Sin categoría

Cómo es el documental de Serú Girán, con su último show en Obras, el día que Charly García echó a la policía


EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Se publicó un documental revelador sobre los conciertos de despedida de 1982 de la banda, con imágenes y audios inéditos. Está en YouTube.

En 1982, las entradas para ver los conciertos de Serú Girán en Obras decían “NO PODRÁN INGRESAR GRABADORES O CÁMARAS FOTOGRÁFICA”, así en mayúsculas. Por suerte algunos no hicieron caso, y gracias a eso hoy podemos disfrutar de imágenes y audios inéditos en el documental A 40 años de “No llores por mí, Argentina”, recién estrenado en el canal oficial de la banda en YouTube.

La primera parte de la historia es más o menos conocida: A fines de 1981, Pedro Aznar anunció que dejaría la banda que integraba junto a Charly García, David Lebón y Oscar Moro, para estudiar en Berklee College, la escuela de música más importante del mundo.
Después de cerrar el año en el Teatro Coliseo, de tocar en el Festival de La Falda y de hacer una gira por la costa, decidieron programar cuatro shows en el Estadio Obras para despedir al bajista, los días 5, 6 (dos funciones) y 7 de marzo de 1982.

La entrada al show de Serú Girán en Obras, donde se aclaraba que no podían ingresar cámaras.

La banda, en su mejor momento, pretendía parar ocho meses hasta la vuelta de Pedro. Otra alternativa era reemplazarlo con el gran bajista uruguayo Beto Satragni, pero -como siempre contó Charly- para cubrir a Aznar se necesitaban un bajista, un tecladista y un cantante.
Así, lo que iban a ser ocho meses de impasse de la banda, terminaron siendo 10 años, y aquella despedida de Pedro fue la despedida de Serú Girán.
El registro de los shows del ’82

Lautaro Pavía, director del documental sobre Seru Girán.

El registro de aquellos recitales se incluyó en No llores por mí, Argentina, el primer disco de Serú “en vivo”, y las comillas no son caprichosas, porque se retocó tanto la grabación que poco quedó de la original. De ahí que una de las preguntas que los seguidores se hicieron durante cuatro décadas fue: “¿Cómo sonó realmente la banda en su despedida?”.
Y recién ahora llegó la respuesta, gracias al trabajo casi arqueológico de Lautaro Guido Pavía y Gustavo García.

La tapa del primer álbum en vivo de Serú Girán

“Siempre busco las figuritas difíciles y uno de los desafíos era responder esa pregunta, para entender por qué maquillaron tanto el disco en estudio”, cuenta Pavía, periodista, realizador y, desde hace 23 años, coleccionista de grabaciones inéditas.
Esta última pasión lo unió a Gustavo García, que con un grabador portátil había registrado las cuatro funciones de la despedida con una calidad sorprendente.
Además de los temas clásicos y de los que rara vez tocaban, de esas grabaciones se desprende la prueba en audio de una de las anécdotas más repetidas del rock argentino: cuando Charly vio que una mujer policía y un agente de civil se llevaban a alguien del público, les dijo que se retiren del estadio y dejen en paz a la gente o dejarían de tocar. Algo que en plena dictadura tenía consecuencias incalculables.

Gustavo García, coleccionista cuyo aporte fue fundamental para el documental de Serú Girán

“Hace siete años podría haber subido ese audio a YouTube, pero no iba a tener el real valor que tiene”, remarca Pavía, que recolecta material inédito para las redes oficiales de Serú.
Más perlas e imágenes inéditas
Otra de las tantas perlas que pueden escucharse en A 40 años de “No llores por mí, Argentina” es a Charly gritando “¡Viva Virus!” en apoyo a la banda de los hermanos Moura, que había sido insultada una semana antes, cuando tocó en ese mismo escenario.

La imagen del momento en que Charly pide a la policía que se vaya de Obras, tal como muestra el documental Serú Girán

Las imágenes que pudieron salvarse de la despedida son ocho minutos en formato Super-8 que aportó Jorge Gallo, un estudiante de cine que fue al recital invitado por un amigo, sin tener la menor idea de qué era Serú Girán.
El documental cuenta con los testimonios del periodista Alfredo Rosso, y con tres glorias “del otro lado” del rock, que acompañaron a Serú en aquellos tiempos.
Ellos son: el iluminador Juan José Quaranta («A mi Quaranta yo le di mi amor, bajame las luces que hace mucho calor», canta Charly en Popotitos), el ingeniero de grabación Amilcar Gilabert, y el técnico de sonido Gustavo Gauvry, que también aportó algunas grabaciones inéditas que se salvaron de los shows.

Juan José Quaranta, el célebre iluminador de Serú Girán, en el documental.

Entre ellas podemos contar Eiti Leda y No llores por mí, Argentina, más un demo de Charly y David en inglés de Yendo de la cama al living, canción que más tarde formaría parte del primer disco solista de García.
Mientras en otros países se conservaron horas y horas de conciertos, que hoy permite ver viejas bandas con una simple búsqueda en YouTube, en la Argentina hubo un desprecio por el archivo y casi todo se perdió, salvo -claro- por los que se animaron a desobedecer la leyenda impresa en las entradas.
“Con la inmediatez de ahora, todos esperan que haya algo subido en HD, de consola y a cuatro cámaras, pero recuperar estas cosas es como buscar una aguja en un pajar”, dice Pavía, que a pesar de todo, promete muchas agujas más.

El técnico de grabación Gustavo Gauvry, en el documental de Serú Girán

MFB

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!