Fórmula 1 – Gran Premio de Gran Bretaña: cuando Lewis Hamilton ganó en tres ruedas y a más de 200 km/h

admin

17/07/2021

De las siete victorias que logró Lewis Hamilton en el Gran Premio de Gran Bretaña, la última de ellas es la más recordada y no por el poco tiempo que transcurrió, sino porque el piloto inglés cruzó la meta con un neumático en llanta, sólo con tres ruedas pisando firme sobre el asfalto de Silverstone y aun así conduciendo a más de 200 kilómetros por hora.

La faena del inglés se dio en la primera de las dos carreras realizadas en el tradicional circuito británico en apenas una semana en 2020, ya que las condiciones sanitarias en el comienzo de la pandemia de coronavirus obligaron a la Federación Internacional del Automóvil (FIA) repetir escenarios para poder completar un cronograma alterado por el conflicto sanitario.

Tanto fue así que aquella doble tanda en Gran Bretaña tuvo lugar en los domingos 2 y 9 de agosto fueron las fechas 4 y 5 de un campeonato que había empezado el 5 de julio.

Hamilton revisa el neumático apenas se bajó del auto: triunfo con gusto a hazaña y alivio en Silverstone. (DPA)
Hamilton revisa el neumático apenas se bajó del auto: triunfo con gusto a hazaña y alivio en Silverstone. (DPA)

Era el inicio de una campaña que iba a derivar en una nueva coronación de Lewis Hamilton, quien en 2020 se consagró campeón de la Fórmula 1 por séptima vez, con 11 triunfos en las 17 carreras que tuvo la temporada pasada.

Una proeza de Hamilton en Silverstone

Aquel Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone iba a pasar a la historia como un paseo más de Hamilton, que hasta tres vueltas del final ganaba con comodidad por delante de su compañero de equipo en Mercedes, el finlandés Valtteri Bottas, y el Red Bull de Max Verstappen.

Sin sobresaltos, el británico se encaminaba a su séptima victoria en su casa, para marcar un nuevo récord en la categoría. Sin embargo, el intenso calor inglés provocó una degradación de los neumáticos mayor de lo previsto, por lo que Bottas pinchó una rueda a tres giros del cierre, situación que lo llevó a los pits y lo alejó de los puestos puntuables.

En el podio, Max Verstappen y Charles Leclerc bañan a Hamilton con champagne.
En el podio, Max Verstappen y Charles Leclerc bañan a Hamilton con champagne.

En paralelo, en teoría sin posibilidades de subir o bajar posiciones, Red Bull mandó a Verstappen a los boxes para intentar lograr el giro más rápido, con la intención de sumar un punto adicional, tal como lo especifica el reglamento actual.

Lo que inesperado se dio con que los dos Mercedes sufrieron el mismo inconveniente, ya que en la vuelta final Hamilton pinchó el neumático delantero derecho y llegó como pudo a la meta, casi en tres ruedas.

Pese al esfuerzo final de Verstappen, no le alcanzó para superar al inglés, que se quedó con la victoria con menos de seis segundos de ventaja aun con un neumático arruinado.

Por la forma en que había perdido rendimiento el piloto de Mercedes, era probable que si la línea final hubiese estado 500 metros más adelante, la victoria hubiese sido para el holandés. El podio lo completó el monegasco Charles Leclerc con su Ferrari.

El desbalance del auto ya había empezado a afectar también al neumático delantero derecho. (AFP)
El desbalance del auto ya había empezado a afectar también al neumático delantero derecho. (AFP)

“En la recta, la rueda se desinfló y en ese momento se me fue el corazón a la boca… Sólo estaba rezando para que girara. Estaba realmente helado al final. Definitivamente, nunca había experimentado algo así en la última vuelta”, reconoció Hamilton apenas se bajó del auto.

El británico profundizó lo que sufrió en esos metros finales. “En las últimas vueltas levanté el pie del acelerador y en la última el neumático se desinfló en la recta. Tenía el corazón en un puño. Intenté mantener la velocidad y estaba rezando para poder pasar por las curvas despacio, y casi no llego en las últimas curvas pero gracias a Dios lo hicimos”, puntualizó.

“Quizá sea algo sorprendente pero no estaba preocupado. Cuando la diferencia estaba bajando drásticamente, pensaba cuánto me quedaba para el final. El auto parecía girar bien pero de repente se puso casi ingobernable. Nunca había experimentado nada así en la última vuelta, casi se me para el corazón“, relató el inglés.

Una semana más tarde iba a ser el turno de Max Verstappen de lograr, en el mismo escenario, uno de los dos triunfos en la temporada 2020. Fue en el llamado Gran Premio 70 Aniversario de la Fórmula 1, cuya actividad formal había comenzado en 1950.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir