Hay una sola cosa más importante que abrir las escuelas

admin

15/02/2021

En los próximos días los alumnos de Argentina volverán a las escuelas. La siguiente gran decisión es aún más importante: ¿Queremos ser previsibles o queremos improvisar? Nadie sabe cuales son las variables que se observan y con las que se va a determinar si en algún momento esta experiencia podría sufrir algún cambio.

Es entendible que no se pueda predecir la cantidad de contagios diarios que habrán dentro de tres meses. Pero si se puede definir que la presencialidad se suspenda temporalmente si los contagios superan algún límite que se establezca. O en función de la cantidad de muertos. O en función de muchas otras variables que se utilizan en otras partes del mundo.

Qué bueno sería si la sociedad entera pudiera ver día a día, en tiempo real y en función de las variables elegidas, si nos acercamos a un escenario donde sea necesario tomar una decisión. Sin sorpresas. Pudiendo anticiparnos. Pudiendo ver una tendencia. Permitiendo a las familias, a los trabajadores y a las empresas poder organizarse. Argentina necesita previsibilidad.

En todos los aspectos. Y en especial en lo educativo que es un camino de largo plazo para cada generación. La pandemia llegó de repente. Hubo poco tiempo para planificar en 2020. Todos los protagonistas del sistema educativo hicieron lo mejor que pudieron con mucha más voluntad que preparación.

Pero desde entonces, ¿Qué se hizo?; ¿Se trabajó profundamente sobre cómo planificar el próximo ciclo lectivo?; ¿Tenemos un plan A para el escenario presencial y un plan B para el virtual?; ¿Se pensó que hacer en cada caso y cómo manejar las transiciones?; ¿Se capacitó a los docentes en herramientas digitales que aportan muchísimo valor en la transferencia de conocimiento?

¿Nos aseguramos que todos los chicos del país tengan un dispositivo y conexión a Internet?; ¿Alguien pensó que se puede hacer este año para que sea diferente y mejor que 2020?; ¿Conversaron con docentes y alumnos para evaluar cómo potenciar lo que funcionó bien y modificar lo que salió mal?

¿Cómo mejorar la calidad de aprendizaje en comparación al último año?; ¿Se capacitó a los docentes para poder ayudar emocionalmente a los alumnos que lo necesitan como consecuencia de un encierro tan prolongado?

¿Se analizó y trazó un plan para evaluar y combatir las consecuencias cognitivas de largo plazo de los chicos?

La mayoría de las preguntas no tienen respuestas correctas o incorrectas. Porque muchas veces el problema no es la respuesta en sí. El problema es que no haya una respuesta. Una planificación. Una elaboración previa para que la decisión se tome sola cuando suceda un escenario u otro.

Australia tiene sus escuelas abiertas. Alemania decidió cerrarlas. Y en ambos casos fueron decisiones acertadas. Porque se basaron en factores que cada uno de ellos determinó previamente. No es la decisión lo que se critica. Es la manera de llegar a ella.

Si se llega en base a un plan previamente confeccionado o si se improvisa. Y el plan ideal es establecer las variables y que las decisiones se tomen “automáticamente” en función a la evolución de la pandemia en cada localidad, ciudades y provincias. 2021 es una oportunidad. Para hacer las cosas mejor que el año pasado.

Para no cometer los mismos errores. Para mostrar todo lo que aprendimos, mejoramos y evolucionamos. Para modernizar los métodos de enseñanza y hacer una capacitación digital sin precedentes.

Para introducir estrategias educativas revolucionarias que están aplicando con mucho éxito las potencias mundiales educativas. Nunca antes hubo una posibilidad tan grande y tanto consenso para llevar adelante una revolución educativa. Todavía estamos a tiempo. Pero siempre se empieza con un plan.

Leandro Swietarski es experto en Educación Tecnológica.

Lo leiste en #FMVoz

Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Un sector del movimiento evangélico, a la oposición

Durante dos días un importante sector del movimiento evangélico deliberó en Rosario qué rol tendrá en las próximas elecciones legislativas. Allí estuvieron, en la asamblea del partido Una Nueva Oportunidad (UNO), con representantes de 12 de las 14 provincias donde ya...

0 Comments

Dejá una respuesta