En Wall Street tienen serias dudas de que el Gobierno acuerde con el FMI antes de las Elecciones

admin

13/02/2021

El Gobierno y el Fondo Monetario Internacional afirman que las negociaciones sobre la deuda son “muy constructivas” y que buscan llegar al objetivo de cerrar un programa en mayo, aunque el director del organismo para la región dijo esta semana que esa meta era “muy ambiciosa”. En Wall Street también observan con enorme escepticismo esa fecha y creen que un acuerdo podría demorarse incluso hasta después de las elecciones de octubre. Inversionistas y analistas consultados por Clarín señalaron con preocupación que los problemas macroeconómicos están lejos de resolverse y que el Gobierno no está decidido “a cambiar el rumbo” de sus políticas.

Guillermo Mondino, director del fondo de inversión Mogador Capital afirmó: “El FMI y el Gobierno han hablado de mayo como un posible plazo para un programa. Sin embargo, el Director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, le puso paños fríos a esa fecha, diciendo que era muy ambiciosa. Eso, en lenguaje del FMI, nos dice que el Gobierno está muy lejos de proponer un conjunto de políticas que el Fondo pueda apoyar. Normalmente, cuando ya hay un cierto marco económico, un programa con el FMI se ‘cocina’ en unas pocas semanas. Sin embargo, acá hablamos de meses como un objetivo ambicioso. Eso algo nos está diciendo”.

Simultáneamente, dijo Mondino, “lo que se observa, tanto en la política fiscal como en la monetaria y en los resultados de estas, como inflación, el crecimiento y los resultados fiscales, sugiere que los desbalances macroeconómicos están muy lejos de encaminarse”. Y agregó: “Debería esperar una corrección del rumbo de políticas macroeconómicas para que el FMI las pueda apoyar y para validar las metas del ministro Guzmán. Pero, ¿está la coalición de gobierno dispuesta a modificar ese rumbo? Creo que la respuesta es no”.

El financista indicó además que “es altamente probable que el Gobierno use la posibilidad de acuerdo con el FMI como un sedativo de las expectativas para ir probando cómo van las cosas. Si el mercado cambiario les aguanta y consiguen comprar dólares, no descarto que de mayo pasemos a habar de junio y eventualmente dejarlo para después de las elecciones. Es decir, la relación con el FMI será ‘vamos viendo’“. “Si pueden zafar sin acordar con el FMI antes de las elecciones —siguió Mondino—, lo harán. Eso, a pesar de que los costos de dilatar un acuerdo se amplíen y que cada vez sea más costoso resolver los múltiples desbalances económicos”.

Por su parte, Siobhan Morden, de la consultora Ahmerst Pierpont Securities, escribió un informe titulado “El riesgo de un retraso del programa del FMI hasta después de las elecciones”. La analista señala allí que “la Argentina necesita urgentemente un impulso a la confianza y los tenedores de bonos siguen esperando un programa económico coherente. La normalización de las relaciones con el FMI es fundamental no solo para posponer pagos bilaterales y multilaterales onerosos, sino también para aliviar el estrés global de la balanza de pagos”.

Dice que las presiones ideológicas escalan con políticas intervencionistas y de control de precios antes de las elecciones de octubre. “Esto crea un estancamiento en las negociaciones del FMI con una retórica oficial que sugiere retrasos, tal vez más allá del plazo objetivo de mayo, y un riesgo creciente de que un acuerdo del FMI se posponga hasta después de las elecciones de octubre”.

Carlos Abadi, director ejecutivo de la consultora financiera Decision Boundaries, ve “muy difícil, aunque no imposible, que un acuerdo se cierre para mayo”. “Mi escenario base es que no —explicó Abadi—. No sería el fin del mundo si Argentina tuviera que pagar junio con reservas, porque esas reservas podrían ser recuperadas aumentando el monto de la facilidad a ser acordada”.

Sin embargo, Abadi cree que, aunque no lleguen a mayo, buscarán cerrar el acuerdo antes de los comicios de octubre. “El Gobierno tiene un gran incentivo en cerrar el acuerdo antes de las elecciones, especialmente en vista de la nueva ley de sostenibilidad que le da injerencia al Congreso en el asunto. Además, existe una posibilidad no trivial de que hubiera un recambio ministerial como resultado de las elecciones, lo cual le impondría una falta de continuidad a una negociación que tendría que estar muy avanzada para esa fecha”, señaló.

Mientras que Jorge Piedrahita, CEO de Gear Capital Partners, afirmó: “El ministro Guzmán entiende la necesidad práctica de cerrar con el Fondo lo antes posible, pero se encuentra atacado por la izquierda kirchnerista, La Cámpora y en particular el Instituto Patria. O sea: la ideología le impone límites y dificulta la negociación con el FMI. Por otro lado, los tiempos electorales implican que posiblemente no se hará un ajuste antes de las elecciones, lo que podría demorar un acuerdo”.

Para el experto, la creciente probabilidad de que un nuevo programa sea postergado traerá consecuencias. “En términos de política económica implica más controles, intervención del tipo de cambio y otras medidas de neto corte ideológico”, señaló.

Y agregó: “Desde el exterior vemos una preocupante tendencia ideológica hacia políticas económicas fracasadas, mientras que Cristina Kirchner y La Cámpora continúan promoviendo un deterioro institucional que nos recuerda el inicio de la estocada chavista contra las instituciones en Venezuela. La profundización de políticas económicas que llevan al país a la bancarrota y la embestida a las instituciones producen entre otros efectos la fuga de capitales, severa caída de la inversión, baja de la producción, etc. El balance neto es negativo”.

Washington. Corresponsal.

LGP

Lo leiste en #FMVoz

Atrapadas bajo el yugo del violento

Atrapadas bajo el yugo del violento

El domingo pasado, la carta “Ivana fue mi compañera y duele no tenerla entre nosotros”, de Carolina R. Igarzabal, motivó a la politóloga Inés Zunini a enviar su escrito: "El femicidio por uniformados y, ¿"la bandera discursiva y militante en el...

El eclipse de los científicos

El eclipse de los científicos

La debilidad del peronismo por las ciencias como herramienta política no es un fenómeno de este tiempo. Hace exactamente setenta años, Juan Domingo Perón nombró en su gobierno y le asignó fondos estatales a un científico austríaco, Ronald Richter. Y le montó un...

0 Comments

Dejá una respuesta