Sin categoría

Caleidoscopio, una serie diferente que permite ver los episodios en cualquier orden


Disponible en Netflix, este thriller propone una vuelta de tuerca a los relatos sobre grandes robos, con una narrativa no lineal

La sinopsis promocional de Caleidoscopio” (Netflix) deja una sensación de déjà vu. Remite a otras decenas de producciones que vimos con la misma temática: “Un ladrón profesional y su banda intentan llevar a cabo un épico atraco para robar siete mil millones de dólares. Pero la traición, la avaricia y otras amenazas atentan contra su plan”.

Pese al anuncio tan clásico, las sorpresas comienzan desde el primer episodio, una suerte de tráiler que dura sólo 50 segundos. Allí se plantea, al modo cortazariano, que cada entrega puede verse en el orden que el espectador elija.
Cada una cuenta una pieza del rompecabezas de un atraco que llevó 25 años en la vida de sus protagonistas. Y cada uno de esos fragmentos responde algunas de las siguientes preguntas: ¿Cómo se planeó? ¿Quién fue el traidor? ¿Quién salió ganando?

«Caleidoscopio» cuenta con nueve episodios temáticos sobre el atraco, y el espectador elige el orden.

Las series sobre grandes robos abundan en las plataformas de streaming, con La casa de papel como uno de sus grandes fenómenos. La gran cuestión es cómo contar esa historia y qué cosas se juegan más allá del dinero, que en este caso es bastante jugoso.
El equipo planea robar la SLS; se trata de la bóveda privada más segura de Nueva York y probablemente del mundo. Adentro hay siete mil millones en bonos al portador, que pertenecen a tres multimillonarios.
La serie, que identifica cada episodio con un color, no funciona por los millones en juego ni por la tensión del atraco, ni por encontrar las respuestas a las preguntas de quién traicionará a quién.
Caleidoscopio es, por momentos, magnética al menos por dos razones: un reparto de lujo encabezado por un excepcional Giancarlo Esposito (Gustavo “Gus” Fring en Breaking Bad y Better Call Saul) que interpreta al líder de la banda y una historia que va más allá del juego de la fragmentación de sus episodios.
En la construcción coral de la serie, el creador Eric García rastrea en la naturaleza más profunda de algunos de sus personajes. Así como Breaking Bad es un alegato sobre la impostura, la manipulación y lo canallas que podemos ser los seres humanos -mucho más allá del negocio de las metanfetaminas-, acá la cuestión es qué buscan sus personajes con el robo.

La serie muestra los detalles de un robo monumental, pero en realidad habla de otras cuestiones. Almas al descubierto.

“Nunca se trató del dinero. Tú necesitabas ser rico. Yo no”, le dice con calma y precisión Ray Vernon (Esposito) a uno de sus secuaces en un episodio. Esa frase -dicha por un actor de gran carisma- resume parte del espíritu de la serie.
En los episodios laten corazones por otras razones y no sólo la del dinero. Allí hay, por sólo nombrar algunos casos, un padre dispuesto a curar las heridas que produjo en el pasado. Una abogada de perfil alto y fanática de las armas, con las cicatrices que dejó la dictadura argentina. Y otro hombre tan primitivo como ciegamente enamorado, que sólo sabe usar la fuerza.
Ahí radica, quizás, la mayor atracción de una serie que, sin embargo, nunca deja de hacer honor a la tradición del género: hay atracos, traiciones y un búnker para planear el gran golpe. Pero, como dice la mastermind del grupo, todos buscamos otra cosa. Nunca se trata sólo del dinero.
Ficha
Calificación: Muy buena
Thriller Protagonistas: Giancarlo Esposito, Rufus Sewell y Paz Vega Creador: Eric Garcia Emisión: Nueve episodios de 45 minutos, en Netflix.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!