Sin categoría

a 100 años de su nacimiento, los amores de una de las primeras divas de Hollywood



Cuando Hollywood era una fábrica de estrellas en blanco y negro, que respondían a estereotipos bien marcados (sobre todo las mujeres) y con vidas fagocitadas por la industria (más que ahora), en la gran pantalla brillaba Ava Gardner, la de pelo oscuro en medio de un mar de rubias y que este 24 de diciembre hubiera cumplido 100 años.

Encasillada en el rótulo de «mujer fatal» en decenas de películas, fuera de la pantalla Ava Gardner buscaba vivir una vida sin tantos encorsetamientos, escandalizando a una sociedad conservadora que todavía estaba a años luz de algún tipo de empoderamiento femenino.
En la cúspide de su carrera, entre las décadas de 1940 y 1950, Gardner era bella (algo exótica para los cánones hollywoodenses), arrasaba con su sensualidad y además, muy famosa. Y aprovechó todo eso para salir del molde.
Le hicieron pagar un precio alto por esa actitud desafiante que, hasta podría sintetizarse en una mezcla de las canciones ¿A quién le importa? y Todos me miran, de dos artistas mexicanas, Thalía y Gloria Trevi, respectivamente y que llegaron mucho después que ella. Pero Ava las cantaría y sus letras le calzarían justo.

Ava Gardner y Frank Sinatra, el día de su casamiento, en 1951.

La vecina de Perón
Como dato curioso, en la década de 1960, fue vecina del ex presidente argentino Juan Domingo Perón y su entonces esposa María Estela Martínez, quienes se encontraban en el exilio en Madrid. Ava era una estrella internacional que se había quedado a vivir en España, fascinada con ese país, por el flamenco, los toros y los toreros.
Incluso una serie española de 2018, Arde Madrid, refleja la extraña y tensa relación que compartieron en el mismo edificio, en las afueras de la capital española y en plena dictadura de Francisco Franco. Además, el régimen franquista se dedicó a seguirla de cerca, durante sus años de residencia española, imaginando contactos de la actriz con el comunismo debido a su conducta desinhibida.
La actriz, que visitaba con frecuencia Madrid había llegado ahí, a través de su amigo, el torero Luis Miguel Dominguín (padre del polémico cantante Miguel Bosé), con quien ella, que venía de su tercer divorcio, mantuvo un romance con algunos ingredientes escandalosos.

Ava Gardner tuvo varios matrimonios, todos ellos con famosos. Foto AP

Fueron habitués de los encuentros en el departamento madrileño de la actriz estadounidense, figuras internacionales como Carmen Sevilla, Lola Flores, Sophia Loren y Charlton Heston, además de todos los toreros que, en los ’60 en España, eran verdaderas estrellas.
Bella y salvaje
A Ava Gardner la llamaban «el animal más bello del mundo», como una forma de describir su atractivo salvaje, en comparación con otras divas más hegemónicas. Ese rasgo la ayudó a destacarse, ya que la actriz tuvo una infancia de muchas carencias en Carolina del Norte, antes de consagrarse en Hollywood
Protagonista de filmes clásicos como Venus era mujer, Las nieves del Kilimanjaro, Mogambo, La condesa descalza, La noche de la iguana, 55 días en Pekín y muchas más, se hizo famosa tanto por esas películas como por su modo de vida en el que nunca faltaban las fiestas y muchos litros de alcohol.

Ava Gardner en sus años en Madrid, donde fue vecina de Juan Domingo Perón. Foto: EFE.

La actriz se hacía cargo de su fama de provocadora y de su imagen de ícono sexual, siempre al límite de opacar su exitosa carrera debido a los escándalos que protagonizaba. En una de esas fiestas que ella misma organizaba, la echaron del lujoso hotel RItz, en París, el mismo donde años más tarde, se alojaría Lady Di, horas antes de morir.
Su espíritu inquieto y su inteligencia, además, la llevaron a forjar amistad con dos escritores consagrados como Ernest Hemingway (con quien compartía su pasión por España) y el dramaturgo Tennessee Williams, otro rebelde como ella.  
La estrella había nacido en la Nochebuena de 1922 en el sur de los Estados Unidos, como parte de una familia numerosa y pobre, dedicada al cultivo del tabaco y del algodón. A los 18 años, una foto tomada en un ámbito familiar llegó a un estudio de fotografía en Nueva York, fue vista por una productor de la Metro Goldwyn Mayer y así llegaron sus primeros pasos en el cine. 
Durante la década de 1940 filmó muchas de sus películas más famosas, junto a figuras como Burt Lancaster, Clark Gable, Gregory Peck y Humphrey Bogart. Y también fue la época en la que se sucedieron varios matrimonios que terminaron, poco después, en divorcio: primero con el actor Mickey Rooney, después con el músico Artie Shaw y luego, con el cantante Frank Sinatra.
Matrimonios: varios y breves
Apenas puso un pie en Hollywood, en 1942 Ava, una actriz casi desconocida por entonces, se casó con el actor Mickey Rooney que era toda una celebridad. Pero al año, se terminó la pareja. En 1945 probó con una nueva boda, esta vez con el jazzero Artie Shaw, que fue igual de breve.

Matrimonio famoso y complicado: Frank Sinatra y Ava Gardner.

Poco después comenzó a recibir propuestas de matrimonio del excéntrico millonario Howard Hughes. La actriz las rechazó, una y otra vez, firme en su postura. Finalmente, el empresario desistió y Hughes y Gardner se convirtieron en amigos.
Su tercer marido fue el legendario cantante y actor Frank Sinatra, quien dejó a su esposa y madre de sus hijos, Nancy Barbato, para casarse con Ava. La pareja se mantuvo junta durante seis años, pero nunca reinó la tranquilidad entre ellos y fueron el foco de las noticias de espectáculos de la época por su explosivo matrimonio.
La relación de Ava Gardner con Frank Sinatra se reflejó en la canción I’m a Fool to Want you, compuesta por Jack Wolf, Joel Herron, y el propio Sinatra, en 1951. La propia actriz relató, años más tarde, en una biografía, que las peleas y reconciliaciones entre ella y el cantante eran constantes.​
En pleno auge de su carrera cinematográfica, harta de la pacatería estadounidense que la señalaba y la juzgaba, cortó con todo y se fue a España donde, a pesar de las restricciones impuestas por el franquismo, se las ingenió para frecuentar bares y hacer lo que se le ocurríera.

Ava Gardner. Estrella del Hollywood en blanco y negro.

Varios años después, también perseguida por la opinión pública española, que era ultracatólica y antidivorcio, cambió el rumbo y eligió instalarse en Londres. Su carrera continuó con varias películas para televisión, ya muy en segundo plano debido, además, a los problemas de la actriz con el alcohol. 
Algunos biógrafos aseguran que, en sus años en Londres, ya casi retirada, Ava escuchaba en su casa los discos de Sinatra, con quien también hablaba cada tanto. De hecho, en 1988 cuando ella sufrió una apoplejía fue el cantante quien pagó su traslado y posterior tratamiento médico en los Estados Unidos. 
Recuperada, la actriz volvió a Londres, pero murió poco después, en 1990, debido a una neumonía, cuando tenía 67 años. Sus restos descansan en el Sunset Memorial Park de Smithfield, en su natal Carolina del Norte de donde salió siendo una adolescente en busca de un futuro mejor y se volvió leyenda.
WD

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!