“El arte y su enorme capacidad de despertar la memoria colectiva”

admin

19/05/2021

La memoria que guardamos del pasado no es inmóvil ni eterna. Algunos acontecimientos pueden ser olvidados, otros reinterpretados; un día se acabarán las narraciones de los testigos presenciales, y a las generaciones del porvenir esos acontecimientos les parecerán lejanos, recuerdos ajenos, memorias vacías. Lamentablemente, ya sabemos que la historia se repite, sobre todo cuando los intereses del presente tienen más fuerza que las enseñanzas del pasado.

¿Cómo podemos entonces legar nuestra historia para que las memorias individuales sean compartidas y educativas? Desde el principio de su existencia, la humanidad ha resuelto este problema gracias a un instrumento tan complejo y potente como sencillo y eficaz: el arte y su enorme capacidad de despertar nuestra memoria colectiva.

El arte habla una lengua universal, y no es sólo un testimonio ni tampoco sólo un homenaje a las víctimas o a los héroes del pasado. Es una voz clara que denuncia, que nos impide mirar a otro lado, que condena el silencio; es una expresión catártica que no quiere cerrar heridas, sino recordarnos que el mundo puede ser un lugar mejor.

Sobre todo, es una advertencia para que no olvidemos lo que pasó, porque podría volver a suceder. Nos recuerda que debemos seguir contando lo que aconteció en nuestras sociedades, sobre todo las cosas peores. Nos incita a hablar, recordándonos que los culpables no fueron solamente los tiranos y los dictadores, sino también todos los que los apoyaron o los que miraron sin hacer nada, los que callaron.

Algunos creen que, al final, acabaremos por acostumbrarnos a los cuentos de la memoria, y terminaremos por considerarlos sólo pinturas, monumentos, parte de la arquitectura, sitios para sacar fotos cuando estamos de vacaciones.

Yo, en cambio, creo en la inmortalidad del mensaje del arte, que es precisamente la capacidad de fijar un recuerdo en nuestras conciencias aunque este recuerdo no nos pertenezca, para que llegue a ser parte de nuestra vida, de modo que si cualquier monstruosidad de la historia volviera a manifestarse, un día de mañana, la podamos reconocer enseguida gracias a lo que hemos aprendido a través de los ojos de los que nos dejaron sus testimonios.

Alice Fugazza

IMPERIA, ITALIA

alicefugazza895@gmail.com

“Alberto Fernández insiste con recetas vencidas”

El Presidente, a su vuelta de Europa, se mostró sorprendido y aseguró que venía decidido a atacar el tema de la suba de precios, dejando entrever que los responsables de la situación eran las cadenas de grandes supermercados.

Si esta conjetura fuera cierta, la solución es muy sencilla; la intervención inmediata de esas empresas.

Son aproximadamente 10 o 12 en el país. Con una docena de interventores que fijen los precios y los márgenes de ganancia el problema inflacionario desaparece. Sin embargo, entra en vigencia la Ley de Góndolas y se prohíbe la exportación de carnes. Si estas medidas no tuvieran consecuencias calamitosas, darían para reírse a carcajadas.

Desde hace años se combate la inflación con políticas equivocadas, basadas en precios fijos, cuidados, claros, sugeridos, máximos, esenciales, congelados, regulados y algún otro que escapa a mi memoria. Con controles, prohibiciones, subsidios, planes, tarjetas alimentar no bajará la inflación y cada día habrá más pobres.

Las soluciones están al alcance de la mano. Sólo hay que decidirse. Alberto Fernández insiste con recetas vencidas, anacrónicas y siempre fracasadas. Ayer fue José Ber Gelbard, hoy es Matías Kulfas.

Ayer fue Guillermo Moreno, hoy es Paula Español. Aseguraron que volvían mejores, lo que hacían mal hoy lo hacen peor.

Gabriel C. Varela

gcvarela@hotmail.com

El Gobierno, el precio de la carne y las elecciones

En 2006 Kirchner suspendió la exportación de carnes vacunas. Resultado: disminuyó el rodeo vacuno en 12 millones de cabezas un 25% del stock. Aún no nos hemos recuperado del todo de esa nefasta decisión, luego de 15 años.

Es que el gobierno no quiere admitir cuál es la realidad del ciclo ganadero: retener la vaquillona-hacerla vaca-tener cría-luego novillos, todo este ciclo son 4/5 años, casi diría “es la biología, estúpido”. La agricultura es anual, la ganadería no. Pero el gobierno actual no lo quiere entender, pues sólo le interesa el objetivo de ganar elecciones a costa de matar la gallina de los huevos de oro.

Ademas, China, nuestro principal comprador de carne, sólo importa carne de vaca de descarte (por vejez o infertilidad) pues los chinos la comen en trocitos y con palitos, nunca un bife.

Vuelven a equivocarse.

Sólo les interesa engañar al pueblo diciendo que defienden el precio de la carne. Nefasta estrategia para ganar una elección.

Ricardo Olaviaga

rolaviaga157@gmail.com

El desconcierto de los que esperan la segunda dosis

El próximo 22 de mayo cumplo 94 años. El 24 de mayo pasado me vacunaron en la Provincia de Buenos Aires con una primera dosis de Covishield, con indicación de aplicarme la segunda el 24 de marzo. Aún no he recibido la notificación de la fecha en que ello ocurrirá. No sé si esa comunicación llegará en mi tiempo. Si tal no ocurre yo no me enteraré.

¿Es ilógico que piense tal cosa? Y me pregunto, ¿quién o quiénes se harán cargo si ello ocurre? ¿Hay responsables? Por supuesto. Todos saben quiénes son y por qué. No deseo hacer referencia a la problemática política concurrente de lo que está ocurriendo. Lo hago desde la premisa de responsabilidad humana que debieran tener quienes son nuestros representantes y servidores. Porque lo son de todos, lo que me incluye a mi y a mi señora esposa de 89 años, vacunada ese mismo día.

Dios quiera que esa vacuna llegue a tiempo. Si no son conscientes del problema que representa para los viejos el incumplimiento de las promesas y las responsabilidades que implica el honor de haber sido elegidos para cumplir un mandato y lo incumplen, seguramente sabrán de qué se trata cuando el inexorable transcurrir del tiempo se los haga saber. Y será la conciencia y Dios quienes se lo demanden.

Juan Carlos Mirabella

mirabellajc12@gmail.com

“Por favor”, el pedido de un maestro por Zoom

Días atrás, mientras desayunaba en casa, mi hijo participaba por Zoom de una clase de nivel terciario que está estudiando. Como tenía la netbook en volumen alto, yo también escuchaba la exposición del profesor, aunque no entendía de qué se trataba la misma. Pero, en un instante, el hombre citó un concepto que repitió nuevamente, diciendo antes de repetirlo, “por favor, no olviden este concepto”.

La expresión “por favor” suele estar olvidada por estos lugares desde hace ya mucho tiempo. Y se utiliza comúnmente para solicitar o pedir algo, de manera educada y amable. El profesor la estaba citando en función de la educación de una materia especial, en la cual el beneficiado es el alumno y no el educador.

Y les pedía a los mismos, por favor, que recuerden lo que les estaba indicando. Inmediatamente, me vino a la memoria el concepto de calidad, que habla de “superioridad o excelencia de algo o de alguien”. Y pensé, evidentemente, mi hijo se haya aprendiendo algo bueno transmitido por alguien mejor. Y sentí mucha satisfacción.

Daniel E. Chávez

edchavez58@yahoo.com.ar

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir