El kirchnerismo vuelve a recurrir a restricciones para pelearle a la inflación

admin

17/05/2021

Las administraciones kirchneristas recurrieron a la prohibición para exportar carne en varias ocasiones. Disconformes con los precios del sector en el mercado interno, recurrieron a esa medida en 2006, a través de una orden que el ex presidente Néstor Kirchner le impartió a la ministra de Economía, Felisa Miceli. Iba a durar seis meses, pero se prolongó por cuatro años. A partir de allí, comenzó un derrotero protagonizado por el ex secretario de Comercio Interior -Guillermo Moreno- que impuso restricciones cada vez que lo consideró necesario.

La veda a la exportación que terminó prolongándose entre 2006 y 2009, estuvo acompañada por restricciones posteriores: permisos especiales, autorizaciones a través de ROE, asignaciones específicas de cuotas “Hilton”, medidas que provocaron una fuerte caída de los despachos externos y en la producción.

En abril de este año, comenzó a menearse la posibilidad de limitar nuevamente las exportaciones. Paula Español, secretaria de Comercio Interior, expresó que no le iba a “temblar el pulso para cerrar las exportaciones de carne”, tras diálogos con el sector donde no había llegado a un entendimiento. Luego, Cecilia Todesca, de Jefatura de Gabinete, expresó que “no estamos en este punto, pero tiene que estar normalmente abastecido el mercado interno y a precios razonables”.

En el Gobierno se habla de “prácticas especulativas” y  “combatir prácticas de evasión fiscal”. En el Poder Ejecutivo hasta mencionan que el período de restricción puede terminar antes, si se alcanzan otros resultados buscados.

El ex secretario Guillermo Moreno montó una “escuelita”, en las que adoctrinaba a los empresarios sobre lo que debían hacer para conseguir que el Poder Ejecutivo de ese entonces los mire con buenos ojos. Español tiene convicciones firmes, y es enfática en sus expresiones, pero les habla con papeles en la mano y preguntas sobre los orígenes de los aumentos.

En la medición del costo de vida del Indec para abril la carne subió un 64,7% interanual en Buenos Aires. La escalada superó el 80% en la Patagonia. Es la categoría que más subió en alimentos, aunque está por debajo de lo que subieron textiles y calzado, por ejemplo.

La intervención en las exportaciones trae reminiscencias entre los productores y empresas del sesgo “morenista”. En ese período, se cayó la producción, se hundieron las exportaciones, se perdieron miles de empleos y cerraron frigoríficos pequeños. Los grandes -nucleados en consorcios de exportación- lograron capear mejor el temporal.

Antes de esta imposición, convivían distintas posiciones en el Gobierno. Había quienes creían que esta suba podía ser “estacional” y que se podía evitar una restricción, porque sería una mala señal al mercado. En cambio, otros funcionarios sostenían que el sector cárnicos no quiso acceder a consensos, por lo que había que mostrar autoridad frente a esa conducta.

El Gobierno impulsó distintos programas de “cortes populares”, de precios accesibles. Pero su efectividad fue limitada, ya que no llegó a todas las carnicerías. Se los conseguía mayormente en algunas cadenas de supermercados, pero el Poder Ejecutivo buscaba una “capilaridad” (alcance en todo el país) que no alcanzó.

Los exportadores de otros commodities (como maíz, trigo y soja) se inquietan cada vez que aparecen estas medidas. Temen que les suban las alícuotas de retenciones en los despachos externos de sus granos, o que les impongan vedas similares.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir