Colin Farrell y la lucha por su hijo, que sufre el Síndrome de Angelman

admin

17/05/2021

Durante años, Colin Farrell fue el chico malo malísimo de Hollywood. Mientras su rostro aparecía en películas taquilleras, su nombre se vinculaba a las drogas y a los excesos.

La revista People llegó a calcular que en dos semanas llegaba a consumir “veinte píldoras de éxtasis, cuatro gramos de cocaína, tres botellas de whisky, doce de vino y 30 litros de cerveza y 280 cigarrillos”. Y fueron también muy sonados algunos de sus romances como los que vivió con Britney Spears o Angelina Jolie. Pero todo cambió con la llegada de su primer hijo, James, que está a punto de cumplir 18 años.

Fruto de su relación con la modelo Kim Bordenave, nacía en septiembre del 2003 un niño que cambiaría la vida de sus progenitores, sobre todo la de su padre, que recondujo su vida y se convirtió en un padrazo.

A los meses de nacer, el pequeño James empezó a manifestar algunos trastornos y una evolución diferente. No gateaba ni balbuceaba, mostraba trastornos en el sueño y una gran dificultad para mantener el equilibrio. Sin embargo, su risa era constante. A los siete meses descubrieron que estaba afectado por el síndrome de Angelman, un trastorno neurogenético poco frecuente. 

Colin Farrell tuvo que pedir la tutela legal de su hijo, para que cuando cumpla los 18 años pueda seguir tomando decisiones por él.
Colin Farrell tuvo que pedir la tutela legal de su hijo, para que cuando cumpla los 18 años pueda seguir tomando decisiones por él.

Adiós a los excesos

A partir de ese momento decidió dejar la mala vida, se rehabilitó y tomó una determinación: quería ser un padre muy presente en la crianza de James. Ahora, ese pequeño está a punto de cumplir 18 años y es por este motivo por el que el actor irlandés ha pedido la tutela legal a un tribunal, para poder seguir ejerciendo de padre y tomar las decisiones adecuadas cuando su hijo sea mayor de edad.

Según la petición judicial, Farrell y la madre del menor, Kim Bordenave, han solicitado seguir siendo los tutores legales de James. El objetivo es que cumplidos los 18 años, los padres puedan seguir gestionando las necesidades personales, incluidas las decisiones médicas, de “alguien que no puede cuidar de sí mismo por razones médicas como discapacidad mental”.

La petición, con fecha del 10 de mayo, explica que James tiene el síndrome de Angelman, descrito en el documento como “un trastorno genético que causa retrasos en el desarrollo y discapacidades y afecta el sistema nervioso”.

CLAIMA20121128_0009 Siete psicópatas Con Colin Farrell.
Siete psicópatas Con Colin Farrell.

Cómo es el Síndrome de Angelman

El joven “no habla y tiene problemas con sus habilidades motoras finas, lo que lo hace incapaz de cuidar adecuadamente su propia salud física y bienestar y requiere que necesite ayuda para preparar la comida, comer, bañarse y vestirse él mismo”, reza el documento que han presentado los abogados del actor. Por lo tanto, Colin y Kim buscan poder para decidir dónde vive James, acceder a registros confidenciales, negar o conceder el consentimiento matrimonial, firmar contratos, dar consentimiento médico y tomar decisiones sobre su educación.

Colin Farrel pasó de ser el más malo de Hollywood a un padre ejemplar.
Colin Farrel pasó de ser el más malo de Hollywood a un padre ejemplar.

Y aunque la petición señala que James carece de la capacidad para expresar su preferencia sobre a quién le gustaría como sus tutores, sus padres “están seguros” de que si “pudiera expresar su opinión sobre a quién le gustaría” para el papel, los elegiría a ellos.

La audiencia judicial está programada para el 27 de septiembre. La doctora del adolescente, Liliana Sloninsky, ha declarado que será “difícil” que James pueda asistir, porque las características de su condición incluyen “retraso en el desarrollo, discapacidad intelectual, discapacidad severa y problemas con movimiento y equilibrio”. La profesional detalló que “James no es verbal, se pone muy ansioso y pierde su concentración con facilidad”.

El protagonista de Daredevil ha hablado sobre su hijo en numerosas ocasiones. Recientemente, en una gala de la Foundation for Angelman Syndrome Therapeutics, compartió lo que significó para él ver a James dar sus primeros pasos dos semanas antes de cumplir 4 años.

“Nunca lo olvidaré. Los primeros pasos de un niño es siempre una experiencia muy profunda. Los padres se disgustan si se lo pierden… Las lágrimas pueden fluir, y es un momento tan enorme en el desarrollo de la vida de un niño y en la relación entre niño y los padres del niño”. Colin continuó, “pero cuando te dicen que tu hijo podría no caminar y luego tu hijo sí camina, dos semanas antes de cumplir 4 años, la ausencia magnificó la presencia, cuando llegó la presencia. Y de la misma manera, la ausencia de ciertas habilidades para nuestros hijos… magnifica la necesidad de que todos nos unamos”.

Colin Farrell, preocupado por el futuro de su hijo.
Colin Farrell, preocupado por el futuro de su hijo.

Lejos de sentirse agobiado por el síndrome tan raro de su primogénito -el actor también es padre de Henry Tadeusz, de 11 años, fruto de su relación con Alicja Bachleda-, Farrell ha dejado claro que esa paternidad no ha sido una condena sino un regalo. “¿Si me siento desgraciado? No. El nacimiento de James, su existencia, ha sido para mí una bendición, no un peso. Gracias a él he madurado, he crecido, me he convertido en una persona más profunda, entiendo mejor el sentido de la existencia. ¿Y él? Es un niño que demuestra una valentía increíble, una fuerza vital pura y no contaminada. Adoro a mi hijo, y el hecho de que sea especial me hace adorarlo aún más”. En los últimos años no pierde ocasión en mostrar lo orgulloso que está de su primogénito. “James es dinamita, es mágico. Es un poco más único que la mayoría” y agrega que “verlo enfrentar los obstáculos es una inspiración”.

Fuente: Elena Castells/ La Vanguardia

WD

Mirá también

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir