El llamado del Muñeco Gallardo que cambió la vida de Alan Leonardo Díaz

admin

16/05/2021

Cuando Alan Leonardo Díaz se paró bajo los tres palos del arco que da a Casa Amarilla se le deben haber pasado miles de recuerdos por su cabeza. Desde los días en los potreros de Lanús, a su llegada a las pre-infantiles de River hasta los campeonatos de penales que jugaba en su barrio. Justamente, esa era una de las características que destacaban de él sus formadores en la previa. “Es un atajador de penales”, decían. Y la otra es la personalidad.

Díaz demostró ambas en la Bombonera. Porque estuvo atento para reaccionar a la intención de Cardona cuando le tocó estar bajo los tres palos del otro arco, el que da al Riachuelo. El colombiano quiso engañarlo y picársela, pero el juvenil arquero reaccionó con lucidez. Estuvo rápido de piernas, retrocedió sobre sus pasos y se quedó con la pelota entre sus manos.

Durante el partido, Díaz mostró personalidad. De hecho, fue clave para que River pudiera sostenerse y llegar a la instancia de la definición desde los doce pasos. Le sacó tres pelotas de gol a Tevez en el segundo tiempo, dos de ellas fueron bombazos y la otra un mano a mano. Y también detuvo un remate fuerte de Villa antes del final del primer tiempo.

Y si bien en la primera llegada, Boca le convirtió, la rueda de la fortuna le jugó en contra. Es que Tevez impactó el centro de Medina con el hombro izquierdo y eso descolocó a Díaz. Si el delantero de Boca cabeceaba, tal vez Díaz, que estaba bien ubicado, podría haberse quedado con esa pelota.

Antes de la definición de los penales, sus compañeros y todo el cuerpo técnico de River se acercaron para felicitarlo por el partido que había tenido y para darle ánimo para los penales. Marcelo Gallardo lo abrazó. Luego, lo destacó públicamente: “Fue emocionante para él, sobre todo para su familia, sus seres queridos, que lo hayan visto en una situación tan particular como haber debutado en el arco de River en un clásico con lo que eso representa. Nos emociona porque nos representa de buena manera“.

Los elogios también llegaron de un grande del arco como Ubaldo Fillol, que es el ídolo del arquerito de River. “Estoy feliz por la gran actuación que tuvo Leo Diaz en su debut. Lo conozco de pibe y sé de su fuego sagrado y su personalidad. Es un arquero que tiene mucha proyección. Fue la figura del Superclásico y con sus atajadas honró la historia del arco “millonario” y a su familia”.

Categoría 2000, Díaz tiene 21 años. Antes de esta presentación contaba con 17 partidos como suplente de la Reserva. Y había atajado en la Copa Libertadores Sub-20 en Asunción, a principios de 2020. Con buena técnica y mucha proyección, también fue convocado para Selecciones Juveniles Sub 15 y Sub 17.

Hasta el sábado a la mañana Díaz se encontraba en el anonimato. Era un pibe de 21 años que tenía una vida normal, más allá de formar parte de la Reserva de River. Todo cambió cuando su teléfono sonó y Gallardo le dijo que iba a atajar en la Bombonera. Enseguida, la fama le tocó la su puerta. En el día en que su nombre apareció en los medios, su cuenta de Instagram multiplicó su cantidad de seguidores de manera exponencial. Y sus fotos empezaron a recibir los comentarios de aliento de los hinchas de River.

Con hidalguía, Díaz afrontó una situación muy compleja. Debutó en la Bombonera. Y en la cancha del eterno rival, defendió muy bien el arco de Armani, Barovero, Comizzo, Pumpido, el Pato Fillol y Amadeo Carrizo.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir