Analizan más de 70 cámaras de seguridad y las últimas llamadas del contador asesinado en Paraná

admin

18/07/2021

“A Gonzalo no nos lo van a devolver” es la frase que repiten en el entorno de Gonzalo Calleja (29), el joven contador asesinado en Paraná, mientras se multiplican las incógnitas alrededor de su muerte. Ahora, los investigadores apuntan al análisis de las horas previas al crimen para dar con sus homicidas.

La clave -por estas horas- serán los testigos, las comunicaciones del día del hecho y las imágenes de más de 70 cámaras de seguridad -públicas y privadas- para establecer su recorrido.

El joven contador fue despedido este sábado alrededor del mediodía en Paraná. En un velorio que duró apenas dos horas, amigos y familiares le dieron el último adiós y lo acompañaron hasta el cementerio de Paraná, a unas cuadras de distancia de donde su cuerpo había sido encontrado el jueves por la tarde.

Horas después, un grupo de vecinos había convocado una manifestación para pedir más seguridad en Paraná pero no contaron con la participación de los Calleja, todavía conmocionados por el crimen.

“Una cosa es que te digamos lo que era Gonza y lo que es su familia, y otra es conocerlo”, intentó describir uno de sus primos en diálogo con Clarín.

Gonzalo Calleja tenía 29 años y estaba desaparecido en Paraná desde el 14 de julio. Hallaron su cuerpo en un descampado de la zona Oeste de la ciudad. Foto Captura video
Gonzalo Calleja tenía 29 años y estaba desaparecido en Paraná desde el 14 de julio. Hallaron su cuerpo en un descampado de la zona Oeste de la ciudad. Foto Captura video

La familia del contador asesinado no sale de su asombro tras conocerse el resultado de la autopsia en la que se confirmó el crimen. “Dentro de todo el horror, fue bueno saber que Gonzi no sufrió, eso es una especie de paliativo”, ensayaron como consuelo en su entorno. 

En paralelo, la investigación del fiscal Santiago Alfieri y Mariano Budasoff continúa a la espera del resultado de pericias y testimoniales que permitan avanzar con la investigación y determinar qué pasó con Gonzalo Calleja y, sobre todo, quiénes fueron los responsables del crimen.

Primero, trascendió que no encontraron “signos de violencia” en el cuerpo, aunque finalmente comprobaron que falleció por “asfixia”

“Se pudo establecer la ausencia de lesiones traumáticas en el cuerpo de la víctima, determinándose la asfixia como medio de muerte. Queda pendiente establecer el mecanismo por el que se produjo, para lo cual serán esenciales las conclusiones de estudios de laboratorio y química forense, así como los histopatológicos”, detallaron los investigadores.

El subdirector de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, Ángel Ricle, confirmó a Clarín que los detectives de la DDI se encuentran analizando “más de 70 dispositivos públicos y privados” para determinar qué pasó entre que Gonzalo Calleja detuvo su auto y el recorrido que pudieron hacer sus asesinos hasta descartar el cuerpo.

Gonzalo Calleja.
Gonzalo Calleja.

Si bien aún no han podido descartar ninguna hipótesis, la más fuerte continúa siendo la de un robo, vinculado a una transacción informal de compraventa de moneda extranjera. Es que, según la investigación policial, Calleja tenía aproximadamente 15 mil dólares y la transacción por la que habría ido al barrio 1° de Julio (donde encontraron su vehículo) era por 6.000. El resto (otros 9.000) fue encontrado dentro del auto, guardado en la guantera.

Por eso, sospechan que el lugar del hallazgo de su cuerpo no es donde se cometió el crimen, sino que se trata de una escena secundaria. Para confirmarlo, serán determinantes los resultados de pericias de suelo y del cuerpo, además de los resultados de las cámaras de vigilancia que pudieran haber tomado el recorrido de quienes descartaron su cadáver.

Entre las pertenencias que faltaron hay una mochila, un reloj y el celular de Calleja, que será otra de las puntas clave para los investigadores. Por estos días, esperan el resultado del informe de la empresa de telefonía celular para establecer el rastreo de las comunicaciones y de las antenas que pudieran haber captado su ubicación durante las últimas horas.

“Seguimos tomando declaraciones, tanto en el lugar del hallazgo del cuerpo como en el barrio donde se encontró el cuerpo. En estos días esperamos poder tener novedades”, confió Ricle.

El caso

Gonzalo Calleja había desaparecido el miércoles 14 de julio, después de salir de su trabajo en una empresa para realizar una transacción por 6 mil dólares en uno de los barrios más “conflictivos” de la ciudad de Paraná, donde se repiten las noticias de ajustes de cuentas, allanamientos en el marco de causas de drogas y heridos en medio de peleas entre bandas.

Sus amigos notaron su ausencia después de que no se presentara a un encuentro para mirar el partido que River jugó por la Copa Libertadores, contra Argentinos Juniors. Tampoco acudió al encuentro con otro amigo, con el que había coordinado ir al gimnasio alrededor de las 18.

Unos minutos antes de faltar a esa cita, se había comunicado con su pareja por teléfono, pero los investigadores sospechan que ya estaba en el barrio 1° de Julio un poco antes de esa comunicación.

Lo que ocurrió entre esa hora del miércoles y la tarde del jueves, cuando su cuerpo fue encontrado en la otra punta de la ciudad, es la incógnita que intentarán develar para dar con sus asesinos. 

Durante las primeras horas de la investigación había trascendido el nombre de Brandon Comas, un joven de 20 años con antecedentes por violencia de género y lesiones. Sin embargo, este sábado se presentó espontáneamente en la fiscalía con evidencia sobre su coartada: estuvo en Concepción del Uruguay en esos días.

Si bien continuarán investigándolo, no fue imputado ni detenido, si no que después de declarar regresó a su casa.

Calleja era contador, jugó al básquet en el Club Echagüe y era parte de una familia muy respetada en la ciudad.

EMJ

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir