Cómo influye la familia en el desarrollo de la personalidad

admin

05/09/2021

Pregunta: Mi hija tuvo la desgracia de perder a su primer bebé a los tres meses de nacer, lo cual fue una tragedia. La vida siguió y la bendijo con otros dos hijos divinos que hoy tienen 8 y 5 años pero que son tímidos e inseguros. Ella y mi yerno son muy sobreprotectores. Eso ¿ayuda o perjudica a los chicos? J.Y.Q, Mar del Plata

Durante la infancia se comienza a gestar la futura personalidad de todo individuo por las acumulativas influencias familiares, las cuales tendrán gran importancia en el progresivo diseño de la estructura psíquica y emocional del individuo en su camino a la adultez.

La familia adquiere una influencia fundamental ya que en ella se aprenderán valores, afectos, actitudes y modos de ser que el niño irá asimilando desde que nace.

Existen ambientes familiares positivos y constructivos que propician el desarrollo adecuado y saludable del niño no solo desde el punto de vista físico sino, también, de su desarrollo psicológico. Pero a la par pueden existir estructuras familiares nocivas o perturbadoras.

Los ambientes familiares positivos y constructivos propician el desarrollo adecuado y saludable del niño. Foto: Shutterstock
Los ambientes familiares positivos y constructivos propician el desarrollo adecuado y saludable del niño. Foto: Shutterstock

Modelos poco saludables

Vale mencionar cuatro frecuentes modelos familiares poco saludables para el sano desarrollo de la personalidad:

1) Ambiente muy exigente y crítico.

2) Ambiente familiar temeroso.

3) Ambiente familiar represivo.

4) Ambiente familiar caótico y desorganizado.

En el primer caso, dado que un niño necesita sentirse aceptado y querido debe sentir que hace las cosas bien y se las valora. Pero si crece en un clima de perfeccionismo y exigencia puede que nunca le quede clara esa vivencia.

Ante padres muy críticos, un niño tiene la constante incertidumbre si conseguirá o no su aprobación, si se lo valora o si lo que logra tiene importancia.

Esto puede ir diseñando un perfil de personalidad cuya finalidad principal sea complacer y obtener la aprobación de los demás, con un clima de inseguridad interior y de sentir que rinde examen permanente.

Desarrolla así muchas obligaciones mentales en las que valoran más el deber que el placer y suele desarrollar rasgos autocríticos y perfeccionistas para sí mismo y para terceros.

En el segundo caso, si los padres son aprensivos y no dejan salir a los chicos por temor a que se enfermen o accidenten, no autorizan paseos sin estar ellos presentes y todo resulta peligroso pueden inducir en la mente infantil que el mundo sea considerado un escenario amenazante, bloqueando el desarrollo de la curiosidad natural del niño y frenando que exploren su entorno y no aprendan ni a enfrentar ni neutralizar sus temores ante lo nuevo.

Las peleas constantes de los padres, un motivo de sufrimiento para los hijos. Foto Archivo Clarín
Las peleas constantes de los padres, un motivo de sufrimiento para los hijos. Foto Archivo Clarín

La personalidad se construye entonces en base a la ansiedad, el temor o preocupaciones excesivas buscando siempre la protección y seguridad personal en otras figuras de apoyo, lo que coarta el aprendizaje de vivir.

En caso de un clima familiar represor, si el niño recibe reprimendas por ser activo, saltar, gritar o cometer travesuras se puede imponer una suerte de autocensura a fin de bloquear aquello que se le critica y reprocha. En climas así, existirá el temor a actuar o experimentar, facilitando una tensión emocional que fomenta desde la pasividad hasta la depresión.

El entorno más perturbador es el clima familiar desorganizado, donde predominan conflictos, agresiones, descalificaciones recíprocas entre los progenitores, promiscuidad sexual, intolerancia, abuso de sustancias u otras conductas difíciles de entender para un niño.

El mejor entorno familiar es el que les ofrece a los niños confiar en ellos mismos para que sean capaces de enfrentarse a cualquier tarea, reto o circunstancia que se le plantee, al mismo tiempo que aprenden a cuidarse.

E.M.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir