“Despertemos antes de que sea demasiado tarde”

admin

22/06/2021

Aprendí a leer y también a escribir con sustento en las lecturas de este diario impulsadas por mi abuelo materno y mi padre. Hoy, medio siglo después, los sigo diariamente y abrumado por este presente sin futuro, me tomo la libertad de hacerles llegar estas breves reflexiones.

Vivimos en una sociedad anestesiada por la clase política que desde hace 70 años convirtieron a nuestro país en un desierto de pobres e indigentes. Devaluando el esfuerzo y el mérito desde los más altos cargos de la administración pública nacional, provincial y municipal. Desperdiciando nichos de alta inteligencia, investigadores, artistas y gente sencilla y simple, que diariamente salen a luchar por sus sueños. Precisamente, estos últimos subsisten en las peores condiciones individuales, en barrios sin los más mínimos servicios, expuestos a una inseguridad personal lacerante. En condiciones sanitarias y educativas deplorables, sin precedentes, salen a ganarse el salario diario.

Hoy ante el atroz ataque por parte del gobierno a todas las instituciones de la Nación, ante el pésimo manejo de la pandemia que nos aqueja, me pregunto: ¿La clase política argentina tiene noción de que la Constitución Nacional se encuentra vigente y que la misma tiene expresamente regulado el juicio político por mal desempeño en sus funciones de aquellos que nos llevaron a esta situación?

Llevamos más de 85.000 hermanos muertos por la pandemia y a mi humilde entender, son fruto de este verdadero delito de lesa humanidad por el pésimo manejo de la misma.

Despertemos antes de que sea demasiado tarde.

Reinaldo Olay
reinaldo_olay@yahoo.com.ar

OTRAS CARTAS

Considera “irrelevante” los apellidos de los candidatos

Hoy todos los partidos políticos están dedicados a determinar candidatos para las PASO. Con consensos o debates. Con acuerdos o peleas. Con cucharas o cuchillos. Todas estas elucubraciones parten de un error. El de desconocer el pasado. El de no calibrar bien la importancia de los apellidos que liderarán sus listas. Un breve análisis del pasado muestra que es irrelevante los apellidos que se presenten. Repasemos: De Narváez ante Kirchner, Scioli y Massa. Este último contra Insaurralde. Vidal frente a Aníbal Fernandez. Esteban Bullrich frente a Cristina. Los blasones de la alcurnia y los escudos familiares valieron menos que poco en las urnas. Incluso Alberto Fernandez no era tan conocido cuando le arrebató la presidencia a Mauricio Macri.

Como en cualquier análisis, siempre se puede recurrir al fútbol como fuente de metáforas. Los últimos campeones son Colón y Defensa y Justicia, nutridos de apellidos desconocidos y ninguno en la Selección. Se concluye que los nombres, o mejor dicho las individualidades, no influyen en el resultado final.

Candidato se parece a candidez. Que es el atributo que ostentan los partidos políticos. Candidez de pensar que hay políticos Messi o Ronaldo que pueden dar vuelta una elección. Candidez de imaginar que una sonrisa compradora, una frase canchera o un discurso vibrante, van a influir en las intenciones del votante.

Hay tanta decepción y desconfianza con la clase política, que lo que parece hoy la mejor estrategia es apelar a desconocidos o vírgenes en estas lides. Como si en el electorado preponderara más el “este no” al “este sí”. El pasado demuestra que se apuesta más a la incertidumbre de lo recién llegado al “más de lo mismo”.

Oscar Samoilovich
osamoilo@yahoo.com

Pide debates públicos y reglados de los pre candidatos

La representación política está íntimamente vinculada a la identificación secundaria del ciudadano con el candidato. Llamamos identificación secundaria a todas aquellas que se encuentran vinculadas con la cultura y con los personajes que la sociedad construye y los ofrece para su representación política en una lógica exogámica; esto es por fuera de las identificaciones primarias que se encuentran en el seno familiar. La ética que sostiene esta fórmula es la sedimentación de las costumbres sociales que se inscriben en el marco de la larga trayectoria que el Estado moderno ofrece para ocupar los diferentes cargos en las instituciones republicanas.

En estos últimos años se ha instalado como constante mediática y como demanda sociopolítica a través de muchos líderes e instituciones de la sociedad civil la necesidad de diálogo. Esta insistencia es equivalente a la constitución de un nuevo paradigma ético el cual es necesario para su instrumentación que el parlamento dicte una ley que obligue a los pre candidatos a someterse a un debate público y reglado. Sin esto seguiremos reclamando la necesidad de dialogar pero no lograremos que sea posible.

Daniel Maccagnoni
republicracia@gmail.com

Vacunas: no se siente cuidada por el Gobierno

La elección de vacunas para los argentinos no creo que haya sido la acertada, seguramente parece una obsesión pero me sentiría más tranquila si en el país estaríamos recibiendo la vacuna Pfizer o Moderna. No sé si por sus componentes pero seguramente tendríamos la seguridad de recibir las dosis necesarias. Los que recibimos la Sputnik V estamos preocupados porque la segunda dosis está lejos de venir y eso nos quita futuro, que no es poca cosa.

Los que nos gobiernan son responsables de la salud de la población y por ende, de su economía. Gobernar es cuidar del bienestar de los ciudadanos y no me siento así.

Susana Mastronardi
susumastro@gmail.com

VTV: exige que controlen a todos los autos por igual

Les pregunto a las autoridades del AMBA cuántos muertos más hay que dejar pasar hasta tomar medidas. Todos los años tengo que cumplir con la verificación técnica de mi vehiculo, cuando veo cada día, especialmente en la provincia de Buenos Aires, verdaderos cascajos que no solo no pasarían una VTV sino que so pretexto de pobreza arriesgan la vida de quienes los manejan, la mía y la de todos. Autos sin paragolpes, sin luces, con neumáticos lisos y con capots agarrados con alambre. Pero pasan delante de patrulleros e ingresan a las autopistas sin que nadie les pida la documentación, a pesar que visualmente uno ya sabe que ni un ciego los autorizaría a circular.

No se trata de estética ni confort ni siquiera de dinero, se trata de cuidar la vida propia, la ajena y, en el caso de la Policia y de la Vialidad, de hacer cumplir las leyes…

Horacio Hevia
horacio_gran@hotmail.com

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir