Cómo aplastar a una plaga de langostas con nueva tecnología

admin

04/05/2021

Melodine Jeptoo nunca olvidará la primera vez que vio un enjambre de langostas.

Los insectos oscurecieron el cielo y la golpearon como granizo.

“Cuando vuelan, te golpean realmente fuerte”, dijo Jeptoo, quien vive en Kenia y trabaja con PlantVillage, un grupo sin fines de lucro que utiliza la tecnología para ayudar a los campesinos a adaptarse al cambio climático.

Se ha adaptado una aplicación para utilizar los datos de los fumigadores aéreos. Un piloto sigue un enjambre sobre Meru, Kenia. (Yasuyoshi Chiba/Agence France-Presse - Getty Images)
Se ha adaptado una aplicación para utilizar los datos de los fumigadores aéreos. Un piloto sigue un enjambre sobre Meru, Kenia. (Yasuyoshi Chiba/Agence France-Presse – Getty Images)

En el 2020, miles de millones de insectos descendieron sobre países de África Oriental que llevaban décadas sin ver langostas, impulsadas por un clima inusual relacionado con el cambio climático.

Diecinueve millones de campesinos y pastores en Kenia, Etiopía y Somalia vieron gravemente afectados sus sustentos.

Pero los enjambres y sus descendientes podrían haber causado mucho mayor daño.

Si bien el clima ha ayudado a desacelerar la reproducción de los insectos, el éxito se ha debido principalmente a una operación anti langostasimpulsada por la tecnología que se armó apresuradamente en los meses posteriores a la llegada de los insectos, dijo Keith Cressman, funcionario superior de previsión contra la langosta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las langostas del desierto normalmente pasan su tiempo viviendo solitarios en los desiertos del norte de África, el suroeste de Asia y el Medio Oriente.

Pero cuando llegan las lluvias, cambian de un café apagado a un amarillo ardiente y forman grupos de más de 6 millones de insectos por kilómetro cuadrado.

Un enjambre así puede consumir la cantidad equivalente de alimentos que más de 13 mil personas.

Con los enjambres repentinamente cubriendo una gran parte de Kenia, los funcionarios se abocaron a crear una operación de lucha contra las langostas.

Recopilar datos sobre ellas fue el primer paso.

Cressman contactó a David Hughes, entomólogo en la Universidad Estatal de Pennsylvania, quien había creado una herramienta móvil similar para rastrear una plaga de cultivos, el cogollero del maíz, a través de PlantVillage, que él fundó.

Hughes y su equipo completaron una nueva app, eLocust3m, en un mes.

La aplicación presenta fotos de langostas en diferentes etapas de sus ciclos de vida, lo que ayuda a los usuarios a diagnosticar lo que ven en el campo.

Las coordenadas GPS se registran automáticamente.

Garmin International también ayudó con otro programa que funcionaba en dispositivos de transmisión vía satélite.

En el último año, más de 240 mil registros de langostas han llegado desde África Orienta.

A continuación, los países debían actuar basándose en ellos.

Cuando Batian Craig, director de 51 Degrees, una empresa centrada en la protección de la fauna, vio a Cressman citado en una noticia sobre langostas, se dio cuenta de que podía ayudar.

Craig y sus colegas, quienes tienen su sede en la parte central de Kenia, realizan reconocimientos aéreos habituales contra la caza furtiva que podrían reutilizarse para buscar y destruir enjambres de langostas.

Además, 51 Degrees emplea un programa gratuito llamado EarthRanger que reúne y analiza datos geográficos.

Vulcan, una compañía filantrópica con sede en Seattle que creó EarthRanger, personalizó una versión que integraba datos de eLocust y de quienes hacían registros informáticos desde los rociadores aéreos de pesticidas.

Para junio del 2020, se impidió que las langostas se propagaran a la región africana del Sahel y al oeste hasta Senegal.

La descendencia de los enjambres del 2020 continúa causando daños en África Oriental.

Pero ahora, los países están en mejores condiciones de combatirlos —equipados con la tecnología nueva, 28 aviones y miles de rastreadores gubernamentales de langostas capacitados.

Desde febrero del 2020, la FAO estima que el esfuerzo en África Oriental ha evitado la pérdida de productos agrícolas con un valor de 1.5 mil millones de dólares y el sustento de 34 millones de personas.

© 2021 The New York Times

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta