“Estarán conectados para siempre”, la historia del bebé recién nacido que fue abandonado en el metro de Nueva York

admin

08/04/2021

El vagón abre sus puertas en la estación 14th Street del metro de Nueva York y Danny Stewart baja junto a otras tantas personas. Son las 8 de la noche del 28 de agosto del 2000 y este hombre de 34 años trata de acelerar su caminata para llegar a horario a reunirse con su novio Pete. Pero una imagen inesperada destruye sus planes en un segundo: un bebé recién nacido, que había sido abandonado en un rincón.

“Noté en el piso, pegado a la pared, lo que parecía que era una muñeca“, contó Danny a la BBC, al recordar ese día completamente inusual. Aquella silueta definitivamente llamó su atención, así que unos pasos más tarde, sintió la necesidad de confirmar qué era y se dio vuelta. “Miré hacia atrás una vez más, y fue entonces cuando noté que sus piernas se movían”.

Desesperado, corrió hasta allí y advirtió que el muñeco era en realidad un bebé. Estaba envuelto en una remera oscura, con sus diminutas piernas sobresaliendo. “No tenía ropa, solo estaba cubierto con esa sudadera. Su cordón umbilical todavía estaba parcialmente intacto, así que podía decir que era un recién nacido. Estaba pensando que tal vez tenía un día o dos de vida”, recordó.

"Le acaricié la cabeza y luego lloriqueó un poco. Parecía realmente irreal, toda la situación". Foto: Pete Mercurio
“Le acaricié la cabeza y luego lloriqueó un poco. Parecía realmente irreal, toda la situación”. Foto: Pete Mercurio

Danny llegó a su lado y el bebé miró hacia arriba. “Le acaricié la cabeza y luego lloriqueó un poco. Parecía realmente irreal, toda la situación”, explicó el hombre, que trató de buscar ayuda para el niño. “No pude llamar la atención de nadie. Me puse a gritar para que alguien llamara a la policía pero todos me ignoraron”.

Una mujer se acercó, pero como no hablaba inglés no logró entender lo que estaba sucediendo. “Creo que probablemente pensó que yo estaba un poco trastornado”, contó Danny que era observado fijamente por el bebé desde el suelo.

"Su cordón umbilical todavía estaba parcialmente intacto, así que podía decir que era un recién nacido". Foto: Pete Mercurio
“Su cordón umbilical todavía estaba parcialmente intacto, así que podía decir que era un recién nacido”. Foto: Pete Mercurio

No, hace 21 años no era común que la gente llevara un teléfono en su bolsillo, así que Danny, que no quiso levantar al bebé por temor a lastimarlo, salió corriendo en búsqueda de un teléfono público para llamar a las autoridades. Después de describirle a la policía el lugar exacto en que se encontraba el bebé, colgó el teléfono y volvió a correr, pero ahora de regreso a la estación, para escoltar al niño hasta que llegaran los oficiales.  

“Estoy seguro de que fueron solo unos minutos, pero el tiempo se detuvo mientras mi corazón se aceleraba”, aseguró Danny sobre aquella espera interminable. “Pensé, bueno, probablemente piensan que esto es una broma y seguramente no me creen, así que alguien más necesita llamar, y fue entonces cuando pensé en Pete”.

Su pareja lo esperaba en casa, así que el hombre otra vez corrió hacia el teléfono. “Encontré un bebé”, le dijo y le pidió que tratara de comunicarse con las autoridades. “No creo que la policía me crea, así que llámalos por favor ahora mismo'”.

"Kevin siempre ha sido un niño respetuoso", dijeron sus padres. Foto: Pete Mercurio
“Kevin siempre ha sido un niño respetuoso”, dijeron sus padres. Foto: Pete Mercurio

Cuando Pete llegó al lugar, los oficiales estaban preparando su traslado a un hospital para chequear su estado. Danny dio su declaración a los policías y ambos fueron a casa. “Recuerdo que me volví hacia Danny y le dije en la calle mientras el coche de la policía se alejaba: ‘Sabes, estarás conectado con ese bebé de alguna manera por el resto de tu vida'”, señaló Pete.

“Danny no entendía nada y yo le dije: ‘Bueno, eventualmente, este niño se enterará de la noche en que lo encontraron y es posible que quiera encontrar a la persona que lo descubrió. Tal vez haya una manera de averiguar dónde termina y enviar un regalo de cumpleaños, cada año en esta fecha'”.

Actualmente Kevin tiene 20 años. Foto: Pete Mercurio
Actualmente Kevin tiene 20 años. Foto: Pete Mercurio

La pareja, que se había conocido tres años antes de este episodio a través de un amigo del equipo de sóftbol de Pete, volvió a su rutina. Fue un día inolvidable pero que unos meses más tarde ya había quedado en el pasado. Hasta que llegó una carta de la Administración de Servicios para Niños.

Invitaban a Danny a asistir a una audiencia en el tribunal de familia y testificar cómo había encontrado al bebé. El juez le preguntó si podía quedarse durante toda la audiencia. Esperó a que la policía diera su testimonio y luego el juez habló directamente a Danny.

“Sr. Stewart, quiero informarle lo que está sucediendo aquí, en los casos en que tenemos un bebé que ha sido abandonado, queremos colocarlo en un hogar de pre adoptivo lo más rápido posible”, le dijo el juez, algo que pareció razonable para Danny. “Unos meses cuidando al chico hasta que recibiera una familia definitiva”, pensó pero la consulta iba un poco más allá.

"¿Te interesaría adoptar a este bebé?", dijo el juez. Foto: Pete Mercurio
“¿Te interesaría adoptar a este bebé?”, dijo el juez. Foto: Pete Mercurio

“¿Te interesaría adoptar a este bebé?”, dijo el juez y sorprendió a todos en la sala. “Sí, pero no creo que sea tan fácil”, indicó el hombre que estaba convirtiéndose en papá en ese preciso instante. El juez sonrió y dijo: “Bueno, puede ser”.

El proceso de adopción tomó de seis a nueve meses e involucró verificaciones de antecedentes y capacitación para padres. “No había pensado en adoptar”, explicó Danny, “pero al mismo tiempo, no podía dejar de pensar que … me sentí conectado, sentí que esto ni siquiera era una oportunidad, era un regalo, y cómo puedo decirle no a este regalo”.

Kevin tiene ahora 20 años y está estudiando matemáticas e informática en la universidad. El pequeño bebé que Danny descubrió en la estación de metro ahora es más alto que sus papás.

“Kevin siempre ha sido un niño respetuoso”, sostiene Pete. “Es empático y amable. Es un observador, no anhela ni busca atención. Es una persona reservada, pero también un líder silencioso”, añadió para definirlo.

“No puedo imaginar mi vida si no hubiera sido así”, afirmó Danny, que ahora tiene 55 años. “Mi vida se volvió mucho más enriquecida y plena. Cambió mi visión del mundo, mi perspectiva, todo mi objetivo”.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta