Cansado por el bajo precio que recibe, un productor decidió darle las uvas como comida a los animales

admin

23/03/2021

Poco a poco, las 22 hectáreas de cabernet sauvignon que Marcelo Aguado tenía plantadas en su finca de Algarrobo Grande en Junín han ido desapareciendo. Es que el hartazgo por el bajo precio que le pagan por la uva, los interminables plazos de pago y la falta de recursos para poder invertir en la viña han sido en los últimos años más grandes que la ilusión con la que hace 20 años plantó las cepas traídas específicamente de Francia.

Así, este año tomó la decisión de no cosechar, dejando toda la uva en el viñedo, y de a poco ir trayendo su ganado desde San Luis para que se alimenten con los frutos que cuelgan a tan solo un metro de altura. “Este año decidí no cosechar y traer animales del campo y aprovechar la finca para otra cosa. El año pasado levanté cuatro hectáreas y sembré alfalfa, porque ya sabía que este año no quería ‘manoseo’, ir a la bodegas a rogar que me paguen. No sabemos ni siquiera el precio”, dijo el productor vitivinícola y ganadero.

“Con los precios que tenemos en el mercado, que viene desde hace varios años siendo muy malos, con plazos de hasta un año y medio para cobrar la uva desde las bodegas, con la falta de mano obra para levantar la cosecha o la inversión en la máquinas”, para Aguado se hace imposible proyectarse y planificar los gastos de un año.

Poco a poco su finca se ha ido reconvirtiendo y ahora cuenta con menos 12 hectáreas plantadas. “Cada vez van a quedar menos, porque la planta que se seca no la voy reponiendo y el cuartel que no produce lo voy levantando. Esto va a ir en decadencia”, advirtió. “Yo todavía estoy cobrando la cosecha del año pasado cobrada en cuotas como se le canta a la bodega. En ningún otro rubro se manejan de ese modo. Sabemos que la vitivinicultura se maneja con un plazo de tres meses, pero el año pasado me pagaron a doce meses. Con la inflación que tenemos es inviable”, argumentó el productor.

Trajo 60 animales desde San Luis.
Trajo 60 animales desde San Luis.

Aguado reconoció además que su situación no es única en el sector. “Se de productores que desde hace dos o tres años vienen abandonando la finca y este año va a ser definitivo para mucha gente”, sostuvo.

Actualmente, Marcelo Aguado trajo 60 animales desde los campos que tiene en San Luis y son quienes aprovechan el fruto que aún queda en las hileras: “He sembrado alfalfa entre medio de la viña y las plantas que quedan voy a dejar que se vayan secando, aprovechando el racimo que van dando para que las vacas lo coman”, detalló.

¿Cuánto se paga la uva?

Conforme a los datos aportados por el Observatorio Vitivinícola Argentino, en el año 2020, el precio de la uva fue de $1.327,32 por quintal con 4.090.408 en toda la provincia. El precio es casi el mismo que en 2017, cuando el fruto se pagó $1.326,1 por quintal en 3.548.266 quintales. Sin embargo, en el departamento de Junín, donde se encuentra la finca de Aguado, el precio por quintal en 2020 fue de $893,67, cifra inferior a los $977,35 y $963,5 de 2017 y 2018, respectivamente.

Cabe recordar que la institución elabora las estadísticas en base a datos proporcionados por la Bolsa de Comercio de Mendoza y los datos corresponden hasta diciembre de 2020.

En cuanto a la superficie plantada, la provincia en general registró en 2019 unas 151.490 hectáreas plantadas, es decir un -1,00% con respecto al año anterior, que se suman a cinco años consecutivos de caídas. Y en el departamento del Este, la caída fue de -0,47% con un total de 11.423 hectáreas.

Fuente:Los Andes

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir