguntaban constantemente. Pero cuando no especulas con un regreso, dejan de preguntar. Es verdad que con el tiempo, y más en la Argentina, Pereza se ha hecho más grande post mortem.
Y acá en el show que más gente hubo no metimos más de mil personas. Pero es verdad que hicimos muchos clubes, teloneamos a los Ratones Paranoicos, y tocamos con todo el mundo. Es como si a alguien le preguntan por la universidad: es una época en la que me formé como profesional y a la que le guardo mucho cariño.
Entonces el año que viene tenés tu gira, producciones y un regreso a la Argentina.
-Estamos pensando si el paso siguiente es Obras o el Luna Park. Como siempre digo: a todas las personas que vean en el Gran Rex me las gané una a una, tocando, sin apoyo mediático de ninguna clase.
He vivido aquí unos meses, he tocado todos los jueves con una banda en Makena junto a Nico Bereciartúa, fui parte de la escena. ¿Por qué en España Los Rodríguez fueron lo que fueron? Porque estaban allí. Para conectar con los países hay que vivirlos en el día a día y artísticamente. Por eso puedo alardear de mis amigos músicos argentinos.
MFB

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!