El furor del compost: de moda en cuarentena a costumbre que se instala en los barrios del Conurbano

admin

18/05/2021

Lejos de los objetivos ambientales propuestos en las últimas décadas por autoridades de todo el mundo, cada vez son más las toneladas de basura que se producen diariamente en los grandes centros urbanos.

Pero con la cuarentena impuesta cuando estalló el coronavirus, las ciudades más pobladas de Argentina empezaron a replicar una tendencia que venía creciendo entre los jóvenes y que muchos municipios del Conurbano Bonaerense impulsan desde hace años: el reciclaje hogareño.

Dentro de las distintas variantes de reutilización de residuos que generan las personas, miles de familias aprendieron durante el aislamiento a generar compost, un proceso natural en el que se transforma la basura orgánica en abono fértil para la tierra y las plantas.

Compost. A partir de la recolección de residuos orgánicos se puede generar abono fértil para el suelo y plantas. Y se reduce la contaminación del medio ambiente.
Compost. A partir de la recolección de residuos orgánicos se puede generar abono fértil para el suelo y plantas. Y se reduce la contaminación del medio ambiente.

Aprovechando esta “moda” que se volvió furor con el aislamiento, en la Zona Norte del GBA ahora lograron instalar el compostaje en los barrios con cursos gratuitos, talleres de huerta y programas que apuntan a que la generación de basura se vaya reduciendo progresivamente.

Según un estudio del Ministerio de Producción de la Nación y el Instituto Nacional de la Tecnología Industrial (INTI), durante 2018 “del 30 al 60 % del peso de la bolsa de basura que generaron los hogares fue orgánico (bio-residuo)”. En Argentina, además, este porcentaje es el triple que lo que se genera de papel, cartón o envases y embalajes plásticos.

Vicente Lopez fue uno de los distritos que lanzó propuestas para incentivar el compostaje. Allí crearon un ciclo de charlas gratuitas para vecinos en el marco del programa “VL Composta”.

En Vicente Lopez, durante 2019 entregaron más de 200 composteras de plástico, madera o metal para juntar desechos orgánicos.
En Vicente Lopez, durante 2019 entregaron más de 200 composteras de plástico, madera o metal para juntar desechos orgánicos.

La primera capacitación online se dictó el viernes 26 de febrero, a través de la plataforma Zoom, y tuvo un gran nivel de asistencia entre los vecinos. El objetivo fue brindar las herramientas necesarias para llevar a cabo esta práctica en el hogar y una introducción al proceso.

La previa de las charlas fue la entrega de materiales: durante todo 2019, el Municipio entregó composteras de plástico, madera o metal a más de 200 vecinos.

Escobar es otro de los distritos que ofreció una movida similar: un taller de compostaje de cuatro clases, basado en la sostenibilidad del suelo. 

"Escobar Sostenible". Además de promover el compost entre los vecinos, se fomenta la separación de residuos sólidos por origen y las huertas urbanas.
“Escobar Sostenible”. Además de promover el compost entre los vecinos, se fomenta la separación de residuos sólidos por origen y las huertas urbanas.

Agustín Mezzabotta, uno de los tres docentes, explicó que el compost es el proceso de descomposición natural de la materia orgánica realizada por microorganismos, como pueden ser bacterias y hongos, y por pequeños organismos, como lombrices y escarabajos. “Se convierte a los residuos en abono rico en nutrientes y sirve para fertilizar el suelo, los cultivos, e incluso ayuda a mitigar el cambio climático”.

Esta iniciativa se estructuró en el marco del programa Escobar Sostenible y se dicta en el Polo de Educación Superior de Escobar (Sucre 1550), en Maschwitz. Las clases duran dos horas. El primer encuentro fue el miércoles 24 de febrero y el último será el 17 de marzo, aunque se esperan nuevas aperturas de matrículas a futuro.

Ana María (54), vecina de Maschwitz, creía que “compostar era algo sucio”, cuenta a Clarín. “Ahora pienso lo contrario. Mientras composto ensucio menos, genero menos basura, y entre toda la familia ayudamos al medio ambiente. Además los chicos ya crecen con esta costumbre y está buenísimo para que se empiece a implementar en todas la generaciones“, reflexiona.

Se puede compostar restos de fruta y verduras, yerba, café, infusiones; cáscaras de huevos limpias; cáscaras de frutos secos; pastos, flores secas, entre otros elementos.
Se puede compostar restos de fruta y verduras, yerba, café, infusiones; cáscaras de huevos limpias; cáscaras de frutos secos; pastos, flores secas, entre otros elementos.

San Isidro es otro de los municipios que se aventuró en la decisión de hacer compostaje a gran escala. En esta ocasión, se lanzó “Compostate”, un programa a domicilio. 

La iniciativa, gratuita, funciona de forma muy sencilla: la persona interesada se inscribe en la página web municipal para realizar una capacitación online sobre cómo compostar. Luego, recibe en su domicilio una compostera de 40 litros con bandeja de líquidos lixiviados: el líquido que van drenando los residuos orgánicos, que también funciona como valioso nutriente para plantas.

“En esta primera etapa estaremos entregando aproximadamente 1.000 cajones especiales para llevar a cabo este proceso que nos sigue ayudando a reducir la cantidad de residuos que enviamos a los rellenos sanitarios de CEAMSE”, anunció el subsecretario de Espacio Público de San Isidro, Leandro Martín.

San Isidro. Lanzamiento del programa "Compostate".
San Isidro. Lanzamiento del programa “Compostate”.

A poco más de una semana del lanzamiento del programa ya se inscribieron 3.500 vecinos para recibir el recipiente para hacer el compostaje en su casa. Y una vez que se tiene la compostera, se trabajan los residuos orgánicos de los hogares con restos secos.

¿Qué se puede compostar?

Restos de fruta y verduras, yerba, café e infusiones; cáscaras de huevos limpias; cáscaras de frutos secos; servilletas y papel de almacén manchados con alimentos; hojas secas de árboles y arbustos; pasto y restos secos de plantas; ramas trituradas o troceadas de poda; ramos de flores secas.

Se debe evitar el plástico, vidrio, huesos, carnes, colillas de cigarrillo, restos de comida cocida o condimentada.

El resultado final del proceso de compostaje es una tierra negra inodora, que puede ser utilizada para macetas, canteros y jardines. Y entre otras cosas, aporta nutrientes esenciales para las plantas y mejora el crecimiento vegetal, así como la absorción del agua y los rayos solares.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir