China acusó EE.UU. de ser el origen de la mayoría de los ciberataques del mundo

admin

20/07/2021

A través del vocero del ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, el gobierno chino acusó este martes a Estados Unidos de ser la fuente de la mayoría de los ataques cibernéticos del mundo y de realizar escuchas “tanto a rivales como aliados”.

Zhao respondió así a las acusaciones, por parte de la OTAN, Estados Unidos y algunos de sus aliados como Reino Unido, Australia, Canadá y Japón, sobre la presunta vinculación de China en el ataque cibernético global contra Microsoft sufrido por 250.000 sistemas informáticos en todo el mundo el pasado marzo.

Ese ataque afectó a instituciones como la Autoridad Bancaria Europea, el Parlamento noruego y la Comisión del Mercado Financiero de Chile.

Las declaraciones cruzadas siguen entre Washington y Beijing sobre ataque cibernéticos. Foto: AFP
Las declaraciones cruzadas siguen entre Washington y Beijing sobre ataque cibernéticos. Foto: AFP

A las acusaciones se sumó también este lunes, aunque de una forma menos contundente, la Unión Europea (UE), cuyo alto representante para Política Exterior, Josep Borrell, urgió en un comunicado a China a que “no permita que su territorio se utilice para actividades cibernéticas maliciosas”.

Washington aseguró en un comunicado que el Ministerio de Seguridad Pública de China, el principal órgano policial y de inteligencia del país, “contrata” a “piratas informáticos criminales” para llevar a cabo “operaciones cibernéticas no permitidas a nivel global” tales como extorsión cibernética, secuestro criptográfico y robo a víctimas de todo el mundo para ganancia financiera.

Zhao calificó de “inaceptable” la “coalición de Estados Unidos con sus aliados con el objetivo de culpar a China”.

Acusaciones “irracionales”

El vocero chino declaró que estas “irracionales” acusaciones por parte de Estados Unidos y sus aliados persiguen “fines políticos” y China “nunca lo aceptará”.

Además, Zhao restó importancia a las acusaciones contra China puesto que “una pequeña cantidad de países no pueden representar a la comunidad internacional”.

Zhao declaró que “uno no se lava manchando a otros” y anunció que China tomará las medidas necesarias para garantizar la seguridad cibernética del país y proteger sus intereses.

La actividad en el ciberespacio es “difícil de rastrear”, aseguró Zhao, y debería haber “pruebas completas y suficientes” antes de “relacionar ataques cibernéticos con el gobierno de otro país”.

China “se opone completamente a cualquier forma de ciberataque y no fomenta o apoya ataques de piratas informáticos”.

Las embajadas china calificaron las acusaciones de hipócritas

Anteriormente, China había calificado de “infundadas” las acusaciones a través de un comunicado publicado en la página web de la Embajada de China ante la UE, asegurando que los comunicados de la UE y la OTAN “no se basan en hechos ni pruebas, sino en especulación y acusaciones infundadas”.

Según la embajada china en Camberra, Australia “sigue los pasos y repite como un loro la retórica estadounidense”, y es “cómplice de actividades de escucha bajo el marco de la Alianza de los Cinco Ojos”, el acuerdo de inteligencia entre EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

“Lo que el gobierno australiano ha hecho es extremadamente hipócrita, como un ladrón gritando ‘¡al ladrón!'”, afirmó el texto de la delegación china en Australia.

Por su parte, la misión china en Nueva Zelanda calificó la acusación de “irresponsable”, y agregó que ha presentado una queja formal ante las autoridades.

La embajada de China en Canadá consideró igualmente que las acusaciones “vienen de la nada y son difamación maliciosa”.

Las delegaciones chinas incidieron en lo que calificaron de “hipocresía”, alegaron que China es también “víctima de ciberataques”, y abogaron por acabar con ellos “de acuerdo con la ley”.

En la misma línea, el vocero chino de Exteriores, citando datos del Centro Nacional de Respuesta a Emergencias de Internet de China (CNCERT, por sus siglas en inglés), aseguró que existen 52.000 servidores de control de programas maliciosos ubicados fuera de las fronteras chinas que controlan 5,31 millones de servidores dentro del país.

Pese a las acusaciones, los países involucrados en las denuncias a China han evitado imponer hasta el momento sanciones al país asiático por ello.

Se trata del último episodio de las tensas relaciones entre Washington y Beijing, que comenzaron a deteriorarse sobre todo desde marzo de 2018, cuando el expresidente estadounidense Donald Trump comenzó una guerra comercial con la potencia asiática que se extendió a ámbitos como el tecnológico o el diplomático.

Fuente: EFE

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir