En 2020, la venta de las bebidas sin alcohol se desplomó 7,7%

admin

17/02/2021

En 2020, el mercado de las bebidas en general sufrió un fuerte impacto. Fue más importante que el resto de los productos de la canasta, especialmente en lo que se refiere a las bebidas sin alcohol. Según los datos de la consultora Scentia, el desplome de este segmento del consumo masivo promedió el 6,2% anual en 2020, teniendo en cuenta la performance de las ventas en todos los canales. No obstante, en los autoservicios independientes o comercios barriales las ventas estuvieron bastante por debajo de las registradas en los híper y supermercados.

De acuerdo con los datos que maneja CADIBSA, la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol, la caída en los volúmenes de ventas llegó al 7,7% en comparación con el año anterior. En 2019, el sector ya había disminuido sus ventas 15%. Con lo cual, en los últimos dos años, esta franja del consumo masivo registró una caída acumulada de 21,6%.

CADIBSA elabora estadísticas del volumen de ventas del sector, correspondiente a las empresas socias, como las cuatro embotelladoras de Coca Cola, Pepsico, Eco de los Andes, Jugos Citric y Baggio, entre otras. Estos datos incluyen a todas las categorías: gaseosas, aguas saborizadas, aguas con y sin gas, jugos, isotónicos y energizantes.

Las ventas de las bebidas sin alcohol, en 2020, según CADIBSA
Las ventas de las bebidas sin alcohol, en 2020, según CADIBSA

Si bien el primer trimestre del año inició con una menor disminución del volumen de ventas en comparación con el mismo período del año anterior (-3,2%), a raíz de la pandemia y del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, durante el segundo trimestre la industria registró un desplome en sus volúmenes de ventas de casi 24%.

El tercer trimestre continuó con una baja de 9,4% comparado con 2019. Finalmente, el cuarto trimestre cerró con un incremento del 1,3%, marcando un leve cambio de tendencia. Y en enero, también los registros mostraron un alza del 2%, comentaron en la cámara.

El consumo per cápita de bebidas sin alcohol viene en franco declive en los últimos años como resultado de la combinación de distintos factores. En primer lugar, debido a la disminución del poder adquisitivo de los consumidores, quienes migraron hacia marcas más económicas o jugos en polvo o concentrados. Y también, según CADIBSA, debido al impacto de la carga impositiva que tiene el sector (49%)  que termina afectando al precio de venta.

Según la entidad, los impuestos que debe pagar el sector son los más altos en América Latina y son los que contribuyen a incrementar la informalidad del sector, estimada entre el 30 y el 40% del mercado.

Según las empresas reunidas en CADIBSA, la informalidad se ve reflejada en el crecimiento y proliferación de segundas marcas que se comercializan a precios sensiblemente inferiores. Una situación que enseguida remite a la icónica confrontación entre la número uno del mercado de las gaseosas, Coca Cola, versus Manaos, que la aventaja en volumen de ventas.

NE

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta