Sin categoría

Guillermo Francella no para y ya terminó de filmar otra película



Un piloto de aviones comerciales, un tipo intachable. Cuando le falta poco para jubilarse es extorsionado por los servicios de inteligencia locales. Saben de un secreto demasiado personal. Y el hombre terminará llevando algunas valijas a Madrid…

Este es el nudo de La extorsión, la película -un thriller- protagonizada por Guillermo Francella (el piloto en cuestión) y dirigida por Martino Zaidelis, a estrenarse el 6 de abril de 2023 para después recalar en la grilla de la plataforma HBO Max. Pasaron los éxitos de Granizo y El encargado, y otra vez frente a las cámaras.
Finalizado el rodaje de más de dos meses en los hangares de Morón y Ezeiza -y a la espera de un estreno que llegará en el primer trimestre de 2023- Guillermo Francella y  Pablo Rago (el service) hablaron con Clarín sobre el proceso creativo del filme.

Andrea Frigerio y Guillermo Francella en una escena de «La extorsión».

Completan «un elenco increible» (enfatiza Francella, que viene del éxito de Granizo por Netflix) Guillermo Arengo, Carlos Portaluppi y Andrea Frigerio, con producción de Axel Kuschevatzky y Muriel Cabeza.
El comienzo de todo
«Este es un guion que tengo desde hace un par de años. Con Martino Zaidelis, el director, me une un afecto, él es socio de Juan Campanella», cuenta Francella.
«En 2011hicimos juntos esa hermosa serie que fue El hombre de tu vida; ahí Martino tuvo la oportunidad de dirigir unos seis o siete de los 24 capítulos. Siempre lo vi con muchas ganas de crecer cada vez más. Y siempre le dije que el día que hiciera un largo lo iba a acompañar.
Y enseguida Francella se explaya sobre un ingrediente clave del filme. «Que es un thriller. Es una película de género y a mí, como espectador, me fascina verlas», explica.
«Porque yo como actor nunca había transitado un thriller. Y me pareció un guion muy muy muy atractivo. Entonces cuando uno está protegido por un guion tan sólido, una dramaturgia bien realizada, que va increscendo tan bien, eso te impulsa», sigue.

Guillermo Arengo y Andrea Frigerio durante el rodaje.

La pandemia y después…
«Fue un proceso largo -cuenta Guillermo-. Estuvo la pandemia, además yo ya tenía dos proyectos cerrados con antelación -Granizo, el exitoso filme de Netflix, y El encargado, la serie de Gastón Duprat y Mariano Cohn para Star+- y luego venía Los conspiradores. Así que todo se fue acomodando para que la pudiéramos hacer este año. Y como actor me encantó transitarlo».
Buscando el personaje
Un tipo común, entonces, un piloto comercial , una buena vida, Ezeiza como segundo hogar hasta que … algo se trastoca. Pasa algo que cambiará el destino de ese hombre. ¿Cómo se construye esa criatura?
«Para mí son vitales los ensayos; ahí vas intercambiando cosas con el director para determinar qué quiere el personaje. Pero a mí, como actor, me paso algo muy puntual, que te puede suceder a vos en la redacción, a mí actuando, le puede suceder a un tipo en un estudio de abogado o a un médico atendiendo a un paciente.

El afiche de la película. Se estrenará el 6 de abril del año próximo, antes de llegar a la plataforma HBO Max.

«Tuve que hacerme esta pregunta: ¿qué le ocurre a un mortal ante un momento puntual que le cambia definitivamente la vida? Algo que no ves venir y que como actor tenés que contar con la mayor verosimilitud posible. Un desafío, un viaje actoral que me fascinó», resume Francella.
Y profundiza en el conflicto. «El es un piloto de avión respetado, querido. Un tipo que ante algo puntual, lo Servicios de Inteligencia del Estado lo convocan para realizar una tarea clandestina…
«A partir de ahí entrará en una espiral de la que no puede salir. Está atrapado. Todo eso fue un gran desafío actoral. Lo cual hizo que el rodaje fuera muy, muy, placentero», enfatiza.

Sin repetir y sin soplar…
Y dado que hablamos de thrillers, cómo no preguntar por su película favorita del género. «¡Uuuuuuyyyyyyy!», exclama/dice Francella en ese tono tan-Francella, pero gambetea. «Son muchas, incluso ahora, con el fenómeno de las plataformas, me la paso viendo series que me dejan enganchado. Si tengo tiempo, soy capaz de comerme los 10 capítulos en una noche», dice…
Y a cambio sí enumera de un saque su podio de series: «Me gustaron Ozark, también me gustó mucho The americans, me gustó mucho Homeland, en fin, son muchas», cierra.
Abrocharse los cinturones…
Sin dudas debe ser raro, de un día para el otro, tener que «hacer como que» uno está frente a todos esos relojitos y volando un jumbo…
«Es cierto, porque estuvimos con pilotos verdaderos que nos asesoraban lo que era sentarse en ese hábitat. Ver esos 115 mil relojes, cuenta kilometros, palancas, botoncitos, lucecitas, algo que te obliga a estar muy atento…», cuenta.
«Estar frente a un avión de esos y verlo de ahí abajo -¡algo que mide como un edificio- y vos no podés creer que semejante mole pueda volar. Estuvimos mucho tiempo en los hangares, mucho tiempo arriba de un avión… viviendo el universo de ellos: Ezeiza, los Jumbo, el mundo de las azafatas…»
Pero enseguida aclara: «Por cierto, mi esposa, María Inés, también me ayudó, porque fue azafata durante muchos años en Austral, entonces me decía ‘ojo que esto, esto sí, esto no’, en fin, se han cuidado mucho los detalles, ya lo verán. Ha trabajado muy bien arte, vestuario, cada área se lució y cuando lo vean -estoy seguro- van a ver algo que les es identificable y eso es maravilloso».
Pablo Rago, volver a filmar
Pablo Rago está especialmente feliz de haber participado en el filme, dice, «además de porque es un gran thriller y porque laburé en un equipo de gran compañerismo y talento, especialmente porque hacía como dos años y medio que no hacía cine, cuando filmé El robo del siglo y La noche mágica», dice.

Pablo Rago, un personaje clave en la trama de «La extorsión».

«Apenas nos encontramos con Guillermo renovamos los votos de cariño de tantos años; pensá que nos conocemos desde el año 82, según me recordó él (yo pensé que era después) con Mi chanta favorito, yo tenía apenas 10 años», cuenta.
«Y te digo una cosa -sigue-, yo me sigo poniendo nervioso con él. En este caso tenemos varias escenas cara a cara. Yo soy su contrafigura en la historia, y la verdad que al principio me sentí un poco nervioso. Pero Guillermo me hizo sentir muy cómodo y respetado dese el primer momento.
«Y cuando un actor de la talla de Guillermo te da el visto bueno, te apoya (de hecho, días después hasta me animé a consultarle alguna cosa del personaje) te hace sentir muy bien. Y él me decía: «¡Ayyyyyyy, tengo unas ganas de dirigirteee, neneee!», dice Rago en tono tan-Francella.
«¡Y bueno, dirigime, papá! Cuando hagas una obra de teatro dirigime», le dije.
«Un guion de Scorsese»
Rago cuenta que eso es lo primero que le dijo al director Martino Zaidelis una vez que leyó la historia. «‘Lo que me enganchó de esta película es que ‘es como un guion de Scorsese’, le dije. ‘Bueno, gracias, pero no soy Scorsese’, se atajó. Vas a ver que puso mucho énfasis en el realismo, que no se nos viera los hilos actuando, y eso a mí me encanta».
«Y otra cosa que me llamó la atención con Martino es que claramente él es editor, y eso se nota: yo veía que cuando él tenía el plano, decía ‘ok, ya está’, señal de que tiene muy clara la secuencia en la cabeza. En cambio -y cada método es válido, ojo-, hay directores que prefieren hacer más tomas y después elegir».
Hasta el estreno
En cine, fin de rodaje significa empieza la posproducción. Todo elmproceso de edición y diversos detalles técnicos hasta la cinta final. ¿Cómo vive el actor esa espera?
«Es la parte mas rara del trabajo, de hecho mi trabajo -y el de todo el elenco- terminó hace unas semanas y ahora… a esperar. Y eso está bueno, porque uno ya está despojado de lo que paso en el rodaje. Por supuesto, una vez que la vez terminada, puede pasar que digas ‘¡Nooooo, cómo no pusieron esa toma. Estaba buena'», cierra Rago.
Y pese a que se convirtió en un experto y respetado piloto de avion, y pese a que su mujer supo trabajar entre las nubes por años, y pese a la fabuloso experiencia transitada, Guillermo Francella se sincera y aclara antes de despedirse algo: «Como me pasaba antes de Los conspiradores, si tengo que volar soy igual de cagón que sempre».
CJL

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!