El pacto secreto que destrabó la herencia de Manubens Calvet y convirtió a un jubilado en millonario

admin

11/02/2021

El testamento se perdió, lo perdieron o nunca existió. La fortuna que dejó el terrateniente y político cordobés Juan Feliciano Manubens Calvet (1904-1981) se convirtió en una de las más codiciadas de la Argentina. El valor de sus campos, estancias y propiedades desparramadas por cuatro provincias fue calculado, con cotizaciones de 2017, en 225 millones de dólares. Y recién ahora, 40 años después de su muerte, la herencia se comenzó a repartir.

En esos años ocurrieron situaciones propias de una serie. Disputas familiares, denuncias, celos, deslealtades, dinastía dispersa, sucesión estancada, la aparición de una mujer y de un hombre que afirmaban ser hijos del hacendado.

Nadie preguntó demasiado sobre el origen de esa montaña de plata construida por un hombre que vendía leña de quebracho y algarrobo, instaló un almacén de ramos generales, compró máquinas agrícolas y tierras para el ganado y llegó a tener tantas vacas que no podía contarlas porque, cuando empezaba campo por campo y completaba la vuelta, ya habían nacido decenas de terneros otra vez.

Retrato de Juan Feliciano Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.
Retrato de Juan Feliciano Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.

Su tesoro se multiplicaba. Como sus latifundios. Y las habladurías sobre sus vínculos. “Se le acusaba de mantener a sus peones en unas condiciones cercanas a la esclavitud”, escribió el diario El País de Madrid el 28 de julio pasado.

El dinero y la territorialidad lo acercaron al poder: Manubens Calvet fue dirigente del radicalismo cordobés, diputado provincial y dos veces intendente de Villa Dolores. Impulsó la construcción del dique La Viña, con el que cambió la historia del Valle de Traslasierra. Nunca se casó. Nunca reconoció descendencia, al menos en público.

Por el elenco de este novelón pasaron personajes increíbles como el dictador paraguayo Alfredo Stroessner, quien acompañó el reclamo de esa mujer llamada Dolores que juraba ser hija del hacendado, pero mentía; la actriz Isabel Sarli, que tuvo la idea de filmar una película sobre el caso; y hasta el honesto dirigente Lisandro de la Torre, porque figuraba en la escritura de uno de los sitios en disputa, la Estancia Pinas.

"¿Qué quiere usted de mi?": Una película, porque Isabel Sarli quería filmar la vida de Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.
“¿Qué quiere usted de mi?”: Una película, porque Isabel Sarli quería filmar la vida de Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.

Tanto había en esa herencia que la resolución judicial que el año pasado efectuó el reparto de bienes descartó a unos pobres caballos: “Los equinos inventariados por el grupo mayoritario se los excluye, por tratarse de animales viejos que generan gastos innecesarios y antieconómicos”.

A la trama de la ambición se sumaron subtramas. Pero la llegada a escena de Manuel Antonio Medina alteró los guiones: nacido en los Esteros del Iberá, el 5 de agosto de 1953, pasó años queriendo saber quién era su padre.

Andaba perdido como camalote en el río hasta que, testimonios de pobladores y documentación que recogía lo llevaron a convencerse de que era hijo del multimillonario Manubens Calvet.

“Yo soy Manuel Antonio Manubens Calvet, hijo de Juan Feliciano Manubens Calvet”, dijo entonces, amparado en un acta de reconocimiento de paternidad fechada el 19 de febrero de 1960 y depositada en el Juzgado de Paz de Lafinur, provincia de San Luis.

Nació en Corrientes, vive en Misiones, y siempre tiene a mano recortes que hablan de su historia. Foto: Sixto Fariña, El Territorio de Posadas.
Nació en Corrientes, vive en Misiones, y siempre tiene a mano recortes que hablan de su historia. Foto: Sixto Fariña, El Territorio de Posadas.

Si eso era cierto, se complicaba la sucesión, discutida desde 1981. Manubens Calvet tenía cinco hermanos: Herminia Manubens de Medina, Dolores Antonia Manubens de Hormaeche, Reginaldo Félix Manubens Calvet, José Carlos Manubens Calvet y Ramón Carlos Manubens Calvet. Pero habían muerto, así que la herencia pasaba a sus hijos y a sus nietos, es decir, los sobrinos y sobrinos nietos del millonario.

Ahora, si Manuel lograba demostrar que era el hijo, iba a convertirse en heredero único y universal, así que desde la familia del potentado lo acusaron de fabulador, lo denunciaron por “falsedad ideológica”, señalaron que una prueba de ADN le había dado negativo, lograron que la Justicia lo persiguiera, que le dictara una condena a tres años de prisión en suspenso y que le retuviera su Documento Nacional de Identidad durante 15 años, hasta que fue sobreseído.

Todo de repente, el año pasado, cambió. Un giro inesperado, fuera de libreto, por un pacto confidencial entre los actores que querían su dinero o sus hectáreas. Ya se sabrá cómo fue, porque la película tiene precuela y secuela.

Pero ahora, desde Villa Cabello, en las afueras de Posadas, Misiones, hay un hombre de 64 años al teléfono que dice a la revista Viva: “Yo Manuel Antonio Manubens Calvet, soy hijo de Juan Feliciano Manubens Calvet y ésta es mi historia…”.

El patio delantero de su modesta casa en Villa Cabello, en las afueras de Posadas, con ropa colgada. Foto: Fernanda Iturrieta.
El patio delantero de su modesta casa en Villa Cabello, en las afueras de Posadas, con ropa colgada. Foto: Fernanda Iturrieta.

Se escucha de fondo la televisión, un programa de chimentos con panelistas que se alborotan por la herencia millonaria que dejó de Diego Maradona.

¿Va para largo esa pelea también, no?

Justamente hoy estuve pensando en los enredos del caso Maradona, idas y vueltas. Sí, llevará tiempo, me parece.

¿Qué es lo primero que va a hacer cuando cobre su parte?

Voy a tratar de cambiar una palabra, en honor a mi madre. Esa palabra está en un libro que escribió el periodista Ricardo Odziomek, titulado El heredero. El fue mi compadre y, en ese momento, no nos dimos cuenta, pero testimonios que recogió cuando investigó meticulosamente el tema y visitó los lugares de mi infancia decían que a mi mamá la llamaban La Potranca. Y eso está mal, es despectivo, porque es sinónimo de “yegua”. El sobrenombre de mi mamá era, por lo que a mí me contaron, La Ama.

Testimonios equivocados hablaban de mi madre como ‘La Potranca’. Yo quiero cambiar esa palabra. A ella la llamaban ‘La Ama’.

Testimonios equivocados hablaban de mi madre como 'La Potranca'. Yo quiero cambiar esa palabra. A ella la llamaban 'La Ama'.

Manuel Manubens Calvet

Cuánto le corresponderá de la herencia exactamente es la pregunta del millón. El pacto de confidencialidad firmado por los que recibirán dinero, sus apoderados y las autoridades judiciales dificulta las precisiones, pero hay datos oficiales que sirven como referencia.

Por ese acuerdo –según pudo reconstruir Viva–, Manuel se liberó de la sospecha de haber cometido una “estafa procesal”, recuperó el apellido Manubens Calvet, y al cesar en su reclamo de ser reconocido como heredero único y universal, destrabó el reparto y fue incluido como un “acreedor contingente” de la herencia.

Un texto que sugiere reconocimiento de paternidad, presentado por Manuel y cuestionado por familiares de Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.
Un texto que sugiere reconocimiento de paternidad, presentado por Manuel y cuestionado por familiares de Manubens Calvet. Foto: Archivo Clarín.

La resolución del juez Carlos Bustos del 23 de julio de 2020 (con valuaciones que actualmente se consideran desfasadas) adjudicó a Manuel Manubens Calvet lo siguiente: “Monto acordado: U$S 7.950.000 o lo que en más resulte si se obtiene un precio mayor por el valor de la hectárea al vender la Estancia San Enrique. Dicho monto se abonó de la siguiente manera: U$S 10.000 el 04 de diciembre de 2019. U$S 215.000 el día 17.12.2019 y U$S 125.000 el día 07 de febrero de 2020. El saldo de U$S 7.600.000 debía abonarse con el producido de la venta de 800 hectáreas de la Estancia San Enrique a un valor que no podía ser inferior a la suma U$S 9.500 por hectáreas (mínimo garantizado). Mínimo garantizado de U$S 9.500 por hectárea implica que si la estancia San Enrique se vende por menos de ese importe la Sucesión deberá integrar la diferencia”.

¿Cuánto gana hoy, don Manuel, como jubilado?

No me haga reír. En nuestro amado y querido país, creo que cobro unos 14.900 pesos, por ahí. Hubiera tenido que volver a trabajar, pero ahora estoy tranquilo, no tengo que andar mangueándoles a mis amistades. Un señor de Apóstoles me prestó plata para comprar un auto una vez, porque yo necesitaba trasladarme mucho en esa época, después le reintegré todo. Hace 42 grados este verano y no tengo ni pileta, aunque vivo a dos cuadras del río Paraná.

¿Y qué tiene pensado hacer ahora?

Quizás un viaje a Tarragona, una ciudad portuaria de Cataluña, porque es donde están las raíces de mi padre, la huella de sus padres inmigrantes. Pero no quiero cargar mi cabeza ni mi ánimo con nada de eso todavía. Incluso, ahora me da temor aparecer en fotos, por la inseguridad. Ya me quedo tranquilo porque está resuelto el tema principal de la identidad. Y aclaro que la cifra es mucho menor a lo que dicen por ahí.

Tiene razón, las cotizaciones variaron. “No puedo dar detalles porque firmamos ese pacto de confidencialidad en el juzgado civil y somos muy respetuosos de lo acordado, pero sí puedo decir que la suma que recibirá es sustancialmente menor. No tiene punto de comparación con la suma que figura en la resolución. Es sustancialmente menos de la mitad”, asegura la abogada Vanesa Escalante Paz, apoderada de Manuel Manubens Calvet.

“Sustancialmente menos de la mitad” de 7.950.000 millones de dólares, habla de una suma más cercana a los tres millones que a los cuatro millones de dólares. Medios cordobeses estiman que se trata del ocho por ciento (8%) de la fortuna de Manubens Calvet.

Volvamos al comienzo de la historia, don Manuel, ¿Qué sabe de su infancia?

Que yo nací en una estancia llamada Santo Domingo, en los Esteros del Iberá. Y que mi papá iba en avioneta a visitar amigos y se encontraba con mi madre, Julia Valenzuela, que trabajaba allí. Ella era una mujer muy hermosa, con buena figura, muy dedicada y vergonzosa, porque hablaba guaraní y le costaba pronunciar las palabras del castellano. Luego me crió mi abuela, Ramona Maidana, porque mi madre tenía que seguir trabajando. Digo “abuela” y me vuelve el sabor del chipa guazú. ¡Tan rico le salía ese pastel de choclo! Vivió hasta los 100 años. De grande fui a conocer ese lugar y con esto de la herencia tuve la fantasía de comprar la estancia, pero me parece que me avanzaron y me ganaron de mano.

Juan Feliciano Manubens Calvet dejó campos y estancias por 225 millones de dólares. Foto: Archivo Clarín.
Juan Feliciano Manubens Calvet dejó campos y estancias por 225 millones de dólares. Foto: Archivo Clarín.

¿Qué le dijeron de su papá?

Como todo chico, yo quería saber quién era, preguntaba a los mayores. Algunos me guiaban bien; otros me macaneaban. Mamá tomaba su mate amargo y yo la acosaba a preguntas, pero ella me decía que me quedara tranquilo, que algún día mis preguntas iban a quedar respondidas. Me acuerdo bien que a los 13 años empecé a deambular por la zona rural de Corrientes para conocer mi origen.

¿Adónde lo llevó esa curiosidad?

A respuestas inciertas, confusas. Pese a dificultades de los primeros años, pude educarme. Tiempo después, en el Instituto Montoya, aproveché un curso especial que daban de locución y descubrí que me gustaba ese trabajo y que la radio era apasionante. Por eso me fui a trabajar al punto más oriental de la Argentina continental, a la emisora de Bernardo de Irigoyen, una ciudad que queda donde termina el país, en la frontera seca con Brasil. Tuve programas de música del Litoral, chamamé, pasé lindos años, tengo las bandejas todavía, creo que algún día voy a volver.

¿Quién lo ayudó?

Mi familia. Tuve cuatro hijos, Luis, Ricardo, Gisela y Juanita Elizabeth, ella falleció, pobrecita. Y tengo nueve nietos hermosos. Ejercí influencias para que uno, de 10 años, se llame Juan Feliciano Manubens Calvet, como mi papá. Creo también que algún ser superior me guió. Soy muy devoto de San Miguel Arcángel, el santo patrono contra Satanás, tengo su estampita donde lo domina bajo sus pies y le apunta con la espada. Le cumplo mis promesas siempre que le agradezco.

Un reclamo que viene de años, de cuando Manuel aún no peinaba canas. Foto: Archivo Clarín.
Un reclamo que viene de años, de cuando Manuel aún no peinaba canas. Foto: Archivo Clarín.

¿Es cierto que Isabel Sarli quiso conocerlo?

Sí, me reuní con ella y almorzamos en un comedor de la ciudad de Corrientes, porque traía la idea de hacer una película sobre mi historia. Al final, el proyecto se diluyó, pero era una propuesta seria, ¡si hasta vino con Cristina Alberó! (Viva chequeó la respuesta con la actriz Cristina Alberó: “Sí, es cierto, en ese viaje, donde estaban Miguel Core e Isabel Sarli, se habló de la posibilidad de filmar la vida de ese interesante personaje”.)

¿Ya empezó con los trámites de la herencia?

Tengo que ir a Córdoba, pero por la pandemia está difícil viajar. Además, soy persona de riesgo, porque tengo EPOC. Pero lo bueno es que gracias al doctor Rosendo Montero, mi abogado en lo penal, ya estoy sobreseído de todo lo que me acusaban y, gracias a los pasos que dimos, puedo usar el apellido Manubens Calvet y mi DNI, lo tomo como una dignificación. (Queda abierta una causa en Córdoba que se resolvería en breve en virtud de lo pactado con los descendientes.)

Don Manuel quedó afuera de las “cinco estirpes” familiares que se repartieron el 34 por ciento de la herencia. El 40 por ciento fue para acreedores y abogados. Y el 26 por ciento restante para los “acreedores contingentes”, entre los que figura el protagonista de esta nota y los descendientes de Margarita Woodhouse, la última pareja del multimillonario, que por apoyar a Manuel sufrió un desarraigo y murió en la pobreza, cuidada por Manuel.

El sillón donde Manuel espera que refresque, en el norte argentino. Foto: Fernanda Iturrieta.
El sillón donde Manuel espera que refresque, en el norte argentino. Foto: Fernanda Iturrieta.

Su casa es modesta, especial para la escritura de un libro que tiene pendiente. Quiere también dejar su testimonio filmado, para los alumnos del Instituto Montoya y estudiantes de Derecho que no sepan qué hacer ante la maraña de intereses que se ponen en juego cuando hay dinero en el medio.

El que desató el nudo de esta historia fue el juez de primera instancia en lo civil Carlos Bustos, que aprovechó el recambio generacional para acercar voluntades y procurar el consenso “unánime” de los actores para lograr la partición y adjudicación de los bienes que dejó Manubens Calvet. Los peritos tasadores y liquidadores tuvieron que rastrear información y diseñar una suerte de mapa del tesoro.

Manuel esperó la resolución del caso en Villa Cabello, un barrio satélite de Posadas que se fundó en la década del ‘70 gracias a la venta de mechones rubios en Alemania, por parte de mujeres que colaboraban con un sacerdote con visión social llamado Juan Markievicz.

Ahora podría vivir en Manhattan, pero la tierra colorada y su historia personal lo atrapan.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

Cómo “cambia” Te quiero sos perfecto, cambiá

Cómo “cambia” Te quiero sos perfecto, cambiá

Es extraño. Sí, definitivamente raro. Por más que vayamos acostumbrándonos a que llenemos formularios -la declaración jurada de que no presentamos síntomas de Covid-19, ni el que lo firma ni sus acompañantes, que se sentarán en una “burbuja” separada del resto de los...

La inflación está tan fuera de control como las vacunas

La inflación está tan fuera de control como las vacunas

Medio oculto en el último Presupuesto Nacional, hay un caso que es una rareza mundial fuerte y otra muestra del disloque económico argentino: el Gobierno proyectó las tasas de inflación de 2020-21-22 y 23 con un "desvío", hacia arriba o hacia abajo, de 4 puntos...

Cumplir 99 y que te soplen la vacuna

Cumplir 99 y que te soplen la vacuna

Mi madre se olvidó de morir y nosotros nunca se lo recordamos. Algunos amigos me dicen que, desde hace 11 años, ella cada vez tiene menos vida. Por fortuna, algunos me acompañan de cerca y es un momento de alta intensidad en el día cuando les envío alguna foto suya...

¿Por qué el coronavirus no golpeó tan fuerte en Venezuela?

¿Por qué el coronavirus no golpeó tan fuerte en Venezuela?

Con una crisis humanitaria y casi un año después de haber registrado su primer caso de covid-19, Venezuela mantiene a raya los contagios de esta enfermedad. O al menos, eso es lo que muestra la información oficial, puesta en duda sin embargo por el gremio médico,...

0 Comments

Dejá una respuesta