El Pacto Verde europeo: “Esto va a ocurrir sí o sí”

admin

19/05/2021

“El Pacto Verde Europeo contempla una transformación radical, lo sabemos, pero hay que hacerlo, no sirve hablar sólo de crecimiento y productividad en un mundo que se nos está acabando, por eso la Unión Europea quiere estar a la vanguardia no sólo de lo que esté a su alcance fronteras adentro”, resumió, la embajadora de la Unión Europea en Argentina, Aude Maio-Coliche, quien también se refirió al acuerdo Mercosur-Unión Europea durante el Congreso 2021 de MAIZAR, realizado de manera virtual este martes.

Los dos temas, el Pacto Verde y el acuerdo entre los dos bloques económicos, están muy vinculados. Consultada sobre cómo estos cambios propuestos se van a ir incorporando paulatinamente para los proveedores de alimentos que tiene la UE, o sea, la transición, Maio-Coliche insistió: “Soy muy radical con temas del planeta”.

“¿Queremos un planeta para vivir o no? Si la respuesta es sí, los cambios que proponemos hacer hay que hacerlos y no queda otra, muchos no se dan cuenta de la emergencia medioambiental que estamos atravesando”, agregó.

Para la embajadora, en realidad, para quienes pusieron en marcha el Pacto, no se trata sólo de ambiente. “Es también cómo consumimos, qué consumimos, de qué calidad, tenemos que ponernos a ver cada uno la manera en la que comemos y si lo que comemos puede afectar el planeta, parece fuerte lo que digo, pero si seguimos así no nos va a quedar ambiente para producir ni gente para alimentar”.

En lo que respecta al acuerdo UE-Mercosur, sellado después de 20 años entre 2019 y 2020, Maio-Coliche lo valoró porque “va a ser muy significativo en la escena global por el volumen de comercio y las personas que involucra, por eso creo que va a tener un gran significado para el futuro del planeta”.

Dicho esto, hizo la vinculación con el tema medioambiental, que si bien está ya dentro de un capítulo de desarrollo sostenible, “nos da la impresión de que no es suficiente para que funcionen las economías sino también para el planeta”. En este sentido, los dos bloques están “trabajando para establecer un mayor compromiso ambiental”.

Maio-Coliche citó un estudio que están haciendo en Argentina que busca acortar la cadena de distribución de alimentos hacia los comedores sociales. “Buscamos que se abastezcan de un productor local, generando un desarrollo cercano, que involucre directamente a los que lo necesitan, quizás es un ejemplo pequeño, pero debemos ser creativos y replicar por miles este tipo de trabajos”, opinó.

En la UE hubo una gran alerta cuando fueron los incendios en el Amazonas, meses atrás. “No quieren consumir alimentos que puedan haber favorecido una deforestación o el cambio climático”, asumió Maio-Coliche.

Nuestros esfuerzos como UE no van a ser suficientes para revertir el cambio climático que está teniendo lugar en el mundo”, se justificó la embajadora. Y agregó: “En estos años hemos demostrado que se puede crecer mientras bajamos emisiones ¿por qué no podemos demostrar que podemos crecer salvando la biodiversidad, generando menos desechos y favoreciendo la salud humana?”.

Pero como decía la embajadora, es más que ambiente. Se trata también de que cada consumidor de alimentos sea consciente de lo que come y pueda hacerlo de manera saludable. “Desde Farm to fork (o de la granja a la mesa), la UE se propone para 2050 reducir drásticamente la contaminación del suelo, el agua y el aire, bajar un 50% el uso de plaguicidas para 2030, queremos disminuir 20% el uso de fertilizantes para 2030, también bajar a la mitad los anti microbianos para animales”. Quizás lo más ambicioso es que para 2050 haya en Europa un 25% de la superficie dedicada a agricultura ecológica y cultivos orgánicos.

“No podemos hacer este ambicioso cambios sin el acompañamiento del resto del mundo”, insistió Maio-Coliche. Para eso, la UE se compromete a apoyar la transición global hacia sistemas alimentarios sostenibles. Están convencidos que esta “transición hacia una producción de alimentos verde lejos de ser una amenaza abre nuevas oportunidades para los productores y para toda la cadena, creando más empleo”.

Conocemos que en Argentina también hay iniciativas que están en esta línea”, reconoció Maio-Coliche. Y ponderó que “Argentina tiene científicos, técnicos, campos, clima, sus exportaciones agrícolas han sabido lograr mercados en todo el mundo y seguro pueden aprovechar oportunidades a partir de esta transición verde”.

EE.UU., nuevo gobierno, renovadas expectativas

A su turno, el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Agüello, contó cómo están trabajando para llevar la cooperación entre ambos países a un escalón superior.

Repasó varios encuentros de trabajo entre funcionarios de ambos gobiernos y reconoció una “visión muy positiva dela relación bilateral” porque “compartimos voluntad política”.

Argüello opinó que “la pandemia dejó en evidencia la debilidad que existe en las cadenas globales de valor”. “Para subsanar los problemas en la comercialización tenemos primero que revertir la desigualdad en la vacunación de todos los habitantes del planeta, porque hasta que esto no suceda va a ser difícil recuperar la dinámica comercial del planeta”, dijo el embajador.

También se mostró entusiasmado con la renovación en la conducción de la Organización Mundial de Comercio (N de la R: Ngozi Okonjo-Iweala fue elegida Directora General en marzo de 2021).

“Tenemos buenas expectativas para que inyecte oxígeno a una organización que necesita revitalizarse para fortalecer el sistema que garantice la previsibilidad de los flujos comerciales”, apuntó Argüello. Es cierto que con prohibiciones de exportación como la de maíz primero y la de carne vacuna desde el 18 de mayo y por el lapso de 30 días no se favorece la previsibilidad… al menos desde este lado, como proveedores.

Finalmente, ponderó la importancia que tiene el cambio climático en la agenda internacional y el compromiso de Argentina en este camino.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir