El nuevo gabinete: sin lugar para “las débiles”

admin

18/09/2021

Durante su campaña presidencial, Alberto Fernández habló de igualdad de género y de su compromiso para que el aborto fuera ley. El Frente de Todos llegó al gobierno, en parte, porque tuvo el apoyo del feminismo.

El anuncio de aquel primer gabinete, en diciembre de 2019, tuvo un sabor amargo: de 21 ministerios, sólo 4 estarían ocupados por mujeres. Era el doble de las ministras de su antecesor, pero un 19% de mujeres no se acercaba en absoluto a la paridad tan ansiada.

La desazón, al menos, tenía un contrapeso: casi el 100 % del gabinete era “verde”, es decir, todos los funcionarios nombrados, más allá de su género, estaban de acuerdo con el reclamo más importante de los movimientos feministas. Esa promesa de campaña se cumplió. La Interrupción Voluntaria del Embarazo se volvió ley, fue sancionada, reglamentada, y tiene nuevo protocolo de atención.

La otra gran noticia que trajo el gobierno de Alberto Fernández fue la creación del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, una jerarquización que se venía pidiendo a gritos (sin éxito) ante la urgencia por la violencia de género y los femicidios, y la necesidad de pensar políticas públicas a largo plazo para terminar con la desigualdad.

Al frente fue nombrada la abogada Elizabeth Gómez Alcorta. Hoy, una de las dos ministras que quedan en el gabinete. La otra es Carla Vizzotti, al frente de Salud, que no tuvo ese cargo desde el inicio de la gestión. No es la foto que prometieron, no es la foto que queremos ver. ¿Cuál es el mensaje que transmite? Uno muy antiguo: que las mujeres sólo se ocupan de cuestiones “de mujeres”, o de cuidados, y que para los temas “importantes” están los varones. Es, además, un mensaje errado: el “género” no es un “tema” aislado sino transversal a todo.

El retroceso

A la cachetada de las Paso se la quiere remontar con negociación política. Se responde al avance del conservadurismo y la derecha con viejos alfiles que en algunas cuestiones se les parecen demasiado. Seguramente esa es la estrategia: si las papas queman se llama a los “machos”. No es la respuesta que esperaba gran parte de la sociedad.

Desde la oposición se critica la agenda de género, y en lugar de hacer gala de la ampliación de derechos y de la concreción de los proyectos en marcha, vuelven funcionarios lejanos a esa agenda. Podrá decirse que los derechos conquistados no van a tocarse. En un contexto de avance anti derechos no sólo nacional sino mundial, es una jugada peligrosa.

¿Todo vale en la política?

De 45 millones de habitantes que hay en el país, 23 millones son mujeres. ¿Dónde están representadas? El nuevo gabinete tiene un 90% de varones de traje y corbata. Gran parte de los países más desarrollados tienen mujeres al frente de sus gobiernos (y no se han rodeado de varones para gobernar). Los más atrasados las están mandando de vuelta a sus casas.

Los países que mejor han manejado la pandemia están gobernados por mujeres. Ayer nomás Naciones Unidas presentó un “Plan Feminista para salir de la pandemia”, porque, asegura, dar voz a las mujeres, desconcentrar la riqueza y volver a Estados presentes, son la solución. Justamente todo lo contrario a lo que propone la extrema derecha y los grupos libertarios.

Nos dicen que en este duelo de titanes no hay lugar para “las débiles”. A esta altura ninguna negociación política debería ignorar a las mujeres.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir