El día que Rodolfo Walsh le pidió permiso a Borges para traducir uno de sus cuentos más conocidos

admin

22/07/2021

Un total de 31 cartas le mandó Rodolfo Walsh a Donald A. Yates, el primer traductor al inglés de Jorge Luis Borges. Fue un ida y vuelta, de 1954 a 1964, entre dos escritores unidos por la pasión por las letras y los policiales, y que mantuvieron una larga amistad que culminó abruptamente con la desaparición en 1977 del autor de Operación masacre, cuyo germen aparece mencionado justamente en esta correspondencia.

Publicado originalmente en 1998 bajo el título Rudy y el amigo americano. Cartas de Rodolfo Walsh a Donald Yates, Ediciones de La Flor reedita el libro  como Cartas a Donald A. Yates (1954-1964), un texto que reproduce la correspondencia de Walsh a lo largo de una década –las respuestas de Yates siguen también desaparecidas– y cuenta con la minuciosa y acertada presentación, notas y traducción de Juan José Delaney, Doctor en Lenguas Modernas, además de investigador, profesor y escritor.

Un breve recorrido por los hitos de la vida de Yates debe incluir su temprano y fortuito interés por la lengua española. Nació en Massachussets, Estados Unidos, en 1930 y se doctoró en Español en 1961. Fue el escritor argentino Enrique Anderson Imbert –un elegante y exquisito autor– el que dirigió su tesis doctoral sobre los relatos policiales argentinos.

El escritor Rodolfo Walsh en Cuba (1927-1977).
El escritor Rodolfo Walsh en Cuba (1927-1977).

Fue también Anderson Imbert el que incluyó entre el material de lectura de sus clases de la Universidad de Michigan el cuento La muerte y la brújula, de Borges. Yates quedó fascinado: “Un cuento policial al revés: el criminal persigue al detective, un hecho que el lector no advierte hasta el final de la historia”.

Tan impresionado quedó que, sin pruritos, le mandó una carta al autor pidiéndole permiso para traducirlo al inglés, después de todo, la lengua favorita de Borges. Fue Walsh el que consiguió la autorización.

Donald Yates se convirtió así en el primer traductor de Borges en lengua inglesa en 1962: fue con la antología Labyrinths. Selected Writings. (También tradujo a Marco Denevi, Manuel Peyrou, Adolfo Bioy Casares y al propio Walsh).

Jorge Luis Borges, en 1981. "La muerte y la brújula" fue su primer cuento traducido al inglés. Foto ©Marcello Mencarini/Leemage
Jorge Luis Borges, en 1981. “La muerte y la brújula” fue su primer cuento traducido al inglés. Foto ©Marcello Mencarini/Leemage

Ese año hizo el primero de una veintena de viajes a la Argentina, donde llegó a dictar clases en la Universidad de Buenos Aires y el colegio Lenguas Vivas, entre otras instituciones.

A poco de aterrizar, se fue, son cita, a la Biblioteca Nacional a ver al creador argentino, por entonces su director: “Ah, Yates, sé muy bien quién es… usted ha traducido mis cuentos al inglés y puedo decir, sin dudas, que ha mejorado el original”, le comentó Borges, con su magnánima picardía.

cartas-donald-yates

El amigo “Rudy” Walsh

El interés de Yates por la literatura policial hizo que un día llegara a sus manos el libro Diez cuentos policiales argentinos, una primera antología de Rodolfo Walsh. Una vez más, quedó deslumbrado. Si bien se mandaban cartas desde 1954, en el viaje de 1962, ambos escritores se conocieron en persona y se hicieron amigos. Yates, fallecido en 2017, lo llamaba “Rudy”, Rudy Walsh.

Esa amistad se concretó, entre otras formas, en una decena de cartas entre uno y otro a lo largo de diez años, que Delaney, cuyo padre fue a la escuela primaria con Walsh en Moreno, tuvo la astucia de recuperar, con la aprobación de la hija de Walsh y de la viuda de Yates, pieza clave para la producción de este libro, porque en ella recayó la tarea de localizar la correspondencia y escanearla.

Estas cartas de Walsh, de varias carillas, escritas a máquina a espacio simple, se encuentran guardadas en la Universidad de Michigan, la casa de estudio de donde egresó Yates.

Donald A. Yates (izq.) y Juan José Delaney (der.) en la casa del primero en Santa Helena, California, en 2007. Foto de la web juanjosedelaney.com.ar
Donald A. Yates (izq.) y Juan José Delaney (der.) en la casa del primero en Santa Helena, California, en 2007. Foto de la web juanjosedelaney.com.ar

Las misivas que Yates le envió a Walsh continúan desaparecidas como su destinatario. Es posible, de todas maneras, recrear el tono e imaginar los temas. Casi no hay referencias personales y el intercambio se limita a apreciaciones de uno y otro lado sobre la literatura policial. Se trata de dos especialistas en el tema.

Sobre va, sobre viene, aparece el germen de Operación masacre (publicado en 1957), sobre los fusilamientos de José León Suárez un año antes. Esto es lo que  Walsh cuenta en una carta de enero de 1957, escrita en inglés:

“Esto no es cuento, aun cuando lo parezca. Todo está ocurriendo de nuevo. Perón era un hijo de…, pero esta gente no parece mejor. El hecho de que ningún periódico libre en la Argentina haya dicho nada sobre esta historia –que he tenido la mala suerte de descubrir– explica cuál es la situación aquí mejor que cualquier otro argumento. Otra vez gente inocente está siendo torturada y asesinada por nuestra policía. Si puedes hacer algo, quiero que esto se sepa. La historia que te estoy enviando no se publicará aquí, ni siquiera por los semanarios de la oposición. Todos parecen sentir que es muy peligroso”.

Escena de la película "Operación masacre", de 1971.
Escena de la película “Operación masacre”, de 1971.

PC

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir