Sin categoría

¿Al Pacino le abrió a Harrison Ford su carrera en Hollywood?



Tiene más o menos la misma edad. Al Pacino, próximo a soplar 83 velitas, nació el 25 de abril de 1940. Harrison Ford, el 13 de julio de 1942, por lo que tiene 80 años. ¿Qué une al actor de El Padrino y Sérpico con el de El fugitivo y las películas de Indiana Jones?

No es el Oscar, que Pacino ganó por Perfume de mujer -el único que obtuvo de las 9 nominaciones que tiene en su haber-, porque Harrison Ford apenas tuvo una candidatura, como mejor actor protagónico, por Testigo en peligro (1985).
No.

Al Pacino, como Michael Corleone, en «El Padrino», y Harrison Ford, como Han Solo, en «La guerra de las galaxias», como se estrenó en la Argentina.

Pacino dio una charla esta semana, el miércoles, en Nueva York, y sin ir más lejos largó la noticia: “Le di una carrera a Harrison Ford”.
¿Cómo es eso?
El actor que fue Scarface recordó que le ofrecieron el papel de Han Solo en la primera La guerra de las galaxias (Star Wars), estrenada en 1977. “Bueno, rechacé Star Wars. Por entonces era el chico nuevo, ya saben lo que sucede cuando te volvés famoso por primera vez. Y, es como, ‘Dáselo a Al’. Me darían a la Reina Isabel para interpretarla”, dijo Pacino.
“Me dieron un guion llamado Star Wars… Me ofrecieron mucho dinero. No entendí por qué. Lo leí… Así que dije que no podía hacerlo. Le di una carrera a Harrison Ford”.

Al Pacino venía de recibir una nominación al Oscar por «Tarde de perros» cuando le dijo no a George Lucas.

Pacino ya había hilvanado unos cuántos éxitos sucesivos, como Pánico en el parque, El Padrino, Espantapájaros, Sérpico, El Padrino II y Tarde de perros. Cuando le ofrecieron Star Wars, ya contaba con cuatro nominaciones al Oscar, tres como actor protagónico. Seguro hubiera sido un giro en su carrera formar parte de la saga intergaláctica, pero el cine de aventuras, después de tantos dramas premiados, en una época como los años ’70 en los Estados Unidos, no parecía tentador.
Así que la carrera de Pacino no sufrió ni se desplomó por no pilotear el Halcón milenario, pero la de Ford subió a niveles de estratósfera. Con George Lucas ya había trabajado en American Graffiti, y a excepción de un papelito en La conversación, de Francis Ford Coppola, lo suyo eran participaciones en episodios sueltos de series de TV, como Kung Fu, Ironside, Petrocelli o Patrulla juvenil, en algunas sin siquiera figurar en los créditos.

Harrison Ford en «Testigo en peligro», de Peter Weir, su única candidatura al premio de la Academia de Hollywood.

Ford estuvo luego de Star Wars en Apocalypse Now, Fuerza 10 de Navarone y en los años ’80 metió prácticamente un éxito por año: El Imperio contraataca, Los cazadores del arca perdida, Blade Runner, El regreso del Jedi, Indiana Jones y el templo de la perdición, Testigo en peligro, La Costa Mosquito, Búsqueda frenética, Indiana Jones y la última cruzada y Se presume inocente.
Es más: en mayo en el Festival de Cannes será la premiere de Indiana Jones y el llamado del destino, donde lo volveremos a ver con el sombrero y tal vez el látigo que empuñó por primera vez hace 42 años.

Indi, en el prólogo de «Los cazadores del arca perdida», de Steven Spielberg. Lleva a Cannes la quinta (¿y última?) de Indiana Jones.

El caso de Pacino es algo diferente. Tal vez la estrella del ex carpintero siga atrayendo público de todas las edades, y la de Pacino, bueno, esté ahora llamando más a espectadores que no son millennials ni centennials.
Pacino pasó a hacer TV, un medio al que Ford no había querido regresar hasta que Taylor Sheridan (guionista de Sicario y Sin nada que perder) le propuso 1923, un spin-off de Yellowstone, la serie con otro actor de cine que recaló en las series, Kevin Costner.

Con Robert De Niro en una de sus últimas apariciones, por una proyección de «Fuego contra fuego», en el Festival de TriBeCa. Foto AFP

Recuerdos de «El Padrino»
Pacino, en esa presentación también dijo que recientemente volvió a ver El Padrino después de no verla durante 25 años. Y contó una anécdota. Mientras filmaba el clásico de la mafia, Francis Ford Coppola pidió reunirse con él una noche, después de filmar en un restaurante, donde el director estaba cenando con su familia. “Entré y me dijo: ‘¿Sabés? Tenía mucha fe en vos. Y me estás fallando’”, contó Pacino.
“Andá a Paramount”, le dijo Coppola.
Después de ver las filmaciones de lo que había rodado hasta ese momento, Pacino entendió el problema. En las primeras escenas de la película, el estudio no se había dado cuenta de su viaje interno hacia Michael Corleone.
“Quería salir de la nada y, al final de la película, crear algún tipo de enigma”, dice ahora Al. “Su transición es lo que me interesó, y pensé que no podía salvarlo. Después del primer día de rodaje, Diane Keaton y yo nos emborrachamos. Pensamos ‘Esto es todo, nuestras carreras han terminado'».

Michael y Vito Corleone. A Pacino en Paramount casi lo echan de «El Padrino». En la foto, con Marlon Brando.

Pero ¿qué lo mantuvo en la película? “La escena de Solozzo, donde Michael le dispara al policía. Coppola insistió en eso porque pensó que Paramount estaba a punto de despedirme”, dijo Pacino. “Y hago la escena, les gustó, y me mantuvieron porque le disparé a alguien”.
Para más datos, dijo que solo «la mitad» de The Offer, la serie de Paramount sobre la realización de El Padrino, era cierta.
Son dos estrellas, que si la memoria no me falla, nunca se cruzaron en una misma película, pero uno le dio la posibilidad a otro. No creo que Harrison se lo haya agradecido alguna vez a Al.

Mirá también


Source link

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueos Detectados

Debes desbloquear tu bloqueador de anuncios para ver el sitio completo!