Camila Cabello reveló cómo venció los trastornos de ansiedad que le provocaron la fama y la alta exposición

admin

06/09/2021

Los números de Camila Cabello impactan: a los 24 años, la cantante y ahora actriz acredita una década de trayectoria artística, con su punto de partida en The X Factor, una primera etapa profesional como parte de Fifth Harmony y un lustro de carrera solista que la tiene en la cima del pop desde hace un buen tiempo.

Como si eso fuera poco, a los éxitos que fue cosechando con la publicación de Havana primero y de Señorita después, más sus distintas colaboraciones, ahora la artista nacida en Cuba y nacionalizada estadounidense en 2008, tras un paso intermedio por la Ciudad de México, acaba de sumarle su debut como actriz en la nueva versión de Cenicienta, estrenada por Amazon este pasado 3 de septiembre.

Sin embargo, así como no todo lo que brilla es oro, para Camila ver crecer de tal manera su popularidad, potenciada por la exposición publica a la que la somete su noviazgo con el cantante canadiense Shawn Mendes, tuvo un precio que antes de la pandemia le pasó factura. Y por cierto que no fue gratis. 

Si no, como entender los problemas de ansiedad que viene padeciendo desde hace ya un largo tiempo, tal como la misma Cabello acaba de admitir durante una entrevista en la que, entre otras cosas, le dio a la terapia un alto crédito por su presente.

Camila Cabello, en su papel de 'Cenicienta', el filme estrenado el pasado 3 de septiembre. Foto EFE/ Amazon Prime Video
Camila Cabello, en su papel de ‘Cenicienta’, el filme estrenado el pasado 3 de septiembre. Foto EFE/ Amazon Prime Video

Cuando el éxito empieza a ser demasiado

Antes del confinamiento estaba quemada. Estaba viviendo con una cantidad muy elevada de ansiedad. Era demasiado y no era sostenible. Sentía como que estaba corriendo con una pierna rota pero realmente no escuchaba cómo me estaba sintiendo”, confesó la cantante a la publicación británica The Sun, a lo largo de una charla en la cual su salud mental fue uno de los ejes.

“Seguía diciéndome a mí misma que todo estaba bien. ‘Debería sentirme bien’, pensaba. Pero lo que necesitaba era decirme: ‘¿Cómo me siento en realidad?’ y permitirme estar bien. Necesitaba darme permiso a mí misma para pedir ayuda. Porque necesitaba ayuda, necesitaba terapia”, explicó.

En ese sentido, la pandemia, con sus consecuentes restricciones para viajes, recitales y otros tipos de presentaciones fue un remanso en el que se pudo dar un espacio para mirar hacia adentro suyo e intentar conjurar algunos conflictos internos. “La pandemia me dio una pausa para decir: ‘Vamos a dejar de correr con este pierna rota, curémosla’”.

“En el pasado hubo un montón de momentos en los que estaba trabajando, fuera de casa y sin tiempo para tener relaciones, sin tener tiempo para estar sana o feliz, solo trabajando sin parar y sin sentirme bien, pero haciéndolo de todas maneras”, señaló Camila, que al mismo tiempo advirtió que no volvería a pasar por la misma situación. “Si me vuelvo a sentir así, tan solo diré: ‘Lo siento, chicos’”.

El cambio empieza por uno

“Sé que tengo que preocuparme de mí misma. Nadie va a saber cuándo llego al límite más que yo, así que tengo que cuidarme en ese sentido”, agregó la artista, que además dio precisiones acerca de sus trastornos de ansiedad: “La ansiedad es algo con lo que he lidiado desde que soy adolescente así que ahora estoy en un momento realmente positivo para mí”.

Ahora, con sus 24 años encima, Cabello entendió que no hay mejor manera de estar bien parada frente a lo que viene que poniendo un freno a tiempo, cuando siente que está perdiendo control de la velocidad a la que le pasan las cosas. 

“He aprendido mucho sobre el equilibrio y sobre decir que no a cosas porque es mejor para mí ir a terapia una hora y ver a mis amigos. Se trata de no permitirme llegar a un punto en el que esté asfixiada”, señaló. Y para eso, contó que haber hecho terapia fue esencial.

“Durante el año pasado estuve viendo a un nuevo terapeuta y he hecho muchos progresos, me siento mucho mejor. He estado trabajando muy intensamente desde que tenía 15 años y nunca tuve la oportunidad de decir: ‘Ey, ¿cómo se siente viviendo sin esta presión?’. Siento que no lo he sabido hasta esta pausa”, relató a The Sun.

Eso sí, si no está a mano el terapeuta, nunca falta el apoyo de Mendes, a quien la actriz le otorga un lugar muy especial en su actualidad. “Shawn me apoya mucho. Es alguien en quien siento que puedo confiar realmente”, concluyó.

E.S.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir