Cómo saber si mi gato tiene calor y cómo ayudarlo

admin

16/05/2021

Los gatos, al igual que los perros, no transpiran de la misma forma que los humanos. A pesar de su abundante pelaje, tienen una alta resistencia al calor. La razón es que, al contar con pocas glándulas sudoríparas, tienen otros recursos para regular su temperatura.

A diferencia de los perros, que recurren al jadeo, los gatos eliminan gran parte del sudor principalmente a través de la saliva y de las almohadillas de las patas, por eso es frecuente observar que dejan rastros de sus pisadas en épocas de temperaturas más altas.

Más allá de asegurarse de que siempre tengan agua a disposición, hay momentos en los cuales los gatos tienen calor y es importante saber cómo manejarse con ellos. Entonces, cómo saber si mi gato tiene calor y cómo ayudarlo.

Jadeo excesivo y respiración acelerada estando el gato en reposo son señales de alerta.
Jadeo excesivo y respiración acelerada estando el gato en reposo son señales de alerta.

Cómo saber si mi gato tiene calor y cómo ayudarlo

“A veces uno ve un gato a pleno sol en el jardín y se confunde, piensa que se va a “prender fuego”. Ellos, sin embargo, están relajados, no les pasa nada. Van regulando esa toma de sol, se van corriendo si les molesta y manejan la situación por sí solos y con total normalidad”, explica la veterinaria Solange De Luca.

Esto ocurre, sin embargo, cuando se encuentran en lugares abiertos y ventilados. Distinta es la situación si se trata de espacios cerrados donde hace mucho calor, en casas sin buena corriente de aire y con sol directo o cuando se los traslada en auto durante varias horas.

“En esos casos es importante estar pendiente de los síntomas que pueda presentar la mascota, como sacar excesivamente la lengua, ya que pueden sufrir un golpe de calor o un shock térmico y terminar en un cuadro grave. Se debe prestar especial atención en gatos muy mayores, obesos, de pelo largo y si padecen alguna enfermedad”, agrega la especialista.

Niños y niñas con gatos. Foto ilustrativa: Shutterstock.
Niños y niñas con gatos. Foto ilustrativa: Shutterstock.

La manera de ayudarlos cuando los gatos tienen calor es simplemente ponerlos frente a un ventilador o moverlos a lugares ventilados y a la sombra para aliviarlos, mojar sus labios con agua fresca -nunca helada- y, en caso de estar en un auto, bajar un poco las ventanillas para que circule aire.

En cuanto a la señal más evidente de un golpe de calor, se trata de un jadeo excesivo acompañado por una respiración acelerada aun cuando el animal se encuentre en estado de reposo.

Y pese a que no es tan frecuente, si además aparecen vómitos, dificultad para mantenerse en pie o convulsiones, se debe consultar sin dudar a su médico veterinario ya que estos cuadros pueden dejar secuelas en sus órganos.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir