Donan 82 obras de Sergio De Loof “el rey del under” al Museo Moderno

admin

22/03/2021

El rey del under porteño. Así fue apodado Sergio De Loof (Buenos Aires, 1962-2020), considerado uno de los artistas más influyentes y dinámicos de las últimas tres décadas y cuyo recuerdo provoca sonrisas en quienes lo conocieron, en parte por el espíritu festivo con que se plantaba en la vida y frente a su producción artística, que termina siendo revalorizada con el paso de los años, aunque en su momento él no gozó del reconocimiento que acaso hubiese merecido. Ahora su obra estará en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, al que la familia donó 82 trabajos.

Diseñador de moda, videasta, fotógrafo, estilista, escenógrafo, pintor e impulsor de espacios nocturnos claves del circuito alternativo de la Buenos Aires de la posdictadura -como El Dorado (1991), el Morocco (1993) y Ave Porco (1994)- De Loof motorizó acciones artísticas, desfiles y creó trajes, tocados y objetos que terminan componiendo una nueva estética, a partir de finales de los años 80 y en la década de los 90.

Ese estilo original fue el que él mismo bautizó “Trash Rococó” y que terminaría catapultándolo a la fama, como integrante de una movida cultural representativa de su tiempo.

Viva 15-12-2019 Sergio de Loof
Viva 15-12-2019 Sergio de Loof

A partir de los desfiles e intervenciones que De Loof organizaba, y fueron el punto de partida de aquella estética disruptiva y de liberación extraordinaria, esos espacios que lideraba se convirtieron a su vez en un refugio para muchos de los que sentían que no se ajustaban a los patrones y estándares de belleza hegemónica: así, este artista también daba lugar a las disidencias corporales y sexuales, a lo queer y a lo trans, y a nuevos modos sociabilidad, que permitieron cruzar el arte con la moda, la gestión colectiva y la producción comunitaria con el mundo de las grandes marcas publicitarias y las relaciones públicas, la “alta” cultura con la cultura popular.

Por todo eso es que el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires le dedicó una retrospectiva monumental, a partir de 2018 y que pudo verse hasta este año. Esa muestra, ¿Sentiste hablar de mí?, llegó acompañada de un libro no menos impactante. Y es este mismo museo, emplazado sobre la avenida San Juan 350, el que este lunes recibió en donación 82 obras que integraron esta exhibición, de parte de la propia familia del artista.

La donación, que pasa a formar parte del acervo público y a la que el museo planea dedicar un espacio para su exposición permanente -en una sala que actualmente funciona como depósito- incluye 21 trajes, 14 tocados, registros audiovisuales de distintos momentos de su vida y del armado de sus puestas, unas cortinas fabricadas con páginas de la revista Vogue y un portal que reproduce otro emplazado en la disco Ave Porco en los años 80.

En el Moderno. La estética de Sergio De Loof,en la muestra de 2020. Foto: Fernando de la Orden
En el Moderno. La estética de Sergio De Loof,en la muestra de 2020. Foto: Fernando de la Orden

De sus desfiles performáticos, participaban modelos no convencionales con prendas realizadas en materiales alternativos, basura y ropa donada. Y él mismo se encargaba de la ambientación y la promoción de sus clubes nocturnos, así como de los videos y obras de teatro que también presentaba. “Para mí, la vida es hacer escándalo”, definía.

En el acto del lunes en El Moderno, en el que se anunció la donación y también sirvió de homenaje a su memoria, estuvieron presentes el ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro; la directora del museo, Victoria Noorthoorn; las curadoras de la muestra, Lucrecia Palacios y Belén Coluccio; e integrantes de los equipos de producción e investigación del Moderno, familiares de De Loof -como su sobrina Victoria-, Gabriela Compte y amigos del artista, quienes rememoraron aquella época de transformaciones radicales para el arte y la cultura porteña.   

Avogadro destacó que las obras donadas que se integran al acervo prueban “el gran artista que fue De Loof, que con el tiempo será reconocido por el impacto que tuvo su influencia en la historia del arte argentino”.

Sergio De Loof y Victoria Noorthoorn. / Archivo personal
Sergio De Loof y Victoria Noorthoorn. / Archivo personal

Mientras que Noorthoorn, visiblemente emocionada, lo definió como “un artista genial que tenía carta blanca en el Moderno, porque hablamos de una figura que supo provocar un giro en la cultura, a partir de cientos de desfiles e intervenciones artísticas, y que también corrió el riesgo de que su legado se disolviese en los años de la posdictadura. Con la muestra faraónica que exhibimos en este tiempo, el libro y ahora la exhibición permanente de las obras donadas nos proponemos rescatar su legado para que esté vigente por siempre.”

En este sentido, la curadora Lucrecia Palacios también destacó que “De Loof se había vuelto un mito y eso dejaba de lado el carácter material de su trabajo, que lo muestra como un provocador absoluto”.

La retrospectiva que dio pie a la reconstrucción y recreación de muchos de sus objetos, trajes y puestas, a partir de una investigación previa que duró meses e incluyó la apertura de los archivos del artista, tuvo como objetivo la revalorización de esa estética, disruptiva en más de un sentido. En total, se presentaron en ese marco 3.500 piezas, entre las recuperadas y las réplicas de los originales. 

También se proyectó un video en el que personas cercanas de De Loof –Gabriela Massuh, Amalia Amoedo, Gustavo Bruzzone, Victoria Divine- y profesionales que trabajaron a su lado recordaron anécdotas de momentos compartidos.

PK

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta