Biocombustibles: el kirchnerismo consiguió que el Senado convierta en ley el nuevo marco de producción

admin

16/07/2021

El kirchnerismo cumplió con su objetivo al conseguir que el Senado convierta en ley, este viernes a la madrugada, el proyecto que establece un nuevo marco para la producción de biocombustibles que regirá por lo menos hasta el 31 de diciembre de 2030.

La propuesta, aprobada con 43 votos afirmativos y 19 en contra, fue impulsada por el diputado Máximo Kirchner y había generado cierto nerviosismo dentro del oficialismo ya que el pasado 12 de julio se venció el plazo de vigencia de la antigua ley de Biocombustibles.

Incluso, el Gobierno tuvo que emitir un decreto para prorrogar la normativa hasta el 27 de agosto o hasta que entre en vigencia un nuevo “Marco Regulatorio de Biocombustibles”.

El debate de esta propuesta había provocado ruido interno en el oficialismo porque el año pasado, el Senado había aprobado, por unanimidad, la prórroga del actual régimen. Sin embargo, Diputados avanzó con una nueva ley promocionada por el jefe del bloque del Frente de Todos.

La maniobra de Máximo Kirchner generó malestar en el bloque oficialista del Senado e incluso un grupo de legisladores llevó su queja al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Sin embargo, todo quedó atrás luego de que el Senado dio sanción definitiva a la propuesta que mantiene el corte obligatorio de bioetanol de 12% para las naftas -en 6% para la caña de azúcar y 6% para el maíz-, mientras que recorta al 5% (actualmente estaba en 10%) el corte obligatorio de biodiésel para el gasoil.

El sanjuanino Rubén Uñac, presidente de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles, fue el encargado de defender la propuesta oficialista. En este contexto destacó que en el sector “se crearon nuevas empresas, miles de puestos de trabajos, 54 plantas industriales distribuidas en 10 provincias argentinas”.

El proyecto comenzó a ser debatido pasadas las 21.30 del jueves, en el marco de una sesión maratónica que incluyó varios proyectos económicos, y fue aprobado después de la 1.30 de la madrugada del viernes.

“Se determina su vigencia hasta el 31 de diciembre del 2030 y se habilita al Poder Ejecutivo a otorgar una prorroga única por 5 años. Entendemos que en estos plazos se garantiza la estabilidad de los beneficios”, resaltó Uñac.

El debate en la Cámara alta.
El debate en la Cámara alta.

Oscar Parrilli fue otro de los defensores de la propuesta. “Estamos dando previsibilidad y certeza para las inversiones. Nos interesa que esta actividad crezca en las pymes porque son las que están esperando esta ley”, transmitió.

Por su parte, la radical Pamela Verasay cargó contra el secretario de Energía, Darío Martínez. “No hubo ni un solo informe técnico con sustento ambiental que justificara la forma en la que la Secretaría de Energía reduce a la mitad los cortes de biodiesel. El mundo va hacia la descarbonización y no hubo ningún informe que justificara esta decisión”, recriminó.

El pampeano Daniel Lovera, desde la bancada oficialista, cuestionó el recorte. “Las energías renovables han sido siempre un actor clave en el desarrollo económico de nuestro país, además, en las últimas décadas han cobrado un rol más protagónico”, apuntó el senador, quien estimó que esta normativa traerá “una merma de la capacidad productiva”.

Humberto Schiavoni, senador por el PRO, también cargó contra la iniciativa al afirmar que “esta ley va en contra de sus objetivos, en los aspectos ambientales, productivos y de generación de trabajo”. Incluso indicó que “este proyecto desvirtúa los objetivos de un régimen de biocombustibles que fue exitoso y que ahora peligra”.

Para Claudio Poggi, ex gobernador de San Luis, la propuesta significa “un claro retroceso en la política de biocombustibles”. “Estamos castigando a una economía regional que vincula el agro con la industria. Debemos legislar para ayudar al sector, no para achicarlo y hacerlo desaparecer”, añadió.

La tucumana Silvia Elías de Pérez fue contundente al enfatizar que la ley aprobada por el Senado “tiene una mirada miope, de cortísimo plazo” que desincentiva la inversión y achica el mercado de los biocombustibles y “asume una matriz energética que va a contramano del mundo”.

“El sector del biocombustible ya no necesita de una ley de promoción como se la pensó hace 15 años porque hoy se abastece solo. Pero se debe regular porque no hay otra alternativa y la regulación que hoy hacemos es la que siempre estuvo”, aclaró, por su parte, el peronista Carlos Caserio.

La senadora por Córdoba Laura Rodríguez Machado expresó: “Ojalá se sienta la desesperación cuando gente que produce, que trabaja, que apuesta al futuro, que crea empresas y fuentes de trabajo ve que el Congreso sanciona una ley que las liquida, que les pone un cerrojo, que casi les pone bandera de remate”.

Desde el Frente de Todos, María de los Ángeles Sacnun, defendió la propuesta y cuestionó la política de Mauricio Macri, porque durante su gestión se otorgó el porcentaje de corte pero “congelaron el precio y casi destruyen a toda la industria de biocombustibles“.

“Esta ley afecta el horizonte de previsibilidad del país, eso es una mala señal para las inversiones. Va a ser necesario un acuerdo entre todos los sectores para solucionar en serio la problemática de los biocombustibles”, aseveró, por su parte, el radical Luis Naidenoff.

Más allá del debate a la hora de votar la propuesta contó con el apoyo del Frente de Todos y los aliados Magdalena Solari Quintana y Alberto Weretilneck. Los senadores de Juntos por el Cambio y el interbloque Parlamentario Federal rechazaron la iniciativa.

Aunque los representantes de las provincias azucareras, como los radicales Silvia Elías de Pérez (Tucumán); Mario Fiad y Silvia Giacoppo, ambos de Jujuy, votaron a favor de la propuesta .

GRB

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir