Carlos Rosenkrantz dijo que nunca habló de Cristóbal López con el ex asesor de Macri

admin

06/09/2021

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, salió a hablar por primera vez tras declarar como testigo en la causa que lleva adelante la jueza María Servini e investiga las supuestas presiones ejercidas durante el Gobierno de Cambiemos sobre el grupo Indalo. El magistrado reconoció la relación de amistad que mantiene con uno de los imputados en la causa, el ex asesor macrista Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, pero aseguró que “nunca” habló con él sobre Cristóbal López, Fabián de Sousa y el Grupo Indalo.

La causa en la que ya declaró como testigo arrancó por una denuncia de los empresarios K contra funcionarios macristas a los que acusaban de presiones para quedarse con sus empresas. Rosenkrantz fue citado en el expediente porque la Justicia detectó 59 llamados telefónicos entre “Pepín” y el juez entre el 31 de enero de 2016 y el 31 de agosto de 2018.

“La doctora Servini me citó a una declaración testimonial en una causa en la que se investiga la presunta comisión de delitos por parte de funcionarios del gobierno anterior cuyos perjudicados serían el grupo Indalo, Cristóbal López y Fabián de Sousa”, arrancó Rosenkrantz a modo de introducción en una entrevista con el programa Desde el llano que conduce Joaquín Morales Solá por el canal TN.

“Me hizo una pregunta, la más importante es si yo alguna vez había conversado con los imputados sobre los presuntos damnificados. Nunca hablé sobre ningunas de las causas del Grupo Indalo con estas personas imputadas. En algunos casos hablé, pero no de estas cuestiones”, explicó.

Luego reconoció que con Rodríguez Simón y Mario Quintana, ex vicejefe de Gabinete de Cambiemos, lo une “una amistad de muchísimos años”, pero volvió a aclarar que “nunca hablé de estas cosas”.

La semana pasada, Rosenkrantz declaró como testigo en la causa de Servini a través de un escrito donde dio las mismas explicaciones. “Pepín”, señalado como integrante de la presunta “mesa judicial” de Cambiemos, hoy está en Uruguay donde pidió asilo político tras denunciar una persecución. A principios de agosto Uruguay le negó el refugio y ahora espera para ser extraditado.

Rosenkrantz también habló sobre el próximo presidente de la Corte. Es que a fin de mes vence su mandato. Según dijo, aún no tienen definido el reemplazo: “El próximo presidente de la Corte Suprema no está definido, pero lo vamos a decidir antes de que termine mi mandato que es a fin de este mes. Al presidente de la Corte lo eligen los ministros de la Corte. No importan las opiniones de la prensa, ni de la política ni del gobierno. Es una decisión interna que la toman los ministros de la Corte, es una tradición de más de 90 años”, sostuvo.

Sobre el cargo de presidente del máximo tribunal dijo que “requiere templanza porque nuestro trabajo se trata de juzgar a otros”. Además, sostuvo que se necesita “independencia de nuestras propias convicciones ideológicas y políticas. Es un ejercicio de desdoblamiento intelectual”, se explayó.

Justicia lenta y puertas giratorias

Rosenkrantz también reconoció que la Justicia muchas veces es “lenta”, aunque sostuvo que no siempre es culpa de los jueces. “Muchas veces los argentinos tendemos a externalizar la responsabilidad. Y cuando los juicios son lentos , creemos que los responsables son los jueces. Pero no siempre es así”.

Carlos Rosenkrantz llegando al palacio tribunales de la calle Talcahuano. Dejará la presidencia de la Corte. Foto Rolando Andrade Stracuzzi
Carlos Rosenkrantz llegando al palacio tribunales de la calle Talcahuano. Dejará la presidencia de la Corte. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Además, habló de las prisiones preventivas. Fue cuando le preguntaron por el concepto de “puerta giratoria”, Rosenkrantz dijo que en un Estado democrático “la libertad es la regla y la restricción a la libertad es una excepción” y agregó: “La cuestión de la puerta giratoria tiene más que ver con la administración de la prisión preventiva, que es un capítulo que presenta algunas complejidades”.

“Pero las prisiones preventivas no pueden ser arbitrarias. Si no hay indicios para pensar que puede haber entorpecimiento de la función jurisdiccional, en principio la prisión preventiva no debería aplicarse”, concluyó.

ND/DS

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir