Sin categoría

El paciente muestra la intimidad de una terapia y una faceta muy interesante de Steve Carell


El actor es el mismo que hace reír en «The Office», pero aquí es otro. La serie propone un viaje a los fantasmas del pasado.

Como regalo de Año Nuevo, Netflix decidió subir las nueve temporadas completas de The Office, la sitcom que consagró a Steve Carell como un enorme comediante, más allá de otros éxitos cinematográficos o televisivos. Y, gracias a la inabarcable oferta del streaming, por estos días también se puede ver el otro lado de este actor que sabe bucear en las composiciones.

Desde el 21 de diciembre, Star+ tiene disponibles los diez episodios de El paciente, un drama de corte psicológico en el que se lo ve en las antípodas del gerente inimputable Michael Scott. El doctor Alan Strauss es todo lo contrario: y le permite a Carell echar mano a otro tipo de herramientas.
Verlo en la piel de un analista que se enfrenta a su paciente más peligroso es una delicia para el espectador. Pero no alcanza para que la serie creada por Joel Fields y Joe Weisberg alcance la etiqueta de muy buena. El relato peca, por momentos, de exceso de clima teatral enclavado en la pantalla chica (y más chicas aún, si uno decide verla en tablet o celular), enmarcado en la oscuridad de las confesiones.

En el consultorio, el paciente y su doctor, ambos libres para moverse.

Y en esos mano a mano dignos de una charla paciente/terapeuta, que en este caso ahonda en temas tremendamente delicados y en condiciones inhumanas, se requiere esta vez de mucha paciencia por parte del espectador, como haciendo un poco de honor al título. De a ratos, la tensión bien creada se convierte en densidad algo agobiante.
La trama presenta al prestigioso Dr. Alan Strauss, que acaba de quedar viudo e intenta resistir al dolor volcándose de lleno en su trabajo. Un día recibe un mensaje de alguien pidiéndole una sesión. Hasta ahí, nada nuevo para su consultorio.
Salvo que un día, a poco de haberlo tratado para ayudarlo con sus traumas, se despierta en una cama ajena, en una casa aislada, atado a una cadena de la que no podrá soltarse. Así lo dispuso su paciente. Y, apenas comenzado el nuevo modo, el «secuestrador» no sólo le blanquea su verdadero nombre (Sam Fortner), sino que también se asume como asesino serial.

En la casa de Sam, el doctor Strauss está atado a una cadena. Y a los caprichos de su paciente.

Desde ahí, y con idas y venidas en el tiempo para entender los pasados de cada quien, El paciente construye una extraña relación de rehenes, tanto literal como conceptualmente. Sam pretende que Strauss le controle sus instintos asesinos, mientras que el doctor empieza a advertir el riesgo de convertirse en víctima.
A lo largo de los episodios pareciera que la experiencia del terapeuta sobra para manejar esta situación, y más cuando una tercera persona entra en escena. Pero el vaivén narrativo, que los lleva a transitar un juego de roles entre víctima y victimario, está sostenido por el buen manejo del suspenso.
Otro de los pilares de esta producción que llegó a la Argentina el 21 de diciembre es el duelo actoral entre Steve Carell y el irlandés Domhnall Gleeson, como analista sobrio, sutil y comprometido por un lado, y un alma desquiciada por el otro lado.
Si bien los episodios son cortos (se mueven entre los 21 y 24 minutos, salvo él último, que supera los 40), lo que termina haciendo lento el desarrollo es la quietud escénica, con ambos en la misma habitación, de cara a sus propios fantasmas, y con la restricción de la cadena de Alan, que lo deja moverse pero no ir.
En esa limitación también se representa la incapacidad del doctor Strauss para avanzar en el laberinto mental que le plantea la serie.
Ficha
Calificación: Buena
Drama Protagonistas: Steve Carell y Domhnall Gleeson Creación: Joel Fields y Joe Weisberg Dirección: Chris Long y Kevin Bray Emisión: Diez episodios en Star+.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!