Fiebre del NFT: abre una galería física de obras digitales en Nueva York

admin

27/03/2021

Una galería totalmente dedicada a obras digitales, que se comercializan como NFTs o piezas no fungibles, abrió esta semana en Nueva York, presentándose como el primer espacio físico de exposición en el mundo dedicado a estos activos virtuales que atraen a cada vez más coleccionistas.

Al día siguiente de la apertura, el jueves, arrancó también en Shanghai una exposición dedicada a los NFTs (non-fungible tokens).

Inmateriales por naturaleza, cada obra se presenta en una pantalla gigante o por proyección, en un espacio situado a dos pasos de Union Square, en Manhattan.

Cada día se expondrán las obras de cinco artistas, con una rotación diaria durante 60 jornadas para un total de 300 creadores diferentes, hasta el 25 de mayo.

El NFT permite asociar a cualquier objeto virtual -una imagen, una foto, una animación, un video o una pieza musical– un certificado de autenticidad que lo convierte en una pieza única.

Este certificado es teóricamente inviolable y no se puede duplicar. Se creó utilizando la tecnología blockchain, que sirve de base a criptomonedas como el bitcoin.

La popularidad de los NFTs en estos últimos seis meses ha transformado el mercado de colección digital, al punto de atraer miles de millones de dólares de inversión.

Incluso, un periodista del New York Times vendió una nota protegida en más de medio millón de dólares.

Cada obra presentada en la galería será después subastada, explicó Ed Zipco, cofundador y director de las galerías Superchief, que exponen obras digitales desde 2016.

Y, ¿por qué presentar físicamente obras virtuales? “El objetivo de una galería es mostrar cómo se ve en persona la obra, cómo el artista quería que se viera“, describió el galerista, con una pantalla de resolución 4K, de gran tamaño. “La gente que colecciona [estas obras] quiere vivir con ellas”.

Alrededor del 70% de los artistas que serán presentados en el espacio no son, en origen, creadores digitales, según Ed Zipco. Por el contrario, la mayoría son escultores, pintores o fotógrafos.

“Cada vez más artistas conocidos de los museos se están involucrando”, dijo el galerista.

“Es tan nuevo que es todavía díficil de entender para la gente”, reconoció. “Es tecnología, así que siempre hay un poco de aprendizaje, de pedagogía a hacer (…) Pero pronto se convertirá en algo totalmente normal”.

El arte digital existe desde hace varias décadas, pero la llegada del NFT ha tranquilizado a los coleccionistas sobre el riesgo de copia. Es posible duplicar una obra digital, pero el certificado NFT con el que se vende es infalsificable.

El 11 de marzo, una obra digital del artista estadounidense Beeple, titulada “Everydays: The First 5000 Days“, fue vendida por 69,3 millones de dólares en Christie’s.

Qué es la tecnología NFT

Mike Winkelmann, Beeple, artista digital que vendió obras con NFT en casi 70 millones de dólares. Foto AP
Mike Winkelmann, Beeple, artista digital que vendió obras con NFT en casi 70 millones de dólares. Foto AP

Su tecnología está detrás de la obra digital subastada por la artista Grimes en 6 millones de dólares o de la venta del primer tuit de Jack Dorsey: los coleccionistas se están apoderando de los “NFT”, objetos digitales inviolables, que prometen ser una revolución para el mercado del arte.

El non-fungible token (NFT), pieza no fungible, es un objeto virtual, ya sea un dibujo, una animación, una pieza musical, una foto, un extracto de video, al que se le asocia un certificado de autenticidad.

Este documento está incluido en un inventario llamado “blockchain”, considerado inviolable.

El objeto virtual, que en realidad es un archivo de computadora, se puede intercambiar o revender, con su certificado.

Hasta ahora, y a pesar de la omnipresencia de internet, la venta o el intercambio de archivos digitales como objetos de colección estaban limitados a un nicho de mercado determinado.

Casi todos los coleccionistas preferían los objetos físicos, pinturas, esculturas, botellas de vino o zapatillas deportivas.

Además de la costumbre, uno de los obstáculos para el desarrollo del mercado del arte digital fue el miedo a las copias.

Con el “NFT”, las copias aún son posibles, pero solo un archivo dispondrá de un certificado de autenticidad, que no se podrá replicar.

Cualquier usuario de internet puede crear un “NFT”.

Para ello hay que pasar por alguna de las plataformas especializadas, como Rarible u OpenSea, en las que descargar el archivo que se convertirá en “NFT”.

Para realizar la operación, se deberá pagar una tarifa, a menudo inferior a 30 dólares por archivo.

Esta comisión se pagará en criptomonedas, la mayoría de las veces Ether, una de las más utilizadas, junto a Bitcoin.

Una vez en la plataforma, el creador del “NFT” podrá venderlo.

También podrá establecer, de forma anticipada, el porcentaje que recibirá sobre todas las posibles reventas de este archivo por parte de otros internautas.

A la vista de las transacciones más recientes, ya representa varios miles de millones de dólares.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir