Sin categoría

su paso por la política, el blooper de cuando casi fue intendenta de La Matanza y su hartazgo final


La reconocida conductora hizo una buena elección en 1999. Años más tarde se ganó una banca en Diputados de la mano del PRO.

Lidia Satragno, más conocida como Pinky, tuvo en su exitosa carrera un parate para incursionar en la política: casi fue intendenta de La Matanza por la Alianza y de la mano del PRO llegó a ser diputada nacional. Este jueves murió a los 87 años.

El primer paso en la política, Pinky lo dio de la mano de su amigo, el radical Rodolfo Terragno. Fue con el nacimiento de la Alianza, la coalición que llevó al poder a Fernando de la Rúa. Y rápidamente se presentó a una jugada muy complicada: se lanzó por la intendencia de La Matanza, un reducto históricamente peronista.
Pinky hizo una buena elección, pero su debut quedó eclipsado por el blooper de haberse adjudicado la victoria prematuramente. «Me siento espléndidamente bien, todo parece indicar que soy la nueva intendente de La Matanza», dijo a media hora de cerrados los comicios.
A la medianoche iba a tener que retractarse para aceptar el triunfo del peronista Alberto Balestrini. Igualmente, la placa televisiva de «Pinky ganó en La Matanza» quedó inmortalizada.
Después de un largo letargo, en 2007 fue por la revancha y de la mano de Unión Pro ganó una banca en Diputados. Pero cumplió el mandato y no se volvió a candidatear nunca más.

Pinky, en 1999, junto Terragno en la inauguración de una plaza homenaje a las victimas del atentado a la Embajada de Israel. Foto Archivo Clarín.

Años más tarde, en declaraciones radiales, dijo que el Congreso le «hizo daño». «Me sentí muy frustrada. No quiero saber más nada con la política”, aseguró.
El periodista Alfredo Leuco, en una editorial que hizo en Radio Mitre hace unos meses, contó que cuando fue diputada, Pinky se amargó tanto, «la persiguieron tanto que hizo una trombosis y casi se muere». Su paso por el Congreso lo definió como «uno de los momentos más brillantes y podridos de su vida».
«Siempre combatió y despreció a los autoritarios y por eso recuerda como un día siniestro cuando le tuvo que tomar juramento a Néstor Kirchner en la Cámara Baja. La tenían amenazada, le hacían la vida imposible. La Cámpora le cantaba barbaridades desde las galerías del Congreso. Su hijo Gastón contó que toda la familia fue perseguida durante el kirchnerismo», agregó Leuco.
Y siguió: «Pinky estuvo a punto de ser intendente de La Matanza por consejo de Terragno y con la boleta de la Alianza. Algunos dicen que le robaron la elección, ¿Se imagina qué hubiera sido de La Matanza gobernada por las manos limpias y la capacidad de Pinky? ¿Las mafias la hubieran dejado hacer lo que había que hacer? Nunca lo sabremos».

Pinky junto a Francisco De Narváez, ambos diputados nacionales. Foto Fabián Gastiarena

Raúl Lavié, con quien tuvo dos hijos, contó en 2019 que «a Pinky la afectó mucho su entrada a la política, fue un golpe fuerte y la dejaron sola».
«Ella se granjeó antipatías, le cayeron encima aquellos que la miraban con envidia y eso fue generando, dentro de ella, una cosa de meterse para adentro», conjeturó Lavié en diálogo con el programa radial Agarrate Catalina.
Y agregó, por entonces: «Se cansó un poquito, y poco a poco fue perdiendo las ganas de salir a la calle. Ahora parece que ha recuperado la mística de vivir».

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!