De orgasmos, multiorgasmos y anorgasmia: olvidate del “afuera” para disfrutar

admin

05/06/2021

Ruidoso, grandilocuente, accesible y obligatorio. Así parece caracterizarse al orgasmo cuando se lo posiciona más como un mandato que como una sensación que varía según una inmensa cantidad de factores.

Esta caudal de información generalizada y muchas veces alejada de la realidad, lógicamente, genera efectos negativos, falsas expectativas y frustración.

“Tu orgasmo varía en intensidad y calidad dependiendo del día del ciclo menstrual en que te encuentres, de la persona con quien estés, del juguete sexual que uses, del modo en que muevas tus manos o simplemente de cómo te sientas en ese día. El estado de ánimo femenino está condicionado por las hormonas, por eso las mujeres son hormono-dependientes, en contraposición del hombre, que no presenta grandes cambios hormonales”, explicó la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz (@lic.marianakersz).

En la misma línea, Analía Pereyra (@licenciadaanaliapereyra), sexóloga y educadora en sexualidad, añadió: “Cada orgasmo es único, y cada mujer lo siente a su modo. También tenemos que sumarle que en cada circunstancia suele sentirse diferente, por ejemplo, en una ocasión de autoestimulación suele sentirse diferente a un encuentro con la pareja y en cada encuentro con la pareja también suele sentirse diferente según las ganas, el apuro, el deseo, el cansancio o el horario”.

Cada sensación orgásmica es única y cada mujer lo siente diferente. Foto: Shutterstock
Cada sensación orgásmica es única y cada mujer lo siente diferente. Foto: Shutterstock

La influencia que se ejerce desde afuera, entonces, genera un impacto evidente. “Cuanto más te presiones a tener ese orgasmo, el que te contó tu amiga, el que te dijeron que deberías tener, el que leíste en una revista de moda en una sala de espera o el que viste en una película porno, lleno de gritos, ojos en blanco, piernas temblando y vulvas eyaculando a kilómetros de distancia, más alejada vas a estar”, dijo Kersz.

Pereyra, en tanto, coincidió sobre esa coacción: “El porno mainstream muestra modelos de orgasmos, en los cua les las mujeres –y por ende los hombres- creen que así deben ser. Tienen características de ruidosos e interminables, pero allí se actúa, se interpreta. Hay mujeres que sienten placer de modo silencioso, hay momentos más instantáneos y otros más prolongados, hay orgasmos que inundan de sensaciones y otros que transcurren como al pasar. Cada sensación orgásmica es única y cada mujer lo siente diferente”.

Ya lo decía Melanie Tobal, publicitaria y conductora del podcast Acabar (Spotify), en una entrevista con Clarín: “En los varones, esta idea muy pornográfica de ‘le tengo que sacar un orgasmo’, y si no le saco un orgasmo con gritos y toda la parafernalia, no soy lo suficientemente hombre. Me parece que la sexualidad no es un checklist ni un video porno ni un kit de Juliana, hay que sacarle la imposición y cambiar las narrativas”.

¿Existe un camino correcto para llegar al feliz destino del orgasmo? Una de las pautas que sirven de mapa para encontrar la ruta cuyo punto final es el placer es, según la psicóloga y sexóloga Cecilia Ce, llevarte la mano a la vulva.

“¿Vieron que por lo general los hombres tienen una conexión directa con su pene y llevan bastante la mano ahí? Las mujeres, en cambio, no tenemos ni idea de qué pasa ahí abajo y no tenemos un esquema mental sobre nuestra propia genitalidad. Esto tiene un gran impacto a la hora de conectar con las sensaciones y el placer”, advierte en su libro Carnaval toda la vida (Planeta). Seguí leyendo sus “7 pasos para llegar al orgasmo”.

Multiorgasmos

Todas las mujeres son potencialmente multiorgásmicas“, sentenció Kersz. Sin embargo, aclaró que esto “no se trata de una maratón de orgasmos, sino de un proceso de disfrute con una misma”.

En ese sentido, recomendó una serie de tips:

  • En principio, practicá en soledad.
  • Una vez que ya has logrado un primer orgasmo, seguí estimulando el clítoris.
  • Si sentís un poco de dolor no estimules directamente la zona. Rodeala, pero quedate donde está todo ese placer para poder llegar sin dificultades nuevamente.
Cualquier mujer puede ser multiorgásmica. Foto: Shutterstock
Cualquier mujer puede ser multiorgásmica. Foto: Shutterstock

Anorgasmia

“La anorgasmia es la dificultad de alcanzar el orgasmo, puede ser ocasional (alguna vez pasó) o desde siempre (mujeres que en toda su vida sexual no lo han sentido). Es muy común en personas que no logran conectar con sus sensaciones, con su cuerpo, con su placer”, aseguró Pereyra. Esto se puede superar con terapia sexológica.

Hay varios factores que pueden desencadenar en este trastorno. “Las mujeres que han recibido una educación sexual muy restrictiva suelen tener dificultades de este tipo, ya que no han podido conocerse, explorarse y luego soltarse para disfrutar de una sensación orgásmica”.

La especialista mencionó que también puede darse en personalidades con rasgos muy obsesivos que “siempre quieren tener todo bajo control, lo que les impide sentir orgasmos, ya que esta sensación de máximo placer implica perderlo, aunque sea por unos instantes”.

Por último, Pereyra destacó que “el modelo de relación sexual coitocentrista suele ser un factor desencadenante de una falta de orgasmo en las mujeres, ya que ellas necesitan la estimulación del clítoris para sentir placer y también tiempo para lograr una máxima excitación”.

¿Sabés qué son los ejercicios de Kegel? Se recomiendan por sus beneficios a la hora de combatir algunas de las dificultades más frecuentes en la vida sexual, así como para prevenir o controlar la incontinencia urinaria. Paso a paso, cómo llevarlos a la práctica.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir