El Cabezón Ruggeri sorprendió en vivo con un profundo pedido al Papa Francisco: “Voy a creer mucho más de lo que ya creo”

admin

16/07/2021

En la primera edición de ESPN F90, el ciclo que conduce todos los mediodías Sebastián Vignolo, el videograph anunciaba un debate vinculado al inicio del torneo de la Liga Profesional de Fútbol. Sin embargo, durante casi media hora de programa, el protagonista fue Oscar Ruggeri, uno de sus panelistas estrellas.

Alentado por el Pollo, el Cabezón llevó a la charla una situación de índole personal, la angustia que le generó la sensación de “nido vacío” que sufre en casa tras la partida de su hija Federica, de 24 años, la menor -junto a su mellizo Stephan- de sus cuatro hijos.

Con una sonrisa pero sensibilizado por el paso del tiempo, Ruggeri lamentaba el silencio que reina en una casa acostumbrada a estar siempre llena de chicos de todas las edades, y que ahora solo tiene su presencia y la de su esposa Nancy.

Oscar Ruggeri en una vieja postal familiar, junto a su esposa Nancy y una de sus hijas.
Oscar Ruggeri en una vieja postal familiar, junto a su esposa Nancy y una de sus hijas.

Un rato después, el diálogo siguió por la alternativa de ver a los hijos formar sus propias familias, y se habló sobre la posibilidad del casamiento. Fue allí que el Cabezón, muy creyente en materia religiosa, sorprendió al dejar una reflexión vinculada a la Iglesia y se animó a hacerle un pedido al Papa Francisco.

“No se usa más casarse… Yo fui monaguillo. Me ponía nervioso porque el cura te cagaba a pedos. Yo voy a Luján todos los meses pero no me quedo en la misa. Yo voy, le rezo a la Virgen, le pido a Jesús… Cuando mejoren un montón de cosas yo voy a creer mucho más de lo que ya creo. Yo creo en Dios, en la Virgen de Luján y nada más”, señaló el ex capitán de la Selección Argentina.

“A la Virgen de Lujan voy desde que hice aquella promesa”, apuntó más adelante Ruggeri, haciendo mención al título de campeón en el Mundial de 1986. “No me confieso porque no creo en el tipo este que está sentado ahí y me dice ‘qué hiciste’. ¿Y vos qué hiciste”, planteó Ruggeri. Y cerró: “Yo hablo con la Virgen y le pido perdón a la Virgen, nada más”.

Luego, todo un clásico, dio paso a una anécdota familiar, en la que el protagonista fue un cura que oficiaba en Olivos, zona del Gran Buenos Aires en la que vivían los Ruggeri. “Cuando íbamos a buscar a los chicos al colegio me insistía que me tenía que casar con Nancy… Me agarraba y me decía que tenía que casarme por Iglesia, porque nosotros estábamos casados por Civil. Nos decía: ‘Los quiero casar, los quiero casar, vengan que los caso…’. Y de repente, ¡pim! Un sábado vamos… ¡y se casó el cura! Un fenómeno…” festejó entre risas, las suyas y las de sus compañeros.

Y por último, Oscar dejó su pedido para Francisco: “Por eso yo le digo al Papa, que tiene que liberar… Tienen que tener los curas sus familias y el día que lo hagan yo voy a creer mucho más de lo que ya creo. Si es un ser humano (el cura)… Una vez que liberen, uno los escucha más porque es todo más normal, más natural la cosa…”

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir