Carnes: en un año, con aumentos promedio al público de entre 64,7 y 70,2 %

admin

18/05/2021

Los precios de la “carne y derivados” aumentaron entre 64,7% y 70,2% en los últimos 12 meses, según las distintas regiones del país, muy por encima de 46,4% de la inflación interanual promedio a nivel nacional, según los registros del INDEC.

Según los cortes, en Capital y GBA, se destacó el asado con un alza del 95,8%, mientras en la otra punta la carne picada común subió 63,9%.

Entre enero y abril de este año los aumentos de los precios de la carne rondaron entre el 19,8% y 26%, versus una inflación en los primeros 4 meses del año del 17,6%. En este período, la paleta avanzó un 27,6% y el asado 20,1%, en al Región Metropolitana.

El precio de la carne – un alimento básico en la mesa de los argentinos – es el que más incide en el cálculo de la inflación de los alimentos y que más impacta más en los sectores de menores recursos. Un tercio del gasto en alimentos y bebidas no alcohólicas lo explica el rubro “carne y derivados”, aunque en las regiones del Norte llega a más del 40% de acuerdo a las cifras del INDEC.

Según la regiones, el precio de la carne impacta entre un 6,98% y un 13,27% en la medición del índice de precios de cada región. En las zonas más pobres incide en un 12,5% en el NOA y en 13,27% en el NEA versus apenas un 6,98% en la Región Metropolitana.

Luego del “pan y cereales”( entre 4,05% y 6,59%), el tercer rubro que impacta en el índice de inflación es “leche, productos lácteos y huevos” que, según las regiones, “pesa” entre 3,45% y 4,10% en el NEA.

Los sectores de menores ingresos destinan el 45,2% de sus gastos en las compra de alimentos. En la otra punta, el 20% más rico apenas el 26,6%. Por eso cuando sube el precio de carne, la leche, la papa o el arroz golpea más a la gente más pobre.

Esto con más fuerza se repite en la canasta básica de pobreza donde, en Capital y GBA, los alimentos pesan 33%-23% en el índice de inflación. En el Norte es más alta la diferencia. Por esa razón, el encarecimiento de las canastas básica supera al IPC ( Indice de Precios al Consumidor)

Así, el precio de la carne no es solo un alimento básico sino también un ingrediente clave en las mediciones de inflación y las líneas de indigencia y de pobreza.

Por eso, si bien la inflación de los alimentos,  y en primer lugar la carne,  afecta a todos los sectores, se ensaña con los más pobres, incluidos los asalariados formales cuyos aumentos salariales corren por detrás de las subas de los precios generales.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir