Desesperación por comprar en Falabella con colas de dos horas: qué productos se liquidan a precios insólitos

admin

09/04/2021

“Nunca antes visto”. La frase es repetida por clientes, personal de seguridad, cajeros y trabajadores del shopping Unicenter de Martínez. Y hace referencia a las larguísimas filas y demoras de hasta dos horas para entrar a Falabella, el gigante de la indumentaria que abandona el país y puso en liquidación sus prendas en Unicenter, Rosario y la calle Florida de Capital Federal.

En el tradicional mall junto a la Autopista Panamericana, el desborde es total. “Las colas son impresionantes. Hay dos entradas: las del primer y el segundo piso tienen gente que va todo por el pasillo de adentro, sigue hasta estacionamiento y baja las escaleras”, dice una vecina de Vicente López que fue a aprovechar las ofertas.

En los pasillos, los clientes (la mayoría familias con chicos o grupos de amigos y amigas) aseguran que el rumor es que el fin de semana terminan de cerrar y se agota todo.

Las filas para entrar a Falabella salían del shopping Unicenter y llegaban hasta el estacionamiento y las escaleras.
Las filas para entrar a Falabella salían del shopping Unicenter y llegaban hasta el estacionamiento y las escaleras.

Aunque desde la firma chilena aseguraban que iban a estar hasta fin de mes, la rápida extinción de las prendas y cajas de embalaje que están distribuidas por los dos pisos de Unicenter permiten aventurar que quedan pocos días.

Este viernes, las ofertas que aparecían en góndolas de Falabella fueron atrayendo a cada vez más gente.

Los descuentos van desde un 30% hasta un insólito 70% en productos que no sólo son ropa. Por ejemplo, un colchón de chenille que estaba $3690 ahora se ofrece a $1990. O un set de botella y contenedor de varios colores, de $2360 a $699.

La ropa, lo más buscado

También se pueden conseguir sweaters de invierno de lana o telas más delicadas, que en otras grandes cadenas de ropa de marca están $5000, por $2000. Una de las marcas que históricamente se vendió en Falabella es la reconocida española Mango. La firma de “high street style” con las tendencias europeas tanto para el día como para la noche ya no volverá al país, y hay percheros donde pueden conseguirse jeans por $3.900 o incluso blusas a menos de $1.000. Los precios, además, podrían ir bajando los próximos días

Las mesadas con jeans se podían conseguir por $2.000 (en Zara, por ejemplo, un jean de dama se consigue a partir de $5.000) y remeras de algodón estampadas por $500, tres veces menos de la más económica que puede conseguirse en cualquier local del shopping.

Colchones de chenille, un 50% más baratos que antes.
Colchones de chenille, un 50% más baratos que antes.

Para niños, se pueden conseguir ojotas de playa de Marvel y Coniglio (una buena estrategia es stockearse para el próximo verano) a $350, pantuflas a $690 y zapatillas por menos de $1000.

A la sección de hombres también llegaron vientos de liquidación: remeras por $499 (de las marcas Newport, University Club y Doo Australia), calzoncillos a $500 y medias de vestir Christian Lacroix por $200. Además, en la tienda online (para aquellos que no quieran o no puedan soportar las largas colas), hay promociones de prendas a 2×1 y en precios muy accesibles.

Otras “gangas” que aprovechó la gente

Platos y vajilla fina, parte de las ofertas insólitas que miles de clientes aprovecharon.
Platos y vajilla fina, parte de las ofertas insólitas que miles de clientes aprovecharon.

Las macetas modernas están $590 y las alfombras de baño de modelos, colores y materiales variados, $900.

En cuanto a electrodomésticos o utensilios, un set de seis cuchillos de cocina top se ofrece a $1690. Y un juego de cubiertos tramontina bajó de $6340 a $2990. 

La mayoría de los productos puede pagarse además en tres cuotas sin interés.

Los sets de cuchilos y vajilla, una de las gangas más buscadas en el Falabella de Unicenter.
Los sets de cuchilos y vajilla, una de las gangas más buscadas en el Falabella de Unicenter.

El principio del fin

En febrero pasado, Falabella decidió cerrar sus locales en Mendoza, Córdoba y San Juan. En simultáneo, el grupo de capitales chilenos reorienta su estrategia para abandonar el mercado local, aquejados por la falta de ventas y la crisis de la pandemia.

Esta semana, en un breve comunicado, el grupo de capitales chilenos reveló que “en el contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable su operación en Argentina, la compañía cerrará las tiendas por departamento ubicadas en Rosario, el shopping Unicenter y en la peatonal Florida en la Ciudad de Buenos Aires”.

Del aspecto tradicional de "mall" norteamericano, Falabella pasó a parecer un gran galpón con cajas embaladas en Unicenter.
Del aspecto tradicional de “mall” norteamericano, Falabella pasó a parecer un gran galpón con cajas embaladas en Unicenter.

Para Unicenter, el hueco que deja Falabella es muy complejo de recuperar: un mega local que ocupa dos pisos, muy difícil de costear en su totalidad, a menos que tengan que reestructurar edilíciamente el espacio para subdividirlo en muchos negocios.

Además, este miércoles los empleados, vendedores, cajeros y encargados de limpieza de la firma chilena reclamaron en los propios pasillos del shopping que los presionan para aceptar retiros voluntarios y que la empresa no les aclara qué pasará con los que no lleguen a un acuerdo.

Mientras, el panorama hoy en Unicenter sigue siendo la antítesis a lo que exige la segunda ola de la pandemia. Filas y gente amontonada esperando para llevarse las prendas en liquidación fueron la postal repetida en pasillos de los dos pisos para acceder a Falabella.

Largas filas de clientes buscaron llevarse los productos a bajo costo de Falabella.
Largas filas de clientes buscaron llevarse los productos a bajo costo de Falabella.

Falabella, que supo cuidar siempre su estética de “mall” comparable a los de Estados Unidos, parece ahora un galpón donde se confunden cajas de cartón y pallets con paquetes de sábanas de algodón egipcio.

Reclamo de trabajadores

El pedido de los empleados que temen perder sus puestos de trabajo se hizo escuchar estos días casi tanto como la gente que espera para comprar.

“Estamos perdidos, nos ofrecen dinero y nosotros queremos seguir trabajando. Somos alrededor de 500 trabajadores que quedaríamos desafectados. Venimos resistiendo los retiros voluntarios desde septiembre de 2020. Y ahora tenemos diez días para decidir. Lo peor de todos es que el 14 deja de funcionar Recursos Humanos en la tienda”, contó YM, una empleada de casi una década en la empresa.

Según señalaban, en los últimos meses la firma chilena avanzó con las presiones para que los vendedores aceptaran retiros voluntarios. Ahora, con el cierre en puerta, quienes todavía no lo hicieron no tienen certezas de cómo serán sus posibles despidos, indemnizaciones o traslados.

Por eso, marcharon por los pasillos de Unicenter y fueron filmados por la gente que esperaba para vaciar las góndolas.

AC

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta