Dividir bienes después del divorcio: cómo es el trámite y qué problemas evita

admin

08/09/2021

El amor quedó atrás. También los años de convivencia y los proyectos de vida juntos. Un juez firma el divorcio y cada miembro de la pareja buscará rehacer su vida. Pero el vínculo no termina de cortarse, y no es sólo por los hijos en común. Lo que muchas veces sucede es que queda pendiente la división de los bienes.

Si ese reparto no se hizo durante el matrimonio y tampoco al disolverlo, es posible que muchos años después una persona siga todavía unida a su ex por propiedades, autos y otras posesiones que quedaron legalmente a nombre de los dos (aunque de hecho hayan terminado de un lado o del otro).

Una consecuencia potencialmente problemática de esto es que ninguno podrá vender o hipotecar esos bienes sin que el otro vaya a firmar: para eso, es como si aún estuvieran casados. Otra cuestión importante, que empezó a preocupar más en pandemia, es qué destino tendrían esas posesiones si alguno de los dos se muere.

Ordenar de una vez todas esas cuestiones es sencillo si ambos están de acuerdo, y de hecho se observa que actualmente hay más divorciados pidiendo hacer el trámite que permite definir quién se queda con qué.

“En general vemos que durante la pandemia hubo una tendencia a ‘regularizar’ situaciones patrimoniales“, aseguró a Clarín Sonia Lukaszewicz, asesora jurídico-notarial del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.

“Ejemplo de ello son estas divisiones de bienes o las escrituras de donación, como manera de organizar y planificar el futuro familiar“, agregó. La confección de testamentos y la protección de hogares como “bien de familia” también forman parte del fenómeno, como ya informó Clarín.

En pandemia creció el interés por hacer repartos pendientes de bienes y adelantos de herencia. Foto: Archivo.
En pandemia creció el interés por hacer repartos pendientes de bienes y adelantos de herencia. Foto: Archivo.

¿Pero qué deben hacer concretamente las personas divorciadas para completar la “separación económica” con su ex? ¿Cómo es el trámite, cuándo demora y cuánto puede costar? A continuación, una guía con todas las respuestas, elaborada con el asesoramiento del Colegio de Escribanos porteño.

¿Qué bienes de las personas divorciadas se pueden dividir?

Los bienes a dividir son los que se conocen como gananciales. Es decir, los que compraron los ex cónyuges mientras estuvieron casados​ bajo un régimen de comunidad de ganancias (la modalidad más común)​.

No se considera ganancial, sino propio, todo lo que cada uno tenía antes de la boda y lo que le hayan donado o haya heredado durante el matrimonio.

Si al momento de divorciarse las partes no lograron acordar un reparto determinado y tampoco hubo una decisión del juez al respecto, a cada cónyuge le corresponde la mitad de los bienes gananciales: quedan a nombre de ambos, compartidos al 50%.

¿De qué formas se puede tramitar la división?

Si el divorcio ya se completó, la división de los bienes gananciales se puede realizar de dos maneras: en el expediente de divorcio o por escritura pública (recurriendo a un escribano).

Los escribanos actúan sólo si las partes están de acuerdo con repartir los bienes y en el modo de hacerlo. En cambio, si hay conflicto o situaciones de violencia, se debe consultar a un abogado.

En caso de hacerlo por escritura, los ex cónyuges deben presentarle al escribano la sentencia de divorcio o la partida de matrimonio con la nota del divorcio, más los títulos de los bienes que se van a adjudicar (un auto, un departamento, etc.).

Los bienes de la pareja ya divorciada se reparten mediante una escritura pública. Foto: Shutterstock.
Los bienes de la pareja ya divorciada se reparten mediante una escritura pública. Foto: Shutterstock.

¿Cuánto demora el trámite y cuánto cuesta?

Con toda la documentación en su poder, el escribano tiene primero que verificar en los registros que no haya embargos, inhibiciones o medidas que le impidan actuar.

Si todo va bien, en 15 a 30 días la escritura ya estará lista para ser firmada. Y luego habrá que esperar 45 a 60 días más para que el Registro de la Propiedad refleje el cambio

El honorario del escribano se estima en un 2% del valor de los bienes​, a lo que se deben agregar los gastos de certificados del Registro de la Propiedad, tasas administrativas, costos de fojas, aportes y derechos de escritura, entre otros.

¿Se puede regalar bienes a los hijos en vez de repartirlos entre los ex cónyuges?

. “Muchas veces frente a un divorcio los integrantes del matrimonio no quieren los bienes para sí, sino que prefieren donarlos a favor de los hijos en común, especialmente cuando hablamos de la vivienda donde se desarrolló la vida familiar”, explicó Lukaszewicz.

“En estos casos -agregó la escribana-, la donación puede hacerse por la totalidad del bien o bien pactarse el derecho de usar la propiedad a favor uno de los integrantes del matrimonio, normalmente el que vivirá con los hijos.”

Este beneficio se conoce como usufructo: quien lo recibe podrá usar la propiedad por el tiempo que se acuerde (por ejemplo, hasta que los hijos sean mayores de edad). Y, terminado el plazo, queda definitivamente a nombre de los hijos.

En estos casos en el Colegio de Escribanos recomiendan también inscribir a la casa o el departamento en el sistema de protección de vivienda (como “bien de familia”), para quede a salvo de eventuales remates por deudas en un futuro. 

Los bienes se pueden repartir entre los ex cónyuges o donar a los hijos. Foto: Shutterstock.
Los bienes se pueden repartir entre los ex cónyuges o donar a los hijos. Foto: Shutterstock.

¿Los bienes se pueden dividir también durante el matrimonio?

. Cualquier pareja, estando casada, puede elegir pasar del régimen tradicional a uno de “gestión separada de bienes”, dividir por escritura lo que tienen del modo que deseen y que cada uno siga con un patrimonio independiente.

De este modo, cada parte puede disponer libremente de sus bienes (a excepción de la vivienda familiar, que tiene un tratamiento distinto) y llevárselos sin división ante un futuro divorcio.

En el régimen de separación de bienes los cónyuges también pueden hacer contratos entre sí -como préstamos, donaciones, alquileres o compraventas-, algo no admitido en el régimen ganancial.

La ley también permite que personas convivientes no casadas hagan un pacto de distribución de bienes, a través del cual pueden definir que pasará con los que se hayan adquirido cuando termine la convivencia.

MG

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir