Cepo a las exportaciones de carne: los fantasmas se hicieron realidad y la cadena está en estado de shock

admin

22/05/2021

Los fantasmas del pasado sobrevolaban en el sector ganadero desde hace tiempo. Primero, fue la creación de un nuevo registro para exportar carne, explicando que era para frenar la evasión en la actividad frigorífica y sobre todo, para desarticular maniobras de subfacturación de empresas que exportaban a China, el principal mercado que representa el 75% de las exportaciones. Luego, se impusieron los precios de referencia, también con el mismo objetivo.

Pero esta semana esos fantasmas que sobrevolaban se hicieron lamentablemente realidad. El lunes, el presidente Alberto Fernández les anunciaba a los representantes de los frigoríficos exportadores que iba a cerrar las exportaciones de carne por 30 días con el propósito de que bajen los valores de los cortes en el mercado interno.

“Sorprendidos” fue la palabra que utilizaron los empresarios del sector al escuchar en boca del primer mandatario la decisión, que el jueves se hizo oficial una vez publicada en el Boletín Oficial, exceptuando la Cuota Hilton, la Cuota 481 y las 20.000 toneladas otorgadas por Estados Unidos.

El rechazo fue generalizado de todas las actividades productivas. Desde varios sectores empresariales, como la Unión industrial Argentina (UIA) como la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), criticaron la medida del Gobierno.

Hasta las provincias, del mismo color político, salieron al cruce. Primero Fue Santa Fe, luego se sumó Córdoba y Entre Ríos, entre las jurisdicciones con mayor cantidad de ganadería. La única provincia que se pronunció a favor del cepo a los embarques de carne fue la de Buenos Aires.

Este viernes se reunió parte del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien acompañado por la Secretaria de Comercio Interior, Paula Español, para intentar acercar las partes y que elGobierno de marcha atrás con la decisión. Luego del encuentro, en un comunicado, desde el CAA remarcaron que se acordó, con las autoridades del Ministerio, continuar con las reuniones en la búsqueda de soluciones superadoras que contemplen el interés general.

Los representantes del CAA expresaron que comparten la preocupación por el nivel de inflación. Al respecto, analizaron, con las autoridades propuestas de largo, mediano y corto plazo para corregir la situación y equilibrar el contexto promoviendo la oferta para atender tanto demanda del mercado interno como el de exportación, que haga posible la revocación de la suspensión lo antes posible.

Pero para esto, según trascendió, desde el Gobierno piden mayor cantidad de carne a precios populares. Por el momento, son 8.000 toneladas por mes hasta fin de año.

Fue tanto el estupor y el rechazo que la Mesa de Enlace lanzó rápidamente un cese de comercialización de hacienda por 9 días desde el jueves pasado. La adhesión a la medida de fuerza fue total por parte de los productores. El viernes no se registraron ingreso de hacienda en el mercado de Liniers, dando cuentas del enojo y malestar del campo.

El recuerdo de 2006, cuando se cerraron parcialmente las exportaciones de carne, junto con los Registros de Operaciones de Exportaciones (Roe) está bien fresco. Las consecuencias negativas todavía siguen latentes.

Menor stock de vacunos, pérdida de empleo en el sector frigorífico exportador (se estima que emplea a 100.000 trabajadores), menor ingreso de divisas, y sobre todo, entre otras, no bajó el precio de la carne en los mostradores, sino que subió una vez que se superó la masiva oferta de carne en el mercado local ante la feroz liquidación de animales. Y otra cuestión no menor: recuperar la confianza de los mercados internacionales. 

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir