Bolsonaro ¿intentará dar un golpe de Estado?

admin

05/09/2021

 Jair Bolsonaro intentará dar un golpe de Estado. ¿Saldrá victorioso? Probablemente no. Pero es terrible que hayamos llegado a este punto. Es fundamental que todos los demócratas tengan clara la inminencia del golpe: opiniones como “las instituciones funcionan” (todavía alimentadas por algunos politólogos) sólo nos acercan a una catástrofe. Bolsonaro intentará dar un golpe, y la prioridad ahora es que su plan salga mal.

Es un proceso que sólo se completará en 2022, y una fecha clave (pero no decisiva) es la manifestación prevista para el 7 de septiembre, por la “libertad”, la “intervención militar”, “contra el STF”, “por el voto impreso” y quién sabe qué más. Se trata de un acto de provocación y es importante que los demócratas no aceptemos la provocación.

Que griten solos. Según ellos, es el “7 de septiembre del pueblo”. ¿Y qué somos nosotros? ¿No somos acaso parte de este pueblo, no tenemos derecho a celebrar el Día de la Independencia, nuestra Fiesta Patria? Por supuesto que sí, y somos la mayoría. Pero evitemos las provocaciones: lo único que quieren es encontrar justificaciones para cerrar el régimen.

¿Por qué y cómo se llevará a cabo el golpe?

Me refiero aquí al mayor politólogo brasileño, Wanderley Guilherme dos Santos, y su clásico libro de 1962 “Quem dará o golpe no Brasil?” El trabajo actual es mucho más sencillo, por supuesto, y no es necesario que lo haga un Wanderley, lo puedo hacer yo mismo.

Bolsonaro dará el golpe porque siempre ha sido autoritario y sabe que sus posibilidades electorales son escasas. Ha adoptado un comportamiento histérico y paranoico que denota su aislamiento político. Con la economía debilitada, el desempleo, la inflación y las altas tasas de interés, la sequía, la crisis energética a la vista y la pandemia del Covid-19 gestionada criminalmente y aún lejos de su fin, es poco probable que Bolsonaro gane las elecciones de 2022 (si es que las hay).

Lula se impone como virtual elegido, catapultado por la reanudación de sus derechos políticos, por el recuerdo de tiempos mejores y por la dispersión del sesgo persecutorio de la Operación Lava Jato.

Como el camino electoral le parece bloqueado, Bolsonaro tendrá que encontrar otros caminos (según su recurrente expresión) “fuera de las cuatro líneas de la Constitución” para proseguir su proyecto regresivo, de volver a un imaginario Brasil armónico y cristiano, en el que los comunistas eran torturados, y las mujeres, los “negros” y los “maricones” aceptaban un lugar inferior en la sociedad sin protestar.

Un proyecto centrado en una figura “mesiánica”, convencida de su predestinación, que moviliza a las clases medias resentidas por su pérdida de estatus, a las élites advenedizas, a los sectores atrasados de la agricultura y la minería y a parte de los más precarizados de la sociedad. Parece fascismo, huele a fascismo, sabe a fascismo. Y realmente es fascismo.

Bolsonaro dará el golpe de la siguiente manera: su modus operandi habitual es producir el caos, elegir nuevos enemigos y polarizar. De este modo, mantiene a sus partidarios movilizados y cada vez más armados. Acosan a los ministros de la Corte Suprema, a los senadores, a los periodistas, a la izquierda, a los movimientos indígenas, negros y feministas. Mientras tanto, siguen armándose.

En el mejor de los casos, Bolsonaro intentará evitar las elecciones produciendo el caos como justificación para una “intervención militar”. Lo más probable es que Bolsonaro sea capaz de producir algo más concreto después de su derrota electoral.

Alegará fraude, falta de confianza en las urnas electrónicas y es muy posible que decida acantonarse en el Palacio del Planalto. Los partidarios producirán disturbios de policías militares en los estados, eventualmente insubordinación por parte de sectores de bajo rango de las Fuerzas Armadas, y en el límite, invasiones al Congreso Nacional y al Supremo Tribunal Federal.

Tiene todo para salir mal: parece que no hay base social. Pero el infierno está en los detalles.

¿Por qué puede tener éxito el golpe?

No hay un apoyo popular mayoritario para un intento de golpe de Estado. No hay mayoría en el Senado Federal (ya de la amorfa y conservadora Cámara de Diputados se puede esperar cualquier cosa), ni apoyo en el Tribunal Supremo o entre los gobernadores de los estados.

Los grandes medios de comunicación se oponen esta vez claramente a una aventura de este tipo, así como la Iglesia católica, buena parte de los empresarios e incluso los banqueros. Tiene todo para salir mal.

Sin embargo, cabe mencionar que las instituciones brasileñas están destrozadas y el Estado está cada vez más ocupado por los militares desde el golpe de 2016. También sucede que Bolsonaro tiene sus partidarios: empresarios aventureros, parte del agro, asociaciones de camioneros, las cumbres de las iglesias evangélicas, clubes de tiro, paramilitares. Y lo principal: importantes contingentes de la policía militar (que pueden decidir responder directamente a él y ya no a los gobernadores) y posiblemente las Fuerzas Armadas y la Policía Federal parecen dispuestos a seguir a Bolsonaro en su putsch.

Quién posee las armas no es un asunto menor. Así, si los sectores armados deciden mantener a Bolsonaro en el Palacio y ocupar el Congreso Nacional o la Corte Suprema tras la derrota en las elecciones, cabe preguntarse quién sacará al golpista y a sus partidarios de los palacios.

Así, volvemos a depender de los llamados “militares legalistas”, es decir, de una parte del aparato represivo del Estado que decide garantizar la investidura del presidente elegido (suponemos que será Lula).

Teniendo en cuenta la trayectoria autoritaria, intervencionista y demofóbica de nuestras Fuerzas Armadas, depender sólo de ellas no es el mejor escenario. Es mejor no confiar sólo en esto.

 Es imprescindible garantizar la preservación física de los demócratas y de sus principales dirigentes. Ya es hora de extremar el cuidado en los mítines de la oposición (que deben seguir celebrándose), evitar las provocaciones y reforzar la seguridad de figuras como Lula. Una victoria contundente del candidato de la oposición en 2022 será importante. Asegurar su investidura, aún más.

No queda mucho más que buscar un “frente amplio”, intentando hablar con todos. Preservando, sin embargo, el carácter de izquierda de la candidatura y la agenda de recuperación de derechos y de la propia Constitución de 1988.

Un entorno con tal nivel de polarización como el brasileño hace inviable cualquier pretendida “tercera vía”. Si el candidato será Lula, no es necesario renunciar a todo en las negociaciones. Se trata de una fina línea entre garantizar la elección, la investidura y la gobernabilidad, por un lado, y mantener una agenda transformadora, por otro.

En cualquier caso, un año en el conflicto brasileño equivale a un siglo. Es arriesgado hacer cualquier predicción, pero me aventuro a concluir una más. Recientemente, Bolsonaro dijo en un evento evangélico que visualizaba tres alternativas en su futuro: “estar preso, muerto o la victoria”. No cabe duda de que todos los demócratas debemos luchar por la derrota de Bolsonaro (de su candidatura y de su golpe), y desearle salud y bienestar para cuando finalmente rinda cuentas y sea detenido por sus crímenes.

Fabricio Pereira es Profesor de Ciencia Política en la Universidad Federal del Estado de Río de Janeiro (UNIRIO). Postdoctorado en el Instituto de Estudios Avanzados de la Univ. de Santiago de Chile. Vicedirector de Wirapuru, Revista Latinoamericana de Estudios de las Ideas.

Copyright Latinoamerica21 y Clarín, 2021. ​

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir