Sin categoría

Por qué «Pasión de Gavilanes» lleva 75 semanas entre las diez series más vistas de Netflix


La tira colombiana, estrenada en la TV tradicional hace 20 años, es uno de los hits más curiosos del streaming.

En medio de la avalancha de series de culto, o de factoría hollywoodense, o de países exóticos, las viejas latas latinas no sólo resisten… sino que algunas arrasan con la audiencia.

​Tal el caso de Pasión de Gavilanes, que tiene dos temporadas disponibles en el catálogo de Netflix. La telenovela colombiana fue furor regional entre 2003 y 2004. Y, a 18 años de ese fenómeno de la TV tradicional, en 2022 se lanzó la segunda parte de la tira a través del streaming, donde un poco antes había desembarcado la lata original.
Y, durante muchos meses, las dos estuvieron entre las más vistas de la plataforma en la Argentina. Y, por momentos, tenía más rating (según la medición interna de Netflix) la segunda que la primera.

Franco Reyes y Sarita Elizondo, una de las parejas centrales de la historia.

Ahora, la que resiste en el top ten nacional es la original, que lleva 75 semanas sin bajarse de la tabla de las favoritas.
Ese ranking que actualmente encabeza la serie El agente nocturno, seguida de Invisible y de la novena temporada de The Blacklist, tiene a Pasión de Gavilanes en el décimo escalón.
Y el éxito de la telenovela colombiana no es sólo un fanatismo argentino, ya que la tira está en el top ten de otros 12 países: Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana.
Pero, ¿por qué atrae tanto la dinastía de los tres hermanos Reyes y las tres hermanas Elizondo?
Una historia de amor y venganza
El conflicto original fue el deseo de venganza de los hermanos Reyes contra el supuesto asesino de su hermana menor (el padre de las Elizondo). 
La primera temporada del melodrama se resolvió en 188 episodios, que batieron ratings en Latinoamérica. Y 18 años después se reactivaron las sospechas y juegos de poder a la colombiana.
Estrenada en Colombia diez años después que la original Café con aroma de mujer (otro hit de la TV de ese país), Pasión de Gavilanes fue rescatada por los programadores digitales para emitir la lata madre sobre los Reyes y las Elizondo.
La segunda cuenta con 82 capítulos y algunos actores de la original, como Mario Cimarro y el actor argentino Michel Brown.

Las hermanas Reyes, en «Pasión de Gavilanes 2».

Las claves del fenómeno
La telenovela se estrenó el 21 de octubre de 2003, con producción de RTI Televisión para Telemundo y Caracol Televisión. 
En la Argentina, Pasión de Gavilanes se emitió por Telefe en 2005 y se volvió la telenovela colombiana más vista en la historia local: su episodio inaugural midió 37 puntos de rating.
La trama propone un mix de romances y odios, con los claroscuros y arquetipos del culebrón tradicional.
Eran tres hermanos atractivos y buenos, pero con sed de venganza. Enfrente (luego será «cerca») había tres hermanas bellas, hijas del empresario maligno.

Natasha Klauss y Michel Brown interpretaron a Sarita y Franco en Pasión de Gavilanes.

El escenario narrativo principal era la hacienda Elizondo, en el contexto de la Colombia de la generación posterior al período llamado “La Violencia” (de 1920 a 1960), que acarreó enfrentamientos, luchas y atentados entre el Partido Liberal y el Conservador de Colombia.
Pasión de Gavilanes fue un modo de catarsis contra el derramamiento político de sangre. Sublimó los odios en el claustro familiar. En la fundacional, los tres Reyes planeaban seducir a las tres Elizondo para vindicar a su hermana. 
La trama original fue clásica según los códigos más bien patriarcales, algo repensados para las ficciones más actuales. Claro que en la Pasión de Gavilanes inicial, la trampa del amor en las haciendas colombianas iba a dispararse con facilidad: el musculoso y pelilargo Juan Reyes (Mario Cimarro) se enamoró ciegamente de Norma Elizondo (Danna García).

Los hermanos Reyes, protagonistas de Pasión de Gavilanes 2 en Telemundo y Netflix.

La sensualidad y lo prohibido, bien contadas en dosis episódicas, saben generar fidelidad y curiosidad del otro lado de la pantalla, sustantivos que valen doble en producciones con tantos capítulos.

Mario Cimarro, uno de los galanes de Pasión de gavilanes 2.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!