Sin categoría

«Sé que le pagué muy mal a la gente que me apoyó»


El joven de La Plata, que pasó de favorito a ser uno de los más cuestionados, habla de su comportamiento en la casa.

Abrumado y todavía tratando de asimilar lo que generó su paso por la casa de Gran hermano 2022 y la salida por el voto del público, este domingo, Agustín Guardis asegura que está arrepentido. Su caso es peculiar: después de ser uno de los favoritos, en pocos días, se convirtió en uno de los más odiados por los fans que lo expulsaron con el 76,47 de los votos.

El que fuera apodado Frodo, por parte de sus seguidores dio vuelta su enorme popularidad (algunos muy famosos como el Kun Agüero, Jimena Barón y Bizarrap, que luego dejaron de apoyarlo) cuando comentó que tenía un drive con fotos íntimas de sus ex novias y que pensaba usar para extorsionarlas, si ellas «se mandaban un moco».
Pero la realidad es que fue al revés: el que metió la pata fue él y ahora, a pocas horas de abandonar el reality de Telefe, se encontró con mucho público en contra que criticaba varias de sus actitudes.
«Yo quería hacer esto para salir. En un momento me sentí presionado y acorralado porque cuestionaban mi sexualidad adentro de la casa y por eso reaccioné así», se justifica. «Pero sé que estuvo mal y pido perdón».

Agustín Guardis quiere volver a la casa de «Gran hermano» y también trabajar en los medios.

Una historia de presión
Según cuenta el participante, se sintió presionado, sobre todo, por el grupo de varones dentro de la casa y por eso no tuvo mejor idea que hacer ese comentario. «Esa fue la forma que encontré para que me dejaran de molestar. Y con eso sé que le pagué muy mal a la gente que me apoyó. Yo quería hacer una jugada para salir y ver cómo estaba todo afuera, pero me equivoqué. Estuve mal», insiste.
Además de defraudar a su público y generar controversia por sus actitudes, Agustín admite que su familia se pudo haberse sentido mal por su comportamiento y lo que generó en la opinión pública. «Tal vez les hice mal a ellos también y me arrepiento, pero ellos me conocen, saben la persona que soy, los valores que compartimos, y eso me da tranquilidad», asegura.
En sus últimos días antes de abandonar la casa, Agustín también tuvo un comportamiento cuestionable ante algunas de las participantes, como el caso de Julieta a quien incomodó con comentarios y miradas en el límite. «Con las chicas creo haber quedado bien, era con quienes más me divertía».

Marcos y Agustín, amigos en «Gran hermano».

Y explica: «Eso sucedió en el momento en que sentí que tenía que hacer valer mi hombría. Quise tratar de encajar y por eso reaccioné así. Pero hablé con ella y quedó todo aclarado. No me gustó comportarme así y no lo volvería a hacer».
Las ganas de volver
Ahora espera la revancha para llegar a la final con su amigo Marcos, con quien entabló buena relación en el encierro y quien menos lo cuestionó durante la convivencia. «Él es una gran persona, pero en realidad les tengo cariño a todos, mucho más de los que ellos piensan», dice.
Si la experiencia de pasar por el reality va a ser inolvidable para cualquiera de los participantes, en el caso de Agustín, probablemente lo sea mucho más. «Todos cometemos errores y yo aprendí, para no volver a cometerlos. También me llevo como lección, conocer más los límites».
A pesar del rechazo recibido en estos primeros momentos afuera de la casa, Agustín confía en que podría volver a entrar en el futuro repechaje. «Espero que la gente me sepa entender, que no me condene y así poder cumplir mi sueño y reivindicarme», dice. «Haría todo con más normalidad y volvería a jugar con la gente, con mi estrategia».

Agustín, cuestionado por algunas actitudes en la casa, asegura estar arrepentido.

Cuando entró al reality, Agustín se presentó como un estratega especialista debido a su gran fanatismo por el juego. «El premio está bueno, porque mi familia es humilde y nunca sobra el dinero, pero mi sueño es pasar a la historia como uno de los mejores jugadores de Gran hermano, que es el juego de la convivencia entre las personas. Y eso me encanta».
Agustín, platense de 25 años, se presentó como analista político y, además de su pasión por GH, pretende vivir de la comunicación. «Me encantaría trabajar en los medios, haciendo radio o streaming o en la tele. Ahora estoy más tranquilo, me siento contenido por la producción. Y se irá aclarando el panorama», dice.
Volver o no al juego aún está pendiente para Agustín y él asegura: «Si no vuelvo a entrar, mi vida sigue y seguiré pendiente del juego, que es el juego de la vida, mi pasión».
WD

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!