“Es fácil sacar a Borges de contexto”

admin

15/02/2021

Muchos años después, frente a su computadora, Walter Sosa Escudero habría de recordar aquella mañana soleada y de otoño en que con su padre vio a Borges. Caminaban por el centro de Buenos Aires un domingo cualquier de principio de la década de 1980, quizá algo antes, y ahí lo vio, de la mano titubeante de María Kodama. Sosa Escudero, a quien el tiempo harían licenciado en Economía de la UBA y doctor por la Universidad de Illinois (EE.UU.), tenía entonces 15 años y sintió la emoción de su padre ante ese “Borges mínimo, de andar sosegado, que contrastaba con la figura totémica que todos los argentinos teníamos” de él, incluso los que como el padre de Sosa Escudero “jamás leyó un libro, ni de Borges ni de nadie”, pero “cuya emoción ante Borges era producto de quien siente la presencia salvadora de la sabiduría, no un evento cholulo”.

Con esa historia arranca Borges, Big data y yo, tercer opus del profesor universitario para la colección Ciencia que ladra (de Siglo XXI), en donde Sosa Escudero se las arregla para anudar tópicos en apariencia alejados. En esta entrevista, el autor, que es también guitarrista y tuitero frecuente –más de 27 mil seguidores–, cuenta cómo consiguió hacerlo, por qué en un mundo virtual igual tienen sentido las enciclopedias y hasta un poco sobre la pandemia, de la que no sabe qué responder si se le pregunta cómo le fue con ella: “Es una pregunta difícil para un estadístico como yo. Uno querría sacar un promedio, pero resulta algo injusto. Desde cierto punto de vista, me fue pésimo; desde otro, excelente. Pésimo porque hay muchas cosas espantosas que han pasado, las limitaciones de la pandemia que afectan a todos, las pérdidas. Desde otro, espectacular porque me abrió puertas para usar más el Zoom, presentar el libro en Comodoro Rivadavia, y estar listo 15 minutos antes, o para Perú y Colombia sin moverme casi”, dijo.

En Abril de 1980, cuando Borges fue a recibir el Premio Cervantes acompañado por Maria Kodama. Foto: AP
En Abril de 1980, cuando Borges fue a recibir el Premio Cervantes acompañado por Maria Kodama. Foto: AP

–¿Tu libro qué es: una introducción a Borges o a la estadística?

–Es una gran pregunta porque me tomó mucho tiempo darme cuenta cómo había que pensarlo. Trabajé este libro durante tres o cuatro años, antes incluso que Big data (2019). Y siempre fue pendular, se movía yendo y viniendo entre Borges y los datos. Y no quería priorizar ninguno de los dos temas, y que en todo caso el lector lo decidiera. Pero dado que existía Big data, en algún momento y con el trabajo de Raquel San Martín, mi editora, lo vimos más como una introducción a Borges. Así que sí: los datos y su estudio son una excusa para meterse adentro del universo de Borges. Y los comentarios de los lectores van en ese sentido, hacen alusión a la gente que se enfrenta a él por primera vez y lo hace con una perspectiva distinta.

–Hablás de “enfrentar a Borges” como si, en efecto, hubiera que plantarse ante el tótem y no simplemente leerlo o acaso disfrutarlo.

–Sí, exacto. El libro juega con dos conceptos: el miedo y el respeto a Borges. Me parece que la gente primero dice que le tiene miedo, algo que es igual a lo que sucede con la matemática. Si bien no trabajé con matemática sino con estadística, se habla de ese miedo: “Lo mío no son los números”, suele decir mucha gente, atajándose. Y las motivaciones son las mismas con Borges. El desafío justamente es que se vaya el miedo, y en todo caso que quede el respeto, para ambos, para la matemática y para Borges, porque es verdad que hay una complejidad subyacente que está bueno que exista.

–¿Cuál sería la relación de Borges con la Big data, en síntesis?

Borges se espantaría con este nexo con la estadística. Es una sacada de contexto que espero que se entienda no como algo forzado sino con honestidad intelectual. Es que resulta fácil sacar de contexto a Borges: hablar de Borges y la odontología, Borges y el coaching ontológico (ríe). Al ser tan universal… Espero que Borges no se ofenda demasiado, pero hay dos nexos: lo infinito, eso es lo más obvio, y la tensión en toda su obra entre la realidad y sus representaciones, un problema filosófico viejísimo. ¿Qué es más real, los datos o sus interpretaciones?, esa es justamente la esencia de la estadística y un tema recurrente en Borges.

–Dado el uso que se hace hoy del autor de Ficciones para distintas ciencias, desde la neurología a la física cuántica, ¿es que Borges sabía algo que nadie sabía, interpretó bien los datos que tenía en su época? ¿O es que quizá los científicos lo fueron transformando en un precursor de casi todo?

–Esa es la trampa de Borges, y me pediste no elogiarlo. Es difícil y farragoso el terreno. Parece que Borges lo sabía todo de la filosofía, la religión, la ciencia y la lingüística, además de la matemática. Yo no puedo evaluar cuánto sabía, pero Guillermo Martínez, una autoridad, matemático y novelista, en su libro (Borges y la matemática) se hace esa pregunta, cuánto sabía, y la respuesta es que sabía relativamente poco, el equivalente a un estudiante de primer año de matemática o física. Lo que llama la atención es que con muy poco podía crear un mundo. Eso le hace pensar a muchos que se adelantó a la física cuántica, o la inteligencia artificial, parece premonitorio. Pero no habla tanto de la naturaleza científica de Borges sino de su capacidad de creación literaria.

Borges, big data y yo / Siglo XXI Editores / 176 páginas / 750 pesos
Borges, big data y yo / Siglo XXI Editores / 176 páginas / 750 pesos

–En un mundo de big data, Google y redes sociales, tenés y coleccionás enciclopedias. ¿Por qué? ¿Qué hay ahí que no pueda hallarse en el mundo virtual?

–Justo cabo de comprarme un par de tomos de Espasa Calpe de principios del siglo XX, así que puede sonar el timbre en medio de nuestra conversación. Lo que tiene la Británica o la Espasa Calpe es un principio de autoridad: buscás un artículo y está escrito en forma genérica pero con buen lenguaje. Si buscás en la británica “Argentina”, hay un ensayo que se llama “Historia de Argentina”, de unas 20 páginas, extenso. El lenguaje es espectacular, fino, elegante, preciso y certero. Eso ya llama la atención y, si buscás, está firmado por un tal “THD”, que no es sino Tulio Halperin Donghi, quizá el historiador más importante de la historia nacional. Las enciclopedias garantizan eso. Wikipedia tiene cosas fantásticas, pero no está claro quién la escribe. En la entrada “probabilidad” a la quinta línea viene algo muy complejo. No tiene principio de autoridad, ni de lenguaje. Muchas veces está buenísimo, pero a veces no es para estudiantes sino para expertos. Las otras enciclopedias tienen un servicio de curación del lenguaje y están fechadas. Tengo la británica de 1981 y me dice algo de ese preciso momento, es decir, de antes de que caiga el Muro. Por eso, me compré esa Espasa Calpe, me interesa ver cómo se veía la matemática de principios del siglo XX. No es papel versus virtual: compro las enciclopedias porque me muero de ganas de ver el consenso del siglo XX, su lenguaje, la información que está ahí.

WALTER SOSA ESCUDERO, autor de Borges, big data y yo. (Foto Lucía Merle).
WALTER SOSA ESCUDERO, autor de Borges, big data y yo. (Foto Lucía Merle).

–La pregunta anterior tenía sentido porque hasta hay una persona que encaró la construcción de una Biblioteca de Babel virtual (Jonathan Basile, libraryofbabel.info), tal como se cuenta en el libro.

–Eso es lo horrible de la Biblioteca de Babel: está, pero… Ahora, podría poner el texto completo de mi libro, que está por definición, pero que yo lo busque no tiene sentido si ya lo terminé de escribir.

Mirá también

–¿En la Biblioteca de Babel están todos los libros, pero no el sentido, que está afuera?

–Exactamente. La gente busca su destino, pero no está, es decir, son búsquedas no guiadas, entonces no se encuentra nada. En definitiva, es como si no estuviera.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Durante dos días un importante sector del movimiento evangélico deliberó en Rosario qué rol tendrá en las próximas elecciones legislativas. Allí estuvieron, en la asamblea del partido Una Nueva Oportunidad (UNO), con representantes de 12 de las 14 provincias donde ya...

0 Comments

Dejá una respuesta