Sin categoría

Yo vivía en el bosque muy contento


Se basa en hechos increíblemente reales: un oso negro comió 70 kilos de cocaína, caída de una avioneta.

No todo lo que se ve en Oso intoxicado (Cocaine Bear, el título original por el que tanto bregó que se mantuviera su directora, la también actriz Elizabeth Banks) es literalmente lo que sucedió, pero casi. Producida por Phil Lord y Christopher Miller (de las películas animadas de Lego; Spider-Man: Un nuevo universo), primero vayamos a los hechos.

Si vieron la última entrega de los Oscar, bueno, allí se hacía mención (y se veía al oso) a la película. Tanta conmoción concitó tras su estreno en los Estados Unidos.
Por 1985, Andrew C. Thornton II, un expolicía de narcóticos y contrabandista de drogas relacionado con la mafia colombiana, arrojó bolsos con paquetes de cocaína en un bosque. Lo hizo para liberar el peso. Luego se lanzó en paracaídas, pero el mismo no se abrió. Así, casi 80 kilogramos de cocaína quedaron perdidos en el bosque.

Sacando la lengüita. Lo que se ve, como esfumado, es polvo de cocaína. Fotos UIP/Universal

Es cierto: lo muestra la misma película con imágenes de archivo.
Muerto y rodeado de 40 bolsas de cocaína
El oso del título -que es una osa, como lo va a graficar en palabras uno de los coprotagonistas de la ficción-, murió. Lo encontraron tres meses después en el norte de Georgia, rodeado de 40 bolsas de plástico de cocaína abiertas.
¿Más datos? El cadáver fue disecado y fue exhibido en el Kentucky Fun Mall.

Baño de cocaína. Al oso (que en verdad es una osa) le arrojan más cocaína para que no mate a más humanos.

En la ficción de esta alocada, desquiciada comedia de horror, los humanos que llegan a ese bosque son muchos y de distintos orígenes. Hay una pareja de turistas, una niña y un compañerito de escuela que en vez de ir a clases se escapan para “colorear” unos saltos de agua, la madre de la niña (Keri Russell), y están quienes eran compañeros del piloto fallecido, desesperados por encontrar el cargamento, no solo para recuperar el dinero, sino por terror a los narcos colombianos.
Entre ellos está Syd, interpretado por Ray Liotta, fallecido en mayo del año pasado, en una de sus muchas últimas intervenciones en cine que ha dejado póstumamente.
También está el hijo de Syd, Eddie (Alden Ehrenreich, de Han Solo: Una historia de Star Wars), otro narcotraficante, un policía que llega tras la pista, y un par de guardabosques.

Ray Liotta. El actor, que falleció en mayo de 2022, en una de sus últimas apariciones en el cine. Y sí, hace de malo.

Y hablábamos de desquicio. Los encuentros que el oso negro tiene con los personajes mencionados bordean la parodia. La conjunción de los géneros de comedia y de horror se emparentan con gags que van desde distintos desmembramientos, consumo de cocaína por parte del animal -y hasta de los niños, lo que no resultaría tan gracioso- y situaciones no menos grotescas.
No podemos hablar de ritmo desparejo, porque todo está contado a los piques, después del accidente de la avioneta y una vez que los niños llegan al bosque.
No, no es fino el humor de Oso intoxicado, que tendrá seguramente como espectadores a muchos adictos al horror.
«Oso intoxicado»
Buena
Comedia/Horror. EE.UU., 2023. Título original: «Cocaine Bear». 95′, SAM 18. De: Elizabeth Banks. Con: Keri Russell, Alden Ehrenreich, O’Shea Jackson Jr., Ray Liotta. Salas: Cinépolis Recoleta, Cinemark Palermo, Hoyts Unicenter, Showcase Belgrano.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!