Alarma en el Vaticano: un arzobispo que concelebró una misa con el papa Francisco dio positivo de coronavirus

admin

21/09/2021

Jan Babja, arzobispo greco católico de Presov, en Eslovaquia, contrajo coronavirus, pero las alarmas sonaron hasta en el Vaticano, ya que el alto prelado concelebró misa y sostuvo varios encuentros con el papa Francisco el martes 14 en Presov, durante la gira apostólica del Pontífice la semana pasada por Hungría, y Eslovaquia.

Los responsables de la arquidiócesis informaron de inmediato ayer a la Conferencia Episcopal eslovaca, que a su vez puso en alerta a la Santa Sede, que se mantuvo en silencio hasta ahora. También se les avisó a todos los obispos que estuvieron en contacto el martes pasado con monseñor Babja.

Se informó a su vez que el arzobispo había recibido las dos dosis contra el Covid-19 que completaron su plan de vacunación. Comenzó a mostrar los primeros síntomas de lo que creyó era un resfrío hace tres o cuatro días. Los médicos comprobaron finalmente que es un nuevo infectado en la pandemia que golpea al planeta.

Según el arzobispado de Presov, monseñor Babja mostró leves síntomas de la enfermedad, seguramente ayudado por la inmunización de las vacunas.

Este lunes Italia inició la vacunación masiva con una tercera dosis para reforzar las defensas inmunitarias, que según estudios en Estados Unidos e Israel disminuyen a partir de entre cuatro y seis meses después de suministrada la vacuna.

No se informó si al Papa le fue inyectado un refuerzo de tercera dosis antes del viaje a Budapest y Eslovaquia, que comenzó el domingo 12 y concluyó el miércoles 15. Según los científicos, el refuerzo estabiliza en un muy alto nivel y por mucho tiempo las defensas del organismo contra el virus.

El papa Francisco, este domingo en El Vaticano. Foto Claudio Peri/EFE
El papa Francisco, este domingo en El Vaticano. Foto Claudio Peri/EFE

Una gira con buena salud

El Papa Francisco, de 84 años, había regresado a Roma el pasado miércoles desde Bratislava, la capital de Eslovaquia, tras una gira triunfal que lo fortaleció en el poder por su buen desempeño físico, que alejó las versiones de una renuncia en el horizonte. También porque después de un año y medio de pandemia, Jorge Bergoglio pudo volver a los baños de multitudes. Esta mala noticia, volvió a sembrar un manto de dudas.

Por la mañana, había concluido su gira de cuatro días en Eslovaquia, uno de los países más pobres de la Unión Europea, con 5,5 millones de habitantes, de los cuales el 60% son fieles católicos poco practicantes.

Saludado con entusiasmo por una multitud en el día en que el país festejó la jornada dedicada a la Virgen de los Siete Dolores, patrona de Eslovaquia, Jorge Bergoglio viajó 70 kilómetros desde Bratislava, la capital, hasta el santuario de Sastin dedicado a la Virgen María, y recorrió con el papamóvil los caminos del lugar, con 60 mil fieles que lo aclamaban.

El papa Francisco habló con los periodistas durante el vuelo desde Bratislava hacia Roma. Foto Tiziana Fabi/EFE
El papa Francisco habló con los periodistas durante el vuelo desde Bratislava hacia Roma. Foto Tiziana Fabi/EFE

El Papa argentino lució de espléndido humor y mostró también en esta cita que está bien de salud, hablando de pie y manteniendo charlas con la gente sin lucir cansado.

Bergoglio fue operado el 4 de julio último en Roma, en el hospital Gemelli, de una infección de divertículos que obligó a los cirujanos a extirparle 33 centímetros del intestino y permaneció internado, recuperándose diez días antes de volver al Vaticano.

Los médicos le recomendaron leer sentado sus discursos y no cansarse. Bergoglio cumplió, pero demostró que el período de convalecencia ha concluido. Médicos y dos enfermeras del Vaticano lo acompañaron continuamente durante el viaje.

Vaticano, corresponsal

DB

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir