Altocalcifilia: cuando el placer camina en tacos altos

admin

16/05/2021

Peluche, charol, cuero, acrílico, hebillas y demás plásticos transparentes pueden meterse en la cama y desatar grandes pasiones. Sin embargo, el protagonista principal es el taco alto (literalmente, no cualquier zapato está a la altura cuando hablamos de altocalcifilia).

La altocalcifilia es una parafilia, un tipo de fetichismo que consiste en excitarse observando o utilizando zapatos de taco alto”, explicó a Clarín Patricio Gómez Di Leva, psicólogo y sexólogo.

Esta clase de fetichismo puede darse en personas de cualquier orientación sexual y de cualquier identidad de género.

La altocalcifilia puede darse en personas de cualquier orientación sexual y de cualquier identidad de género.
La altocalcifilia puede darse en personas de cualquier orientación sexual y de cualquier identidad de género.

Según el especialista, a la hora de explicar esta conducta “no hay una respuesta universal”. Sin embargo, Di Leva aseguró que “de lo que no podemos dudar es que tiene que ver con la historia y el desarrollo sexual de esa persona”.

Aquí la importancia de los zapatos altos es vital. No es un accesorio ni un juguete sexual. “Una parafilia tiene que ser la única forma a través de la cual una persona logra sentir placer. Si a vos te gusta, pero no es la única forma a través de la cual disfrutás, no es una parafilia”, aclaró el sexólogo.

“En general, los zapatos no son utilizados como juguete sexual para penetración o para estimulación sino que es la observación de la persona en zapatos altos lo que genera la excitación, pero seguramente haya casos en los cuales sí. Para esto no hay generalidades, cada caso es un universo particular”, añadió Di Leva.

La altocalcifilia es una parafilia que consiste en excitarse observando o utilizando zapatos de taco alto.
La altocalcifilia es una parafilia que consiste en excitarse observando o utilizando zapatos de taco alto.

Fetiches y libertad sexual

Pero, ¿por qué los zapatos de taco alto? Según Paula, tallerista y practicante de B.D.S.M. Argentina (comunidad donde se practica sadomasoquismo, bondage, fetiches y sumisión), “hay varias teorías sobre cómo es que la conducta sexual, condicionada por estímulos artificiales, nos llevan a sentir atracción sexual por diferentes objetos o partes humanas”. “Los zapatos de taco siempre fueron ubicados en un lugar erótico y estimulante”, aseguró la tallerista.

Al respecto, resaltó que “no hay pruebas científicas que expliquen el motivo por el cual las personas tenemos fetiches” y reclamó que “falta muchísimo por estudiar sobre el tema para ser más tolerantes respecto a la sexualidad de cada une y dejar de catalogarlo psicológicamente en este listado de parafilias”. “El sexo convencional tiene que dejar de ser un parámetro a la hora de estudiar la tan variopinta sexualidad humana”, concluyó.

Francesca Gnecchi, periodista diplomada en sexualidad y directora de Erotique Pink, destacó el modo en que actualmente salen a la luz distintos fetiches, en pos de una vida sexual más libre.

"Los zapatos de taco siempre fueron ubicados en un lugar erótico y estimulante"
Thinkstock Photos
“Los zapatos de taco siempre fueron ubicados en un lugar erótico y estimulante”
Thinkstock Photos

“Hoy en día se habla mucho más sobre sexualidad y se ha incluido el placer en la conversación, por lo que se habilita mucho más el dar a conocer diversos fetiches que cada uno tiene”, dijo la especialista a este medio. Para ella, esto “permite a muchas personas que nunca lo habían intentado comenzar a liberarse y a naturalizar los fetiches, los juguetes y diversas prácticas”.

En la tienda de Erotique Pink, hay varios productos estrella ligados a estas prácticas que figuran entre los más vendidos. A modo de ejemplo, Gnecchi mencionó los juguetes sexuales; los productos anales; todo lo que incluye goma, látex y cuero; las máscaras; los productos de amarre; las esposas; las sogas; los látigos; las fustas y las mordazas.

Al respecto, la periodista -quien junto a BDSM Argentina darán un taller sobre estas temáticas el 11 de junio y 8 de julio de 2021- aclaró que “uno puede tener fetiches a modo de juego y eso no es una parafilia”. Cuando se buscan nuevas fuentes de placer, que se usan a veces, pero en otras ocasiones no y de igual modo se puede disfrutar del encuentro, la conducta no cabe dentro de lo que se denomina parafilia.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir