Copa América: Más líder que nunca, al máximo nivel y jugando finalmente como en Barcelona, Lionel Messi cumplirá un récord en la Selección

admin

21/06/2021

Lionel Messi es la Selección Argentina. No hay duda de que hace tiempo que todo lo que gira alrededor del conjunto nacional tiene que ver con el mejor jugador del mundo, justamente por su condición de galáctico de la pelota número cinco.

Pero ahora también esa afirmación puede leerse a la inversa con toda seguridad sin tener algún temor a caer en un error o exageración: la Selección Argentina es Lionel Messi. La pilcha celeste y blanca lo define tanto como la azul y roja de su FC Barcelona.

Y en estas horas en las que la incertidumbre sobre su continuidad en el club catalán se mantiene dentro de un silencio que desespera a sus hinchas, la identificación del 10 con la camiseta de su país atraviesa un punto de quiebre.

A casi 16 años de su debut con la Mayor, después de cuatro Mundiales y disputando su sexta Copa América asentado como el líder indiscutido de esta era, Leo cumplirá este lunes a las 21, ante Paraguay y en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, 147 encuentros. Así igualará a su amigo Javier Mascherano como el jugador con más presencias embanderado de celeste y blanco.

Hasta aquí, desde su estreno en el amistoso contra Hungría el 17 de agosto de 2005 (entró por Lisandro López en el segundo tiempo y un par de minutos después fue expulsado), La Pulga jugó 146 partidos: ganó 86, empató 34 y perdió 26; convirtió 73 tantos. De hecho, está a cuatro gritos de alcanzar a un tal Pelé (77) como máximo artillero de selecciones sudamericanas.

A cuatro días de cumplir 34 años, el rosarino se va metiendo de a poco en los últimos años de una carrera por demás exitosa. Y en este sentido, todavía debe resolver su situación contractual con la institución en la que prácticamente se crió tras los primeros pasos en Newell’s. El 30 de junio será el último día de unión legal entre Messi y Barcelona.

Sin novedades sustanciales en la negociación, y más allá del deseo y la ansiedad de los dirigentes españoles, todo indica que por primera vez llegará el día en que el 10 quede en libertad de acción, aunque esto no signifique que se termine yendo del cuadro culé.

Lionel Messi juega en la Selección Argentina como en el Barcelona y quiere el título que se le niega. Foto: @Argentina
Lionel Messi juega en la Selección Argentina como en el Barcelona y quiere el título que se le niega. Foto: @Argentina

“Queremos que Messi firme por dos años. Agüero está ayudando: le está repitiendo todos los días que se quede y firme ya”, expresó Joan Laporta, presidente de Barcelona, en una nota otorgada recientemente al diario La Vanguardia.

Lo concreto es que, según pudo averiguar Clarín, lo más probable es que el final de la novela recién sea escrito tras la Copa América, cuando Lionel retorne a Europa.

En el medio, el contacto entre su padre, Jorge, y los directivos catalanes continúa. Los rumores son constantes y de todos los colores. Sin embargo, este escenario que a cualquiera podría afectar en su ánimo o en su rendimiento, no parece alterar a un Messi que se sostiene con todas sus fuerzas al lazo afectivo que lo une a la Selección.

Mientras en España -y en el mundo- se preguntan qué hará de su futuro, Leo juega al máximo nivel con la 10 albiceleste en el lomo. Su foco está ahí y por el momento demuestra que nada puede perturbarlo en su afán por perseguir el sueño de atrapar un título con la Mayor, ni siquiera las decisión pendiente sobre su destino inmediato para las próximas temporadas.

¿O ya sabe internamente que seguirá jugando en el club de siempre? La respuesta sólo la tiene él.

Sea lo que fuere, Messi no se distrae ni pierde la concentración en sus días de Selección. Y también disfruta. Disfruta de invitar a un fanático brasileño a la puerta del hotel para firmarle un imponente tatuaje de su figura que se inmortalizó en toda la espalda.

Disfruta de su liderazgo. De su referencia hacia un grupo que mantiene el equilibrio justo para tratarlo como a uno más sin dejar de admirarlo. Disfruta de volver a intentar lo único que hasta ahora no pudo lograr. Y, también, disfruta de jugar al fin en la Argentina como en Barcelona.

El equipo puede depender de él, a veces más, a veces menos. Puede convencer de a ratos. Puede cometer errores que le cuestan puntos valiosos. Puede seguir en formación. Y puede todavía no hacerlo sentir del todo cómodo cerca del área rival, la zona en donde más daño hace.

Lo que no puede es hacer claudicar a un Leo Messi totalmente entregado en cuerpo y mente, dispuesto a poner en stand by al Barcelona mientras fija la mirada en el escudo de la AFA y sigue acrecentando su leyenda.

De ser el más goleador a alcanzar al de más presencias, Masche –a quien seguro pasará por varios cuerpos-, el 10 saldrá a la cancha nada más que con la Selección en la cabeza para buscar otro triunfo que le asegure la clasificación a los cuartos de final y seguir soñando en celeste y blanco.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir