Sin categoría

En Netflix, Misterio a la vista, la comedia con Jennifer Aniston y Adam Sandler cosida a medida


La secuela de «Misterio a bordo» es menos tonta, tiene más producción y por lo menos no cansa ni aburre.

Misterio a la vista, que hoy viernes estrena Netflix, es más o menos como Misterio a bordo (2019), de la que es su secuela, y no solamente porque tenga a Adam Sandler y Jennifer Aniston al frente del elenco, y al mismo guionista. No.

La trama es similar. En la primera, un éxito casi sin precedentes para el streaming en cantidad de visiones, pero duramente criticada en su momento, Nick Spitz (Adam Sandler) y Audrey (Jennifer Aniston) se metían a resolver el asesinato del magnate Malcolm Quince (Terence Stamp), que en su yate anunciaba que iba a desheredar a todos sus invitados, poco antes de que, tras un apagón oportuno, muriera apuñalado.
Nick y Audrey habían llegado invitados de casualidad, pero ahora no. El que los invita a su casamiento es uno de los “sobrevivientes” de la primera película, el Maharajá (Adeel Akhtar). La cita es en una isla paradisíaca y no lo matan, sino que lo secuestran.

Esta es la tercera película en la que Jennifer Aniston y Adam Sandler, amigos desde la adolescencia, trabajan juntos. Fotos Netflix

A todo esto, el expolicía Nick, que tenía pésima puntería con las armas, abrió una agencia de detectives con su esposa. Y no les va nada bien. Así que el convite es una excusa para relajar tensiones internas en la pareja y, también, es la excusa para continuar la misma idea de Misterio a bordo, que si fue un gran éxito ¿por qué no ha de serlo esta secuela?
¿Eh?
¿Hace falta ver «Misterio a bordo»?

Audrey (Jennifer Aniston) y Nick Spitz (Adam Sandler) van al casamiento del Maharajá, uno de los «sobrevivientes» de «Misterio a bordo».

A quienes defenestraron la original, a la que no hace falta ver para entender la segunda, sólo se perderán un guiño en un gag, hay que avisarles que Misterio a la vista está mejor, no es tan tonta, pero tampoco es una gran película. Y no, no tiene parangón ni lo busca con Glass Onion: Un misterio de Knives Out, también de Netflix, ni con ninguna de las adaptaciones de las novelas de Agatha Christie en las que hay que averiguar quién es el asesino.
Acá se diría que eso es lo de menos.

Con el dedito acusador. Los personajes ahora manejan una agencia de detectives, pero no les va bien.

Hay, tal vez, mayor producción, no solo por el elenco, sino en efectos. Entre los nuevos intérpretes aparece Mark Strong (Cruella, ¡Shazam!, Merlin en Kingsman, un papelito en 1917), como el que vendría a salvar las papas, y autor del libro que tan bien leyó Audrey para convertirse en detective.
Otro que repite es Danny Boon, el comediante francés, como el inspector Delacroix, sí, ése que los acusaba de haber asesinado al magnate en la primera. Y como buena parte de la película transcurre en Francia, está la local Mélanie Laurent, que filma mucho también para Hollywood (Bastardos sin gloria, Nada es lo que parece) como Claudette, la novia del Maharajá.

Mark Strong encabeza la caminata por la paradisíaca playa de la isla.

Pero claro, todos los nombrados podrían no estar, que lo que interesa aquí es la química entre Sandler y Aniston, amigos desde la adolescencia y que con ésta vuelven a coincidir como protagonistas por tercera vez (la primera fue Una esposa de mentira -2011-).
La película está pensada, cosida a medida de ellos.
«Misterio a la vista»
Buena
Comedia/acción. EE.UU., 2023. Título original: “Murder Mistery 2”. 89’, SAM 13. De: Jeremy Galerick. Con: Adam Sandler, Jennifer Aniston, Mark Strong, Mélanie Laurent. Disponible en: Netflix.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!